Despliega el menú
Deportes

REAL ZARAGOZA

"No hay un ambiente propicio para que las cosas vayan bien"

Marcelino denunció en Aragón Televisión que existen alrededor del equipo algunas conductas que pueden perjudicar el éxito final.

Marcelino García Toral, el entrenador del Real Zaragoza, hizo una profunda reflexión sobre el momento que vive actualmente el zaragocismo y advirtió de que hay diversas actitudes que pueden resultar fatales para lograr en junio en ansiado e innegociable ascenso a Primera División. Fue en el programa 'La Jornada' de Aragón Televisión, en la medianoche del domingo.

"No hay un ambiente propicio para que las cosas vayan bien. Hay muy poco margen para el error. Los errores no se permiten. Sé que el Zaragoza es un equipo histórico, con grandes triunfos y trayectoria. Pero ahora estamos en Segunda. Eso es el barro y, antes de volver a la elite, debemos salir del barro", afirmó con rotundidad el asturiano.

Marcelino insistió con su símil: "Estamos en el barro y me parece que mucha gente no se da cuenta de ello. Luchamos para salir del barro y necesitamos unión para volver a la elite. Todos tenemos que tener esto claro", redundó con énfasis.

El preparador blanquillo no dejó de repicar su opinión a lo largo de la entrevista. Desde la sede del club, hasta donde se desplazó una unidad móvil del ente autonómico para recoger sus palabras en directo, el astur reincidió en su ideal: "Creo que no estamos cultivando con la semilla adecuada. Creo que la crispación es la que predomina constantemente; el querer enturbiar situaciones entre el entrenador y los futbolistas; el querer, repetidamente, buscar discrepancias. Se busca siempre el lado negativo de las cosas, nunca el positivo. Y creo que eso no favorece en nada", apuntó de nuevo en otra respuesta.

Cuando se le instó a que especificase más el origen de esas críticas a las que se estaba refiriendo, Marcelino respondió lacónicamente: "Lo sabréis vosotros a quién me refiero. Es lo que veo. Siempre hay una duda con el equipo, no se le da valor a nada, todo es negativo. Nosotros somos los suficientemente críticos con nosotros mismos y hacemos una valoración semanal no distorsionada de lo que es la realidad como para recibir este trato", dijo en tono muy serio.

"En ningún caso estoy buscando una disculpa. Siempre habrá alguien que pueda decir que estoy llorando. No tengo nada que llorar. Simplemente digo lo que percibo desde mi experiencia como futbolista y como entrenador. Yo no vengo de la galaxia. Son un entrenador que llevo 6 años como profesional, 4 de ellos en Segunda División. Y sé las dificultades y las obligaciones que hay en Zaragoza", aclaró.

Como colofón, el de Careñes cerró su discurso con este aviso: "Yo creo en la humildad, en el trabajo, en la seriedad, en la unión. Y ahora creo que, en todo lo que rodea al Zaragoza, debería de existir una unión muchísimo mayor de la que hay. Creo esto porque el Zaragoza, como club, se está jugando muchísimo en esta temporada. A lo mejor, su futuro".

Etiquetas