Deportes
Suscríbete por 1€

REAL ZARAGOZA

Goni, por fin

El prometedor defensa regresa a una convocatoria después de superar una lesión en los ligamentos de la rodilla derecha. Le falta rodaje, pero sus condiciones son necesarias en el Zaragoza.

Goni lleva unos días trabajando con el grupo.
Goni, por fin
juan carlos arcos

Goni, de nuevo. Dadas las carencias defensivas que sufre el Real Zaragoza, bien podría decirse Goni, por fin. Raúl Goni regresa a las convocatorias. Marcelino lo citó ayer para los encuentros que el Zaragoza disputará hoy en Valencia, y el próximo martes en Málaga. Atrás queda una lesión de ligamentos en la rodilla derecha. Y una extraordinaria trayectoria en la Ciudad Deportiva y en las categorías interiores de la selección española, confirmada por su espectacular irrupción en el pasado curso.

 

Siempre fue el más sólido proyecto de central creador en el fútbol base zaragocista. En sus orígines como futbolista ya destacó como un mediocentro de extraordinarias condiciones técnicas y tácticas. En el laboratorio zaragocista marcó la vanguardia en todas las categorías. Pronto los técnicos de las selecciones españolas de base encontraron en él un valor indiscutible. En edad juvenil, Raúl Goni ya sabían que se escribía con ene y no con eñe en toda España. Su salto a la primera plantilla zaragocista no se hizo esperar.

 

Debutó a las órdenes de Víctor Fernández en el curso 2007-08. Con él como central, el Zaragoza conquistó en Almería (0-1) su único triunfo a domicilio de ese curso. En el siguiente desplazamiento, Víctor hizo saltar a Goni al campo del Betis en sustitución de Ayala. El conjunto aragonés acabó perdiendo. Goni pareció ser el único pagano de la derrota, aunque el conjunto se desangraba por todos los costados. Desde ese mismo instante desapareció del cuaderno de Víctor Fernández. El Zaragoza, que había realizado la mayor inversión de su historia, dio con sus huesos en Segunda División.

 

Regresó al filial Goni, al cementerio de elefantes de la Tercera aragonesa. Aunque ahora digan que siempre fue la referencia de la cantera aragonesa, los técnicos de la Ciudad Deportiva llegaron a apostar por otros jugadores, como el francés Mickael Gaffoor. Pero Goni no se rindió. Y volvió a llamar la atención de Marcelino. Después de un año convulso, el joven central volvió al primer equipo el 20 de diciembre de 2008, en el encuentro ante el Alicante. En la siguiente jornada, en el choque que abría 2009, Raúl Goni completó un sensacional encuentro en el estadio Carlos Belmonte de Albacete. Resucitó Goni en La Mancha, donde firmó un encuentro soberbio. El joven central zaragocista gobernó la defensa aragonesa, aportando una sensación de normalidad impropia de un equipo que convivía con la urgencia de ganar. Su formidable aporte acabó con cualquier debate acerca de la valía del mejor central fabricado en la Ciudad Deportiva en la última década. Su presencia en el once de Marcelino ya fue incuestionable.

Estimulador

La aparición de Goni aportó un efecto estimulante al Real Zaragoza. El eco no solo alcanzó el territorio aragonés. Las seleccionales inferiores volvieron a citarlo. En un partido contra Noruega en Cartagena cayó lesionado. Tenía afectada la rodilla derecha. El Real Zaragoza perdía a su valladar en defensa en su pugna por recuperar la Primera División. El examen posterior confirmó las peores impresiones. El defensa tenía roto el ligamento cruzado anterior de su rodilla derecha, una grave lesión. La fractura requirió una operación quirúrgica inmediata y, tras la reconstrucción de la articulación dañada, un periodo de rehabilitación que casi ha alcanzado los nueve meses.

 

El zaragocismo ha vivido muy de cerca la evolución del futbolista. En un conjunto que encaja una media de dos goles por encuentro (18 tantos en nueve partidos), esto es, la peor defensa de la categoría después de la del Atlético de Madrid (hasta ayer había recibido 19), la presencia de Goni se antoja como fundamental. El mejor defensa aragonés del Real Zaragoza y, probablemente, el mejor defensa del Real Zaragoza debe consolidar la zona más blanda del organismo zaragocista. Quizás sea pronto meterlo hoy en Mestalla, sin rodaje tras su lesión. Aunque quizás cualquier día pueda ser demasiado tarde para prescindir de un futbolista de su envergadura.

Etiquetas