Despliega el menú
Deportes

TERCERA DIVISIÓN

Goleada al líder

El Zaragoza B se llevó la victoria en su visita al campo de Luchán y aplaza una jornada más el alirón del Ejea.

Gran expectación en el campo de Luchán para ver si el Ejea cantaba el alirón. Los locales podían haberse proclamado matemáticamente campeones de Liga si hubiesen conseguido los tres puntos en su partido ante el filial. Por su parte, el Zaragoza venía con la intención de aguarle la fiesta a los ejeanos y llevarse la victoria para intentar el asalto a la cuarta plaza de la clasificación.

El filial salió a por el partido desde el principio y se adelantó en el minuto 7 por medio de Vicente Pascual, aprovechando el desconcierto inicial de su adversario. Casi no habían ocupado sus asientos los aficionados y los locales ya perdían. Este primer tanto sirvió para despertar al líder, que se puso manos a la obra y empató el partido a los 20 minutos por medio de su goleador, Diego Gómez. Pero cuando los aficionados locales todavía estaban celebrando el gol del empate, Gotor adelantaba de nuevo a los visitantes.

El partido estaba precioso, con alternativas en el juego y en el marcador y con buenas ocasiones de gol por ambos lados. Los presentes estaban disfrutando de lo lindo. En los últimos minutos de la primera mitad, el Ejea gozó de dos inmejorables oportunidades para igualar el encuentro, pero Aznar las resolvió con sendas intervenciones. Al filo del descanso, Josu ampliaba la renta para su equipo para marcharse a los vestuarios con dos goles de ventaja.

Al contragolpe

En la reanudación, el conjunto que dirige Juan Carlos Beltrán salió a por todas a intentar la remontada. Los locales dominaban la pelota y llegaban con claridad a las inmediaciones del área zaragocista, pero sin crear excesivo peligro. Por su parte, el filial estaba bien posicionado en el campo y cada vez que salía a la contra creaba nerviosismo en la defensa ejeana.

Mediada la segunda mitad, llegaba una de las jugadas clave del partido: Aznar paró un penalti lanzado por Diego Gómez y el Ejea arrojó definitivamente la toalla. El cuadro local estaba desesperado y no sabía cómo batir al portero zaragocista, que se estaba convirtiendo en el héroe del partido para su equipo.

Ambos entrenadores movieron el banquillo y relizaron todos los cambios. Los locales se fueron con todo al ataque, aunque ya sin fe. Mientras, los pupilos de Pascual Sanz salían muy bien a la contra, aprovechando la velocidad de sus jugadores de arriba y los espacios dejados en defensa por su rival.

Víctor Fernández hizo un auténtico golazo en el minuto 81, cuando enganchó un auténtico zapatazo desde 60 metros para batir al portero local. El Ejea ya no iba a ser campeón en esta jornada. Con este resultado, los blanquillos meten presión al cuarto clasificado.

Etiquetas