Despliega el menú
Deportes

VOLEIBOL

Ganar por obligación

El CAI Teruel recibe (Los Planos, 18.00) al Kragujevac serbio en busca del primer triunfo.

Los jugadores del CAI Teruel, unidos.
Ganar por obligación
ANTONIO GARCíA

No hay relajación para el CAI Teruel, porque el calendario de diciembre se pinta en rojo; ni posibilidad de bajar la tensión en la pista, aunque tengas enfrente a la 'cenicienta'. El conjunto turolense ve cómo se aprieta su agenda competitiva en un mes decisivo para su futuro deportivo, principalmente en el torneo en el que tiene depositadas parte de sus ilusiones: la 'CEV Champions League'. Trascendental porque existe un grado de obligación de sumar seis puntos si el conjunto que gestiona Óscar Novillo aspira a mantenerse vivo en la mejor competición continental, con los grandes en la segunda fase, o prolongar su idilio europeo en la Copa CEV como mejor tercero de grupo. La primera opción es la que tiene encima de la mesa el club naranja, y todo pasa por sacar de forma inmaculada el doble duelo que le enfrentará a un viejo conocido, el Radnicki Kragujevac, con siete días de separación. "Tras el varapalo de la semana trágica (perdió el liderato con el Numancia y cayó contra el Noliko), este partido es casi una final", admite Novillo. El primer 'match' se vive esta tarde en Los Planos, en un día que cierra un largo 'puente' festivo. Pero el aficionado turolense, fiel a un color y a una ilusión, no fallará a la cita, a las seis de la tarde.

El CAI, al calor del hogar, necesita estrenar el casillero de victorias del Grupo B tras sucumbir contra Cuneo y Noliko Maaseik. Hace un año, el Radnicki de Slobodan Kovac doblaba la rodilla ante la marea de juego naranja que en poco más de una hora sentenció el choque (3-0). Los serbios demostraron ser osados, liderados por el opuesto Zoran Jovanovic y, especialmente, por el receptor Konstantin Cupkovic. Los dos jugadores no figuran en la actual plantilla, campeona de la Liga Serbia, y el CAI respira porque su descaro le puso en más de un apuro en el encuentro de vuelta, el Día de Reyes, en el pabellón Jezero de Kragujevac (1-3). Pero el bloque de jugadores y la filosofía de juego de este equipo, que suma como el CAI su segunda incursión en la 'Champions', es la misma. Y el grupo ha ganado un año más de experiencia. No hay que subestimar a un rival que parte como el más débil, porque es el último del grupo, pero que ha plantado cara a las escuadras italiana y belga, arrancándoles un set. "Tenemos que ser capaces de aprender de nuestros errores y el principal es creernos superiores a lo que somos. Hay que ser humildes y respetuosos", advierte Novillo. El CAI Teruel se planta en diciembre en línea ascendente. Ha recuperado la moral a base de éxitos en el campeonato doméstico (el último, expeditivo y contundente en Tarragona), y las sensaciones que trasladó a la hinchada turolense el día que casi rompe al Cuneo. Pero todavía tiene que confirmarlo con un triunfo en 'Champions'.

El Kragujevac llegó ayer por la noche a Teruel, pero no tomó contacto con la cancha. El avión que le trasladaba desde Belgrado aterrizó en Barcelona a las cinco de la tarde y, luego, la expedición soportó casi seis horas de autobús hasta la capital mudéjar. Kovac, todo un histórico en este deporte con el que se colgó una medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de 1996 en Atlanta y la más brillante, la de oro, en los de Sydney 2000, ambos con la selección de la antigua Yugoslavia, maneja una plantilla cien por cien 'made in Serbia', cantera de la selección absoluta, bronce en el último Mundial. Tienen voley en el cuerpo, lo maman desde pequeños. Un bloque que mezcla juventud (una media de 21 años) con la experiencia que aportan su colocador, Milan Ilic, que, con 33 años, es el más veterano por edad, y el central Bojan Perovic. El Radnicki no pudo evitar que dos de sus 'perlas' más cotizadas, Cupkovic y Jovanovic, recibieran ofertas suculentas. Un agujero que se rellena con una nueva hornada de jóvenes promesas con ganas de hacerlo bien en el mejor escaparate internacional. "Se ve un grupo más coordinado, más hecho, y no nos va a dar nada, como lo han comprobado Cuneo y Maaseik", avisa Novillo. El opuesto Nemanja Radovic da un buen rendimiento ofensivo, junto con el receptor Ilija Ivovic y el central Marco Maksimovic, un seguro en la red. "Son muy competitivos, capaces de jugar a un nivel altísimo. Saben que están ante una de las últimas oportunidades de 'rascar' algo en la 'Champions'. Para ellos este encuentro es una final, como para nosotros. Hay que salir muy concentrados y jugar un partido serio, que sea una prolongación del buen trabajo que llevamos hasta ahora", concluye Novillo.

Etiquetas