Deportes
Suscríbete

ÓSCAR FREIRE, CICLISTA

"No ganar mi cuarto Mundial no sería ningún desastre"

El tres veces campeón del mundo de ciclismo en ruta, que afronta este domingo en Copenhague la oportunidad de conseguir su cuarto título, analiza sus posibilidades, su estado de forma y su futuro.

Han pasado doce años desde que diese la sorpresa en el Mundial de Verona y ganase un título con el que nadie contaba. Óscar Freire (35 años, Torrelavega) continúa manteniendo las mismas constantes personales que tenía cuando se encumbró a la cima del ciclismo mundial. Es lo más opuesto que se pueda encontrar a una estrella, y sin embargo, lo es. Tiene tres títulos mundiales y este domingo se enfrentará a la posibilidad de lograr un cuarto, algo que no está al alcance de muchos deportistas.

¿Cómo se encuentra después de su retirada en la Vuelta a España?

Bien. Dejé la Vuelta porque tenía un forúnculo que no se me ha curado del todo. Me ha seguido molestando. No he tenido muy buena suerte. Tuve que entrenar con suavidad, sin sentarme en la bicicleta.

¿Le puede perjudicar de cara al Mundial ese forúnculo?

Si fuese para una carrera de más días los tendría, pero para un día, no. Lo puedo aguantar.

¿Cómo va a llegar al Mundial?

Para el circuito en el que se va a correr llego bien. No me va a faltar nada. Igual no llego tan bien como otros años. Si fuese muy duro podría tener problemas.

Gilbert se ha salido esta temporada. ¿Es el gran favorito para ganar el Mundial?

El circuito y el Mundial no tienen nada que ver con ninguna otra carrera. Gilbert gana porque es el más fuerte, pero esto es diferente. Estará más vigilado. El circuito permite que el Mundial sea muy abierto. Si fuese un recorrido duro no habría otro ganador más que él, pero no lo es. También está Sagan, que sube bien y se mete en las llegadas sin miedo... hasta que se dé tres leches. A Cavendish no le veo como favorito.

De los mundiales que ha ganado, ¿en cuál se ha encontrado mejor?

En el segundo que conseguí en Verona (2004) y en el de Plouay (2000), que no gané, pero estaba muy bien. Acabé tercero. El de Lisboa fue uno de los que peor estaba, pero la selección trabajó muy bien, me llevó delante y me arropó. Gané gracias a ellos.

¿Qué recuerda de su primer Mundial, de Verona 1999?

¡Han pasado doce años, mucho tiempo! Días antes de la prueba entrenábamos y hacíamos turismo en bicicleta. ¡Cómo iba a pensar en ganar! No tenía nada que perder, no era nadie, no me conocían, estaba tranquilo. La situación es muy diferente a la de ahora.

¿En qué ha cambiado el Freire de 1999 al de 2011?

En la forma de vivir. Tengo hijos, una familia, he cambiado de lugar de residencia (vive en Suiza), tengo más presión en las carreras. No es que tenga que demostrarle nada a nadie. Tengo la vida resuelta. Ganar aquel Mundial cambió mi vida. Para bien, desde luego.

¿Es su mejor recuerdo?

Sin duda. Mi primer Mundial no me lo esperaba ni yo, pero lo gané.

Desde 2004 busca conseguir su cuarto Mundial. ¿Se ha convertido en una obsesión?

No ha sido una obsesión ni ha condicionado mi vida. He tenido la oportunidad de hacerlo en alguna ocasión, pero no he estado bien o la carrera no fue como esperaba. Si no consigo ganar el cuarto Mundial no va a ser un desastre.

¿Cuánto tiempo le queda en el ciclismo?

Un año. Voy a seguir corriendo una temporada más. Todavía no puedo decir dónde estaré, pero me gustaría que fuera en Rabobank.

¿Qué hará cuando se retire?

De momento, soy ciclista.

Etiquetas