Despliega el menú
Deportes
Suscríbete

SELECCIÓN

Galones de campeón

España vuelve a maravillar con un holgado triunfo (0-3) a domicilio ante Dinamarca en el debut de Del Bosque.

Son campeones y lo demostraron en el Parken de Copenhague. En el estreno Vicente Del Bosque, acertadísimo al introducir tras el descanso a Xabi Alonso y adelantar a un inmenso Xavi, los españoles vencieron a los animosos daneses pese a estar rotos por el dolor, por la tragedia de Barajas, y tener mucho menos ritmo de competición. Una jugada extraordinaria entre Xavi, Torres y Alonso, un certero disparo de rosca del cerebro azulgrana y un medido centro de Capel que empalmó el tolosarra del Liverpool marcaron diferencias en la reanudación, cuando los nórdicos perdieron fuelle y dejaron de presionar. Amorebieta y de nuevo Bojan se quedaron sin debutar. .

Con más ritmo, más ímpetu y más necesidad de mostrarse, los daneses fueron mejores en el primer tiempo. A excepción de esa persecución a Xavi, fueron fieles a su estilo. Buen trato del balón, movilidad y rupturas por banda. Dispusieron incluso de tres excelentes ocasiones. Pero Casillas se lució al desviar un envenenado disparo raso de Jensen desde la frontal. Sin carburar, esta España tiene tanto peligro que también debió marcar. Lo evitaron el árbitro sueco, al no señalar un penalti clamoroso a Torres.

No pintaba bien el partido pero Del Bosque lo leyó de maravilla al efectuar los primeros cambios. Y demostró, como suele ocurrir, que no por tener más delanteros se ataca mejor. Introdujo tras el descanso a Xabi Alonso, abrió el campo con Capel y, sobre todo, adelantó a Xavi. Y así, en un visto y no visto, en un tiralíneas perfecto, llegó el 0-1. Xavi envía en profundidad a Torres, el 'Niño' deja sentado a su defensor y, en lugar de tirar, levanta la cabeza y se la deja atrás a Xabi Alonso, que la clava sobre la marcha. Un golazo de campeones que destrozó a los daneses. A partir de ahí y pese al típico carrusel de cambios de estos partidos, fue coser y cantar. Xavi sentenció el choque tras un soberbio control orientado y un lejano disparo de Alonso puso la guinda.

Etiquetas