SD Huesca
Suscríbete

sd huesca

Fin a la mala racha a domicilio, el Huesca gana 1-2 en Lugo

Dos zarpazos de Javi Martínez y Obeng al inicio de la segunda parte encarrilaron el partido de los azulgranas ante el colista, que no pudo ir más allá de reducir distancias.

SD Huesca-Lugo.
SD Huesca-Lugo.
Agencia LOF

Siete meses y ocho días después, la SD Huesca volvió a ganar a domicilio. Suena a condena y si lo hace es porque así lo ha sido a lo largo de una temporada a la que ya solo le queda una estación más. La penúltima, la de la visita a un Lugo descendido y colista, con la salvación matemática ya atada, al menos sirvió este sábado para quitarse ese peso de encima. Entre el 0-1 del 12 de octubre en Oviedo y el 1-2 del Anxo Carro se habían sucedido quince sinsabores traducidos en ocho empates y siete derrotas. Una pobre trayectoria que ha lastrado en lo moral y en lo clasificatorio a los azulgranas, que, por cierto, con el triunfo al fin pasan de los cincuenta puntos. Suman 52

Tras una primera parte poco estimulante, la segunda victoria del curso lejos de El Alcoraz se fraguó justo a la vuelta del descanso. Dos puñetazos seguidos de Javi Martínez y Obeng lo pusieron todo de cara ante un oponente que lo intentó y que incluso redujo distancias, pero que mostró sus debilidades. Lleva toda la segunda vuelta sin ganar.

Ziganda introdujo cinco novedades en su once entre las que la de Lombardo resultó la más llamativa. Aún no había sido titular esta temporada y además en el 1-1 previo ante la Ponferradina se había convertido en el descarte por decisión técnica. Ocupó el lugar de Juan Carlos, que en ese partido había tenido que ser sustituido por problemas físicos, al igual que Valentín, que en la vuelta a la que fue su casa, se quedó en el banquillo en beneficio de Javi Martínez. Kento formó pareja en la medular con Salvador y atrás Nieto suplió al sancionado Ratiu y Blasco, a Jorge Pulido, que, con un tobillo dañado, no viajó. Como es lo habitual fuera de ElAlcoraz, se jugó con línea de cinco atrás.

En el primer acto, el Huesca tomo la iniciativa desde el pitido incial. Al contrario de lo que en él es lo habitual, se hizo con el balón, se mostró mandón, adelantó su línea de presión y jugó en la mitad del campo de un rival al que no le incomodó ese guion. Al fin y al cabo los oscenses no generaron ocasiones. Su predominancia en el juego resultó estéril. Más allá del área local, la bombilla estuvo apagada y ni siquiera las muchas acciones a balón parado que Mateu botó hasta el descanso la encendieron.

Los azulgranas para atacar necesitan tener el campo abierto, coger a las defensas contrarias desorganizadas. También el Lugo, que aunque tuvo muchos problemas para atravesar la medular, lo cierto es que cada vez que lo hizo creo problemas y forzó a que Andrés se luciese una vez más.

La primera ocasión en la que apareció fue a los veinte minutos para frenar a Sebas Moyano en un pase largo de Juanpe. Ellos dos pusieron algo de pimienta al periodo. Sobrepasada la media hora, Juanpe remató un centro de Moyano en el que Andrés tuvo que volar. El meta sacaría después una mano frente a Moyano, en un ataque que, aunque invalidado por fuera de juego, volvió a poner sobre la mesa la lentitud de la zaga azulgrana para correr hacia atrás.

También arrancó adelantado Obeng en la última acción previa al descanso. De haber llegado a buen puerto no hubiese valido, pero al menos generó por primera vez hormigueo en la zaga gallega. Lombardo filtró el balón al ariete, que, aunque salvó a Sequeira, se escoró para acabar disparando al lateral de la red.

Si una semana atrás la primera ocasión de la Ponferradina había hecho que al Huesca le entrase el miedo y perdiese la compostura mostrada anteriormente, ahora no fue así. Se demostró en la reanudación. En dos minutos, el partido quedó encarrilado. La estrategia que antes no había funcionado sí lo hizo en un córner sacado en corto en el que Javi Martínez abrió el marcador con un tiro desde la frontal. Acto seguido, Obeng robó para cantar el 0-2 en el 50’. 

Los dos goleadores cerca estuvieron de repetir en sendos cabezazos. Uno de Javi Martínez en una falta botada por Mateu que Sequeira sacó no sin dificultades y otro de Obeng que dio en el larguero en un saque de esquina al primer palo. 

Los dos primeros cambios visitantes fueron los de Sielva por Kento y Joaquín por Lombardo. Después, Blasco, lesionado, tuvo que dejar su sitio a Timor. El Huesca estaba cómodo, bajó la intensidad y el Lugo lo aprovechó. En una falta, Sebas Moyano, muy libre, recortó distancias a falta de 18 minutos y después en un córner se revisó un posible penalti del Huesca que no se encontró.

Ziganda agotó las sustituciones. Se fueron Javi Martínez y Mateu por Vilarrasa y Soko, al que se le anuló un gol por fuera de juego previo de Obeng. La respuesta local fue una volea de Carbó que se fue fuera. Después, Soko encaró bien a Loureiro, sirvió a Obeng y esté cabeceó alto. En los blanquirrojos, Idrissa la mandó al corazón del área sin suerte para Barreiro. 

El choque entró en la prolongación. El Lugo tuvo un par de faltas sin consecuencias y el 1-2 se consumó. Ya solo falta recibir el sábado al Eibar en El Alcoraz (21.00) para echar el cierre a la liga.

Ficha técnica

CD Lugo: Sequeira, Loureiro, Castrín, Alberto, Zé Ricardo(Idrissa, 60), Juanpe, Xavi Torres (Barreiro, 60), Señé (Carbó, 46), Baena (Calavera, 87), Sebas Moyano y Antonetti (Scepovic, 87).

SD Huesca: Andrés, Nieto, Blasco(Timor, 61), Rubén Pulido, Miguel, Mateu (Vilarrasa, 76), Kento (Sielva, 57), Salvador, Lombardo (Joaquín, 57), Javi Martínez (Soko, 76) y Obeng.

Goles: 0-1, min. 48: Javi Martínez. 0-2, min. 50: Obeng. 1-2, min. 72: Sebas Moyano.

Árbitro: González Francés (Comité de Las Palmas). Mostró tarjeta amarilla al local Alberto (57) y al visitante Mateu (72).

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 41ª de Segunda División disputado en el Anxo Carro de Lugo ante 1.738 espectadores.

Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión