SD Huesca
Suscríbete por 1€

sd huesca

Mikel Rico se despide de la SD Huesca: "Aquí he cerrado un círculo"

El centrocampista pone fin a su etapa en el club tras cinco campañas en las que ha podido jugar y marcar goles en Segunda B, Segunda y Primera.

Manolo Torres entrega un obsequio a Mikel Rico en el homenaje que la SD Huesca le brindó en la victoria ante la Real Sociedad B.
Manolo Torres entrega un obsequio a Rico en el homenaje que la SD Huesca le brindó.
Javier Navarro

Honores para Mikel Rico. El futbolista se ha despedido esta temporada de la SD Huesca, a la que ha visto crecer desde dentro. El primer ascenso en Écija o las dos campañas en Primera División contaron con el vizcaíno. Había debutado en la 2007-08 y acompañó al club en sus sucesivos saltos a la élite con dos intermedios en Granada y Athletic y un regresó que creyó que sería el cierre de su carrera profesional. A la espera de definir sus siguientes pasos, el jugador de 37 años ha concedido una entrevista al departamento de comunicación del club en la que repasa sus cinco temporadas y reflexiona sobre un crecimiento que ha ido a la par.

La despedida: "Me he sentido siempre muy querido"

"Es una sensación rara, extraña. Nunca juegas pensando que se va a acabar. Sí que me doy cuenta en el gesto de ponerme y quitarme las botas, es cuando más pienso. El otro día el partido en El Alcoraz fue muy especial, pero cuando de verdad me rompo es cuando me quito las botas, en ese momento me doy cuenta de que ya queda poco".

"Siempre decimos que al final jugamos al fútbol para la gente y es verdad. Me he sentido muy querido siempre por el Huesca, la afición y la provincia. Lo más bonito es recibir el respeto, cariño y reconocimiento de tus compañeros. Con quienes estás día a día y te ven trabajar. De verdad te conocen en la cercanía".

El fichaje: "Fue un año bestial, el grupo era maravilloso"

"Yo quería venir al Huesca y estaba Lalo Arantegui, con quien había jugado tres años en el Conquense. Me decía que era un club muy pequeñito, familiar, que había un proyecto chulo y estaríamos a gusto. Tras ‘discutir’ con el Poli Ejido pude venir y acerté. Ese año fue increíble, jugué todo y ascendimos. Para mí fue un trampolín, y esta tercera etapa ha supuesto ilusionarme otra vez con el fútbol. Aquel equipo estaba súper comprometido y con lo poco que teníamos hicimos un año bestial, había un grupo maravilloso".

El crecimiento: "Era un club familiar y único"

"El Alcoraz era un estadio coqueto para la categoría y ahora es precioso, ha evolucionado mucho. Entonces íbamos cada día a entrenar a un sitio diferente, con la furgoneta de material que llevábamos los jugadores, si te olvidabas los balones te multaban. Se ha profesionalizado, era un club familiar y único en ese sentido. Todos sumábamos e íbamos en la misma dirección porque éramos cuatro gatos. Es cierto que a medida que vas avanzando el club necesita profesionalizarse e ir avanzando, en ello estamos".

Su mejor gol: "El de Vigo es el más importante"

"No pensaba en Primera División, la Segunda era como la élite y hacerlo en un equipo que me había dado tanta confianza era muy importante. El gol de Vigo que nos salvó en la temporada 09-10 es probablemente el más importante de mi carrera por lo que significaba para un club. Importante y bonito".

El Granada: "Era una buena oferta para mí y para el Huesca"

"En el verano de 2010, el Granada me daba bastante más dinero. Venía de un año sin cobrar en el Poli Ejido y sabía que el Huesca era un club serio que pagaba. Quería meterme en el escaparate de Segunda, el Granada también sube y tras una negociación rara hay una buena oferta para mí y el Huesca. Tenía un buen proyecto deportivo y subimos a Primera en 2011. Entonces el Huesca fue un trampolín para mí, aunque no era mi idea principal. Se dio así y pude jugar en Primera gracias al Huesca y al Granada".

Vuelta a casa: "Me ilusionaba ascender y jugar en Primera"

«Se acaba mi contrato en el Athletic, hablo con mi mujer y le digo que si no sale el Huesca probablemente no escuche nada y lo deje. Había jugado para llegar al Athletic, y tras ese reto cumplido, ¿qué? Me ilusionaba y motivaba el Huesca, fue un poco cerrar el círculo, ascender y jugar en Primera. Hacerlo y marcar en las tres categorías.

El verano más difícil: "Hay que reconocer el trabajo de Rubén García"

"En 2019 subimos al ‘stage’ de pretemporada de Benasque siete u ocho jugadores del primer equipo. Tras diez días bajamos los mismos. Fue una pretemporada sin futbolistas para entrenar lo que se quería, parecía que nadie venía por el caso Oikos… Por suerte teníamos un cuerpo técnico brillante para la categoría y hay que reconocer el trabajo del director deportivo, Rubén García. Al César lo que es del César".

Pandemia y ascenso: "La gente habría disfrutado"

"Lo que más recuerdo de aquel año es la incertidumbre, teníamos un equipo súper bien trabajado, estábamos arriba... Todo era complicado y el fútbol no era lo principal. Yo quería continuar. Se asciende y al año siguiente en Primera se echa mucho de menos a la gente en El Alcoraz, hubiera disfrutado mucho. Es como vinieron las cosas pero hubo cierta justicia en poder acabar la temporada".

De Primera: "Estuvimos a la altura de la categoría"

"Creo que estuvimos a la altura de la categoría. Se vio un buen Huesca, con diferentes estilos al principio y al final. La gente se pudo identificar y nos apoyó siempre. El día del Valencia, la salida del autocar fue increíble. No pudimos conseguir la salvación pero faltó muy poquito".

El mejor recuerdo: "Écija"

"El ascenso de Écija. Era una plantilla única. Todos queríamos progresar en el fútbol, no había egos. No llegaba al millón de euros de presupuesto. Me quedo con ese año, estaba empezando y era importante a nivel personal".

Mensaje a la afición: "El club os necesita"

"Ojalá estéis siempre en las buenas y las malas. El club os necesita".

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión