SD Huesca
Suscríbete por 1€

sd huesca

El del Sporting, un empate con múltiple interpretación para la SD Huesca

El 1-1 del sábado supuso para los azulgranas su séptimo encuentro consecutivo sin perder en casa, pero a nivel global también fue el cuarto seguido sin ganar.

Xisco Muñoz da instrucciones a sus jugadores durante el Huesca-Sporting.
Xisco Muñoz da instrucciones a sus jugadores durante el Huesca-Sporting.
Javier Navarro

La victoria se presta a interpretaciones positivas, la derrota, generalmente, se tiñe de oscuro y en un terreno ambiguo quedan empates como el 1-1 del sábado ante el Sporting. Los azulgranas firmaron en El Alcoraz sus 15ª tablas del curso, el tipo de marcador que más han repetido y que explica su situación en la tabla, en tierra de nadie a falta de tres jornadas y con la novena plaza como mayor aspiración posible. En la rueda de prensa posterior Xisco Muñoz quiso destacar que el resultado implicaba la séptima comparecencia consecutiva sin perder ante la afición, una marca con la que se superó las dos rachas de seis partidos obtenidas con Míchel Sánchez en el ascenso de hace dos campañas, pero lo cierto es que también implicó el cuarto duelo seguido sin ganar.

Hacerse fuerte en El Alcoraz ha sido uno de los empeños de Xisco. En la primera vuelta, la buena marcha del Huesca a domicilio contrastó con su irregularidad como local. Aunque aún con Ambriz se sacaron adelante las dos primeras jornadas, los dos 2-0 con el Eibar y el Cartagena, los hinchas oscenses tuvieron que esperar después siete careos para volver a ver ganar a su equipo en directo gracias al 3-2 frente al Valladolid. En la segunda mitad de la campaña, las tornas cambiaron y tras caer con el Girona (0-1) y la Ponferradina (1-2) ya no ha habido más derrotas que lamentar. El 4-0 con el Mirandés inauguró el cambio de tendencia y a él le siguieron dos 1-0 con el Lugo y el Burgos intercalados por un 0-0 con Las Palmas y otros tres empates en los choques más recientes, los 1-1 ante el Almería, el Real Zaragoza y el Sporting en el último cruce.

Esa buena trayectoria, en cambio, no ha servido para despegar en la tabla. Se han sucedido demasiadas tablas cuando hubiesen sido necesarios un buen puñado de triunfos para seguir el ritmo impuesto por rivales que eran directos como el Oviedo que hasta el 0-0 del sábado con el Málaga presumía de seis victorias seguidas.

A este respecto, los azulgranas salieron por última vez victoriosos de un envite en el 2-3 con el Fuenlabrada de hace un mes. Tras él, llegó el derbi en el que la incapacidad de ambos contendientes para ganar les privó de seguir luchando por el ascenso y en las dos salidas posteriores a Tenerife (0-0) y Leganés (2-1) solo se cosechó un punto que se une al conservado con el Sporting.

La actual es la segunda vez en éste ejercicio en la que el Huesca engarza cuatro jornadas sin ganar, ya le pasó entre la tercera y la sexta con tres derrotas y un empate. Después, de la 11ª a la 15ª la sequía incluyó dos tropiezos y tres tablas. Para no igualarla, será necesario ganar el sábado al Amorebieta en Lezama (14.00).

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión