SD Huesca
Suscríbete por 1€

sd huesca

Timor y Pablo Martínez se adueñan de la sala de máquinas de la SD Huesca

Los dos fichajes invernales han dado poso al centro del campo desde su llegada formando una pareja que ha dado un buen rendimiento en los dos últimos partidos.

Pablo Martínez y Timor, con Escriche al fondo, durante una acción a balón parado en el partido con el Mirandés.
Pablo Martínez y Timor, con Escriche al fondo, durante una acción a balón parado en el partido con el Mirandés.
Verónica Lacasa

No se conocían y prácticamente de buenas a primeras se han visto sobre el césped marcando el compás del juego de la SD Huesca. Pablo Martínez y David Timor se han hecho con el control de la medular desde su llegada en el mercado de invierno. Ambos debutaron en la segunda parte de la derrota con la Ponferradina (1-2) -Martínez marcó el momentáneo 1-1-, la semana siguiente ya fueron titulares en Éibar (2-1) y en la goleada frente al Mirandés (4-0) volvieron a formar la dupla de la medular dentro del esquema por el que se ha decantado el técnico Xisco Muñoz desde el inicio de la segunda vuelta.

"En Éibar los dos nos encontramos bien y ahora poco a poco tenemos que ir mejorando", expresa Timor, firmado en propiedad desde el Getafe. Él junto a Martínez, cedido por el Levante, se sitúa por delante de los tres centrales, en las bandas hay dos carrileros y más arriba dos interiores y el punta. La función de los dos es controlar y dar equilibrio al juego. Algo que han conseguido.

La sustitución de Timor en Ipurua se dejó notar, más allá de los errores defensivos que propiciaron la remontada, lo cierto es que hasta ese momento el Huesca estaba conteniendo bien a su rival, el líder de Segunda, y daba la impresión de tener la situación controlada, mientras que después todo eso se perdió. Frente al Mirandés ambos realizaron un trabajo eficaz.

Más allá de las sensaciones, los números respaldan la relevancia que están adquiriendo en el juego oscense. Frente al Mirandés Timor fue el jugador que más pases buenos realizó, 56, mientras que en tierras vascas esa estadística la comandó su compañero en la medular, con 25. En cuanto a las recuperaciones su media en los tres partidos que llevan como azulgranas supera a la de todos sus compañeros. Martínez ha realizado 6,67 y el valenciano, 8,33. El siguiente centrocampista en esta clasificación es Seoane.

Antes que con ellos dos, desde el parón navideño Xisco había probado de inicio con otras dos combinaciones. En el 0-1 frente al Girona en El Alcoraz se situaron en esa zona Mikel Rico y Mosquera. Después, les tomaron el relevo Seoane y Juan Carlos en el 0-3 en Cartagena, que repitieron frente a la Ponferradina.

En los dos encuentros siguientes, Seoane ha pasado a jugar más adelantado por la izquierda y Juan Carlos ya no ha tenido minutos. Mikel Rico sustituyó a Timor frente al Eibar y Mosquera dio el domingo el relevo a Pablo Martínez. El vasco y el gallego no estuvieron disponibles contra el Cartagena y se quedaron en el banquillo con los bercianos.

De cara a la visita al Oviedo, fijada para el domingo a las 16.00, existe la incógnita de si Xisco repetirá fórmula o se verá forzado a variarla. Sin Miguel, sancionado, y Pulido, sancionado y lesionado, el técnico tendrá que modificar la defensa. Si mantiene la línea de tres centrales, uno de los principales candidatos a colocarse junto a Insua y Miquel, además de Salvador, es Timor. Él no se descarta para ello y queda en manos de "lo que el míster decida".

"Llevo aquí tres semanas, en la primera entrené un día y ya jugué con la Ponferradina, con el Éibar el equipo estuvo bien, pero el resultado fue una lástima y con el Mirandés acompañó todo, fue fabuloso", resume lo que ha sido hasta ahora su estancia en El Alcoraz. "Un resultado así es lo que le faltaba al equipo", reconoce, porque "en casa se han dejado escapar muchos puntos".

La victoria ha levantado la moral del equipo y su entorno. Sin embargo, en el vestuario, con el ‘play off’ todavía a ocho puntos, no se quieren lanzar las campanas al vuelo. Se mantiene el discurso de ir día a día. "Quedan 16 partidos y cada uno hay que afrontarlo como una final, sumar de tres en tres y ver hasta dónde llegamos", comenta.

La primera de esas finales será la del Carlos Tartiere, donde el Oviedo solo ha perdido una vez. Fue el 21 de octubre con el Burgos (1-3). Desde entonces, han transcurrido siete encuentros en los que ha logrado dos empates y cinco victorias, la última con el Almería (2-0). "Tienen una buena dinámica en su estadio y en cualquier caso son difíciles de ganar", recalca Timor.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión