SD Huesca
Suscríbete por 1€

sd huesca

Manu Rico: "Cumplí el sueño por el que siempre he peleado"

El medio de 18 años se convirtió el domingo en el empate a cero con el Alcorcón en el primer oscense en debutar con la SD Huesca en liga desde 2018.

Manu Rico, en El Alcoraz, donde debutó en liga con la SD Huesca el domingo pasado.
Manu Rico, en El Alcoraz, donde debutó en liga con la SD Huesca el domingo pasado.
Pablo Segura

Manu Rico, mediocentro de 18 años, vivió el domingo en el empate a cero ante el Alcorcón su gran sueño, debutar con la SD Huesca en la liga. Aunque ya lo había hecho antes en la Copa del Rey en las eliminatorias con el Cayón y el Girona, la primera vez en el torneo de la regularidad tiene connotaciones especiales. Ningún canterano oscense lo había conseguido desde que Javito jugó un minuto en la última jornada de la 2017-18, la del ascenso con Rubi.

¿Le había comentado previamente Xisco que existía la posibilidad de que jugase?

No, solo me había dicho que estaba contento con mi trabajo. Luego, una vez que me quedé calentando en el descanso empecé a pensar que podía ser que tuviese que entrar en el partido y noté algo de nervios.

Más allá de esa inquietud previa, ¿qué sintió al entrar en el campo?

Una felicidad enorme y un gran orgullo porque además fuese en ElAlcoraz, el estadio al que he ido desde pequeño, y ante la gente que me ha apoyado, mis padres, mi familia, mis amigos... Cumplí el sueño por el que siempre he peleado.

Su gran momento llegó a partir del minuto 61 cuando sustituyó a Cristian Salvador. Lejos de esconderse, tuvo desparpajo, no se arrugó y pidió el balón.

Una vez que pisas el césped te olvidas de todo y te centras en lo que has ido a hacer, jugar al fútbol. Estaba muy metido en el partido y no era muy consciente de lo que me rodeaba. Resultó fácil porque los compañeros me apoyaron. Soy un chico al que le gusta tocar la pelota y ofrecerse y es lo que hice, hay que tener confianza y no por estar en Segunda cambiar la manera de jugar.

Esta temporada estaba compitiendo con el filial en 2ª RFEF, y aunque el martes anterior ya había jugado en la Copa con el Girona, otro Segunda, en ese partido ambos equipos emplearon muchos canteranos, ¿frente al Alcorcón notó el salto de categoría?

Existen diferencias en muchos aspecto, desde el ritmo, hasta la calidad o incluso el campo, pero todo es acostumbrarse. Como estoy entrenando con el primer equipo ya me había ido adaptando y cogiendo el nivel de exigencia.

Xisco le destacó en la rueda de prensa posterior.

En privado también me felicitó y me reconoció el trabajo. Me dijo los buenos números que había hecho y lo bien que había estado, se lo agradezco y trataré de seguir devolviéndole la confianza.

La afición le arropó desde el primer momento.

Soy un chico de casa y eso a la gente le gusta. Lo mejor que puede hacer la grada con los jugadores es animarles, lo demás solo te crea inseguridad.

¿Cuántas veces había soñado con tener esa oportunidad?

Muchas, era por lo que luchaba desde que entré en el club. Toda mi vida me he imaginado jugando en ElAlcoraz y a fin de cuentas he estado muchísimas veces viendo y animando al equipo.

En sus redes sociales ha publicado una fotografía en la que se le ve de pequeño en el césped entre Sorribas y Gilvan ¿Qué jugadores le han servido de espejo?

Sorribas es para mí un referente, me invitaba al campo, es una persona cercana, que lo daba todo en los partidos. Más recientemente también me gustaba Samu Sáiz y otros que ahora son mis compañeros como Mikel Rico, Ferreiro y Pulido.

¿Cómo le han acogido en el vestuario?

Los veteranos son muy amables, ayudan y también meten un poco de caña, que nunca viene mal. Mikel Rico, que lleva tantos partidos en el fútbol profesional, me dijo que valorase mucho haber debutado en Segunda porque no es algo fácil. En el campo te explican situaciones, te dan consejos y en el día a día siempre se coge algo nuevo. Hay muy buenas personas y ha sido fácil adaptarse. Desde fuera los jugadores parecen gente diferente, casi robots, y no, son personas normales, que te cuentan sus cosas y hablan de circunstancias de la vida cotidiana. Por edad me llevo muy bien con Joaquín y los más jóvenes.

Su trayectoria en el Huesca comenzó con once años

Llegué desde el Peñas Oscenses en alevín de segundo año y he pasado por todas las categorías siendo capitán. He ido quemando etapas y he visto cómo se apostaba por mí. Siendo juvenil de segundo año ya hice la pretemporada con el primer equipo. Siempre he querido estar aquí, es el club de mi vida.

Uno de sus primeros entrenadores fue Adrián Sipán, ahora en el cuerpo técnico de Xisco.

Me ayuda en todo y sé que puedo confiar en él. Todos los entrenadores que he tenido me han dejado algo bueno, no me podría quedar con uno. Entiendo que en el fútbol base principalmente se debe disfrutar y yo lo he hecho al máximo.

La temporada pasada fue recogepelotas después de haber estado a las órdenes de Míchel Sánchez en verano.

Ya lo había sido en infantiles cuando el ascenso a Segunda con jugadores como Gaspar y Tyronne. Con la covid la normativa para ser recogepelotas cambió y tuve esa oportunidad. Era un poco extraño, los jugadores me conocían y me saludaban, pero al final era ayudar al Huesca.

Durante la primera parte del curso se ha contado más con los canteranos. En las convocatorias siempre suele haber y en Copa también han jugado Carlos Kevin, Barba, Aparicio y Barri.

El ascenso del filial a 2ª RFEF fue algo muy importante para el Huesca porque las distancias se han acortado. Además la plantilla del primer equipo es ahora un poco más corta en cuanto a efectivos y Xisco es un entrenador atrevido que nos da oportunidades de jugar.

¿Por qué cuesta tanto que lleguen arriba jugadores oscenses?

Es cierto que no somos una población grande, pero no es excusa. El Huesca está empezando a trabajar más la cantera. Poco a poco se van haciendo las cosas mejor e irá saliendo más gente. Para llegar, solo con talento no basta. Hay que ser disciplinado, trabajar, esforzarse y tener muchas ganas de competir y ganar.

¿Espera volver a jugar pronto?

Estoy tranquilo al respecto. Me centro en entrenar para estar preparado por si llegan más oportunidades.

¿Cómo ve su futuro?

Tengo claro que quiero ser futbolista, pero también soy consciente de que es algo difícil y que dura de diez a quince años. Hay que tener alternativas y por eso he empezado este curso Ciencias de la Actividad Física y del Deporte. Lo tomo con tranquilidad porque me está costando un poco compaginar las clases con los entrenamientos.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión