Despliega el menú
SD Huesca
Suscríbete

sd huesca

La SD Huesca cierra la jornada 34 a un punto de la salvación

El empate entre el Valladolid y el Betis impide que los azulgranas abandonen los puestos de descenso a pesar de su victoria del sábado ante la Real Sociedad, un 1-0 que no obstante les llena de confianza cuando les restan cuatro partidos para finalizar la temporada.

Pacheta se abraza con Sergio Gómez y Seoane tras la victoria ante la Real Sociedad.
Pacheta se abraza con Sergio Gómez y Seoane tras la victoria ante la Real Sociedad.
Pablo Segura

La jornada no fue del todo redonda para la SD Huesca, pero casi; el empate a uno del Valladolid ante el Betis lo impidió. Tras su victoria el sábado frente a la Real Sociedad por 1-0, posterior al 3-0 con el que el Eibar ganó al Alavés y al 0-1 con el que el Elche cayó frente al Atlético de Madrid, los azulgranas necesitaban que los pucelanos no puntuasen este domingo para cerrar el fin de semana fuera del descenso. Sin embargo no fue así y hubo que conformarse con un premio de consolación nada desdeñable, el de ver cómo la salvación, que se encontraba a tres puntos de distancia antes del pitido inicial en El Alcoraz, se acerca a uno cuando restan por arrancar cuatro hojas al calendario. Todo está en un puño. El Getafe, que perdió con el Villarreal (1-0), sigue en 34 puntos, el Alavés y el Valladolid marcan la continuidad en la élite con 31, ya por debajo de la línea roja con treinta están el Huesca y el Elche, y cerrando la tabla, el Eibar con 26.

El triunfo de los de Pacheta tuvo su importancia en lo numérico, pero también en lo futbolístico y en lo anímico. Tras tres derrotas consecutivas que les habían devuelto al fondo de la tabla después de que la ilusión se hubiese desatado al salir del descenso 23 jornadas después coincidiendo con la victoria ante el Elche, los azulgranas demostraron ante la Real Sociedad, un rival de los de nivel, que siguen perfectamente erguidos. Lo hicieron después de una semana de reflexión, análisis y estudio tras la que sus caras y gestos con respecto a las mostradas en el tropiezo con el Getafe cambiaron radicalmente.

Tanto con los azulones (0-2) como con el Atlético de Madrid (2-0) y el Alavés (1-0) a lo largo de siete días de marcadores nefastos se había perdido el control de las áreas. En esos partidos, especialmente en los dos últimos, el Huesca no fue sólido atrás y no halló el camino hacia el gol. Encajó cinco tantos y no marcó ninguno. El sábado, en cambio, empezó creciendo desde la defensa y acabó encontrando el premio a su esfuerzo cuando quedaban tres minutos con un tanto nacido en una falta lanzada de forma directa por Sandro y en la que también intervino el visitante Aritz Elustondo.

Se sujetó a los de Alguacil, flamantes campeones de Copa y quintos en la Liga, con una presión adelantada y cuando éstos arreciaron en la segunda parte se les aguantó sin conceder ocasiones. "Ha sido el mejor partido desde que llegué", afirmó Pacheta instantes después de su conclusión.

Derrotar a un conjunto de los de la zona alta venía siendo una de las asignaturas pendientes de los azulgranas que hasta el momento lo más que habían conseguido contra ese tipo de oponentes eran los empates con el Villarreal (1-1 y 0-0) y el Atlético de Madrid (0-0). Algo de lo que en cambio sí podían presumir el resto de sus rivales directos, salvo el Valladolid. En su momento el Eibar se impuso a domicilio al Sevilla (0-1) y al Betis (0-2), y el Alavés, al Real Madrid (1-2), mientras que el Elche pudo en su feudo con el Sevilla (2-1) y el Getafe, con el Betis (3-0) y el Barcelona (1-0).

"Estamos eufóricos, nos hemos aferrado a la Liga y demostrado que estamos muy vivos", afirmó Álvaro. El guardameta fue una de las cuatro novedades introducidas en once; todas aportaron. Él dejó la puerta a cero con intervenciones de mérito como la que tuvo que hacer a los pocos segundos ante un tiro de Guevara que de entrar hubiese cambiado el choque radicalmente. Siovas, que suplió a Insua, aquejado de una gastroenteritis, se mostró firme y también se sumó al ataque, Maffeo, que volvía tras cuatro jornadas ausente por una lesión, tuvo una presencia constante en el juego, y Rico dotó de más dinamismo al centro del campo.

Ganas de más

Las victorias siempre dejan el deseo de más, de estirar la racha y eso es lo que quiere ahora el Huesca. "Estamos con ganas de sumar en Cádiz otros tres puntos", anunció Álvaro marcando el objetivo que se perseguirá el próximo sábado en el Ramón de Carranza (18.30). Sera el primero de los últimos cuatro compromisos. Un listado que incluye el recibimiento al Athletic, la visita al Betis y el duelo con el Valencia con el que se pondrá el punto final a la campaña. En ellos, como dijo Sandro, se debe seguir "con la misma actitud de no bajar los brazos y seguir peleando".

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión