Despliega el menú
SD Huesca
Suscríbete

sd huesca

Los finales felices de Pacheta

El técnico de la SD Huesca ha logrado en otros clubes el objetivo que persigue ahora: una racha de resultados positivos en un corto plazo.

Pacheta, pensativo durante un entrenamiento de la SD Huesca.
Pacheta, pensativo durante un entrenamiento de la SD Huesca.
SD Huesca

La SD Huesca buscó con Pacheta un revulsivo inmediato y un buen gestor para el tramo final del campeonato. A la hora de la verdad, a cinco jornadas para el final del campeonato, el técnico burgalés va a tener que emplear sus mejores recursos para llevar la nave azulgrana a buen puerto. Es un entrenador que gana en las distancias cortas. Con 15 puntos en juego y a tres de la permanencia, es uno de los principales activos sobre los que depositar la esperanza. Lo avala su experiencia en equipos anteriores y la respuesta que ofreció en cortos lapsos de tiempo para lograr los objetivos.

El ejemplo más cercano reside en su ascenso con el Elche la pasada temporada. Un logro que se tejió durante la segunda vuelta del curso en Segunda División, cuando alojó al conjunto franjiverde en la sexta plaza. Sin embargo alcanzó la última jornada fuera de los puestos de ‘play off’ y el aplazamiento del Deportivo-Fuenlabrada por los casos de covid-19 en los madrileños complicó la resolución del campeonato. Curiosamente, esto fue así por una derrota previa en el estadio de los fuenlabreños por 3-1.

El Elche de Pacheta hizo los deberes derrotando por 2-1 a un exequipo del preparador, el Real Oviedo, y adelantó así a los madrileños, derrotados en Riazor por el mismo marcador cuando se disputó por fin el encuentro el 7 de agosto. En la fase de ascenso, y durante los diez días que duró, el burgalés desató la tormenta perfecta ante rivales a priori superiores. Primero el Real Zaragoza y después del Girona. Siempre con el factor campo en contra por ser sexto, el bloque ilicitano cedió dos empates a cero en el Martínez Valero y se impuso por 0-1 a domicilio, con goles de Nino en La Romareda (minuto 81) y Pere Milla en Montilivi (96), sin réplica posible para el rival.

Su anterior ascenso, también en Elche, se fraguó en las once últimas jornadas de la fase regular y un ‘play off’ de seis partidos casi inmaculado. Aterrizó en marzo de 2018 en el lugar de Josico y con el Elche como tercer clasificado del grupo 3 de Segunda B. La dinámica no era buena y el actual técnico del Huesca logró el objetivo. Cuatro victorias y siete empates asfaltaron la ruta a la fase de ascenso, como tercer clasificado y enemigo inasequible a la postre para sus sucesivos rivales: Murcia, Sporting de Gijón B y Villarreal B. El saldo fue de cinco victorias y una única derrota. Extrapolando los datos a la actualidad, lo que se abre este sábado ante la Real Sociedad sería, salvando las distancias, un torneo a cinco rondas en el que el margen de error es mínimo.

La hoja de servicios de Pacheta también presenta dos aventuras exóticas con resultados similares. Antes, en el Oviedo y en la categoría de bronce, tomó las riendas en febrero de 2011 y acabó atando una permanencia holgada gracias a diez victorias, dos empates y una sola derrota. Cogió a los carbayones a un punto del descenso y los clasificó octavos. En 2014 le llamó el Korona Kielce, entonces colista del campeonato polaco, y lo salvó con un bagaje de 10 partidos ganados, 13 empatados y 11 perdidos. En Tailandia hizo lo propio con el Ratchaburi, al que salvó a tres paradas para el final.

No todo han sido mieles y finales felices para Pacheta, y el caso más paradigmático y asimilable con el actual es el del Numancia en la 2008-09. Cambió el despacho de director deportivo por el banquillo sin poder revertir la complicada situación de los sorianos en las 15 últimas jornadas y pese a lograr siete puntos en los cinco últimos encuentros.

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión