Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Rafa Mir: anatomía de un triplete

El ‘hat trick’ del delantero de la SD Huesca en Valladolid entra en el libro de oro de la historia del club y abre los pulmones a la esperanza.

Rafa Mir, con la pelota del partido de Pucela firmada por sus compañeros.
Rafa Mir, con la pelota del partido de Pucela firmada por sus compañeros.
SD Huesca

Rafa Mir hizo historia en la victoria de la SD Huesca en Valladolid (1-3). El triplete de goles anotado por el delantero azulgrana acaparó portadas de prensa y minutos de radio y televisión con justicia. Su mayúsculo partido entró en la historia del club: se trata del primer ‘hat trick’ de un futbolista en la etapa profesional de la entidad y el cuarto de esta temporada en LaLiga: antes lo había logrado el sevillista En-Nesyri en dos ocasiones, ante Real Sociedad y Cádiz, y Carlos Soler (Valencia) contra el Real Madrid. Ni Messi, ni Benzema ni Luis Suárez han conseguido hasta la fecha lo que firmó Mir en el José Zorrilla, que además puso fin a la sequía del equipo oscense de cuatro partidos sin marcar, 404 minutos en total.

El ariete avisó con un primer cabezazo a centro de Mikel Rico que blocó Masip. Fue una exigua tregua la firmada con el portero del Valladolid, al que batiría en sus tres remates posteriores. El primero, a los 37 minutos y de una naturaleza similar; el que centró esta vez desde la derecha fue Maffeo con precisión de cirujano y el delantero ganó la posición a los centrales para superar el portero por aplastamiento. La superioridad de Mir en el área pucelana, una remembranza de su afición por el boxeo, ya se había hecho sentir para pesar de un equipo que esta temporada está sufriendo con los balones aéreos y que por tanto fue un caramelo para la forma de jugar planteada por Pacheta.

Dos goles más en siete minutos aquilataron el partidazo de Rafa Mir. A los 50 del encuentro, y de nuevo en sintonía con Maffeo, aprovechó un balón ganado por Pulido en la medular y la habilidad del carrilero para encontrarle en carrera y, de nuevo, dejando en evidencia a los zagueros locales. Se fue por velocidad y potencia y remató con el interior del pie derecho de modo que Masip no pudiese alcanzar la pelota. En 57 fue Dani Escriche quien le habilitó para marcar el tercero de la noche; esta vez, tras una bola ganada por el propio Mir y prolongada con pericia por el de Burriana. Rafa Mir lanzó de primeras un latigazo desde la frontal del área, también con la diestra e imposible para el guardameta.

Cuatro tiros entre palos y dos fuera le bastaron para apuntarse el ‘hat trick’, primero asimismo de su trayectoria profesional y segundo del curso; el primero lo firmó ante el Marchamalo en la primera ronda de la Copa del Rey, un conjunto amateur de Tercera División al que la SD Huesca debió doblegar en la prórroga (2-3). Como entonces, Mir se llevó a casa el balón firmado por sus compañeros. Ambos descansan ya en una estantería de su salón, como ha mostrado a través de las redes sociales. A nivel personal, el partido de Valladolid le sirvió para reencontrarse con el gol tras once encuentros persiguiéndolo. El último en Liga databa del 7 de noviembre, ante el Eibar (1-1), y antes había marcado ante los pucelanos en El Alcoraz (2-2) y la Real Sociedad en Anoeta (4-1).

Nueve goles repartidos en cinco partidos pueden resultar un bagaje escueto, pero el concurso de Mir es fundamental para esta SD Huesca, que espera recuperar a Sandro Ramírez para la cita del sábado 6 de febrero con el Real Madrid (16.15, Movistar LaLiga) y ve cómo Pacheta también da minutos de calidad a Okazaki y Dani Escriche. Este mes de enero se ha cumplido su primer año como futbolista azulgrana. En este periodo ha disputado 40 partidos oficiales en los que ha acumulado 18 tantos. La mitad el curso pasado; se convirtió en la pieza maestra para agarrar el ascenso a Primera durante los meses de junio y julio con siete dianas en los once compromisos de aquel periodo. Y novias no le faltaron entonces.

Celebró su primer tanto el 25 de enero de 2020, al Lugo en El Alcoraz, como muestra de que el esfuerzo realizado por la dirección deportiva para hacerse con sus servicios había dado sus frutos. Se alcanzó un acuerdo con el Wolverhampton para su cesión por una temporada y media, hasta el 30 de junio de 2021, y pese a los cantos de sirena escuchados el pasado verano permaneció en el club azulgrana. Este posee el 25% de sus derechos pero en cualquier caso, su coste actual, de unos 12 millones, es prohibitivo para los cánones en que se maneja la entidad y el contexto derivado de la covid-19. Según el portal Transfermarkt, es el jugador que más se ha revalorizado de la actual plantilla y su valor de mercado es de 5,5 millones. Solo le supera Javi Ontiveros con seis millones y se ha colocado al acecho del top 10 de máximos goleadores del campeonato doméstico.

El anterior ‘hat trick’ de un jugador de la SD Huesca se había registrado en el curso 2007-08 y con el sello de otro de los delanteros capitales de la historia del club: Roberto García Cabello. Fue un cuarteto: le marcó cuatro tantos al Athletic B en la última jornada de aquella liga regular (4-2) en un encuentro jugado el 18 de mayo de 2008 que sirvió para abrochar la segunda plaza del grupo y enfocarse hacia el ascenso. Antes había logrado un triplete canónico frente al Conquense en otro 4-2. Sumaría 22 en total, con el broche inolvidable de Écija y como un modelo inagotable para los delanteros que llegaron después y los que están por jugar.

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios