Despliega el menú
SD Huesca

fútbol

La SD Huesca se impone al Valladolid con un triplete de Mir

Los azulgranas suman su segunda victoria de la temporada y siguen vivos en la pelea por la salvación.

Los primeros tres puntos de la ‘Era Pacheta’ llegaron al tercer partido con un 1-3 y un nombre propio muy destacado, el de Rafa Mir, autor de cada uno de los tres goles visitantes. La SD Huesca se dio un baño de fe y credibilidad en su visita al Valladolid. El cambio de tendencia que se había atisbado con la llegada del nuevo entrenador tanto en la derrota con el Getafe (1-0) como con el empate de la semana pasada ante el Villarreal (0-0) se confirmó en la visita al José Zorrilla. En la que fue su segunda victoria de la temporada en 21 jornadas, los azulgranas se mostraron no ya solo sólidos atrás, sino también afilados y punzantes arriba.

Para ello, consciente de que el bagaje ofensivo estaba siendo escaso, Pacheta supo tocar bien las teclas para que, sin cambiar en exceso su propuesta, sí variar el aire general. Se reforzó el centro del campo con la entrada de Mikel Rico, que se sumó a Seoane y Doumbia, y arriba, sin extremos, se dejó juntos a Okazaki y Rafa Mir, que recuperó así su condición de titular.

El Huesca no había marcado aún en ninguno de los cuatro partidos que había disputado en el año actual y su máximo goleador no lo hacía en la Liga desde el 1-1 con el Eibar en noviembre; sí había conseguido otro ‘hat trick’ este curso aunque en la Copa del Rey frente al Marchamalo, un oponente de Tercera División. Fue así una noche para la reivindicación de las capacidades de los altoaragoneses frente a la meta rival y en la que demostraron que siguen muy vivos y que tienen armas para pelear.

Real Valladolid - SD Huesca
Real Valladolid - SD Huesca
ALBERTO SIMON

Más allá del autor de las dianas, brillaron prácticamente todos los jugadores. Por ejemplo, Maffeo, autor de dos asistencias. La línea de tres atrás volvió a ser segura, el centro del campo sólido y los dos carrileros, con más espacio para subir, se adueñaron de sus bandas.

Actitud constante

El primer tanto llegó ya en el tramo final de la primera parte y los otros dos, tras el paso por los vestuarios. La actitud fue constante a lo largo de los noventa minutos en un partido en el que había más de tres puntos en juego y en el que las ausencias, solo 18 jugadores entraron en la convocatoria, no podían ser una excusa. La victoria acerca la salvación a los azulgranas a tres puntos, a la espera de lo que ocurra en el resto de la jornada, y coloca a los pucelanos a cuatro de distancia; además de ganarles la diferencia de goles tras el 2-2 de la ida en El Alcoraz. La reacción, además, llega justo antes de un tramo peliagudo del calendario y en cierta manera supone un balón de oxígeno antes de afrontarlo. El próximo sábado espera el Real Madrid y después, el Sevilla.

La primera parte fue prometedora. Los oscenses llegaron al descanso por delante en el marcador después del primer gol de Mir y con la sensación de que había hambre de más, como quedaría más que demostrado en el segundo acto. Aunque en esos primeros 45 minutos el partido pasó por varias fases, los de Pacheta nunca se vieron superados. De hecho, sus oportunidades se espaciaron a lo largo de todo el periodo.

El arranque fue un aviso de lo que llegaría después. Cuando aún no se había llegado al primer minuto, Galán robó el balón en una salida pucelana y Mir lo intentó desde la media luna con el interior del pie derecho. El tiro fue hacia el palo izquierdo de la meta de Masip, pero acabó desviándose fuera.

Real Valladolid - SD Huesca
Real Valladolid - SD Huesca
ALBERTO SIMON

Se sabía que el Valladolid sufría por alto y así los envíos al área yen faltas, córners o jugadas fueron constantes y en casi todos, si los azulgranas no llegaron conectar con el esférico, estuvieron cerca. El ensayo general de lo que acabaría siendo el tanto inaugural se realizó cerca de la primera media hora de juego. Mikel Rico colgó desde la derecha, Mir apareció lejos, aunque dentro del área, y no pudo superar a Masip, atento. Cinco minutos después, también por la derecha y con todavía muchas zancadas hasta la línea de fondo por delante, el centro llevó la rúbrica de Maffeo. El ariete azulgrana, ahora sí, le ganó la espalda a su defensor y cabeceó mucho más cerca. Fue gol.

En ese momento, el juego estaba yendo y viniendo de un lado a otro y también el Valladolid bien podría haberse adelantado. En los primeros minutos el dominio había sido totalmente visitante con unos blanquivioletas demasiado agazapados. Sergio González, su técnico, se dio cuenta de ello y ordenó adelantar las líneas. Su presión se inició entonces en el área de su oponente y esto le creo problemas para conducir hasta el otro lado del campo; toda una constante a lo largo de la temporada.

Los locales abrieron el fuego en un saque de falta que se cabeceó alto y su gran oportunidad hasta el descanso la tuvo Kike Pérez. Fue en la respuesta a una contra mal gestionada por Mikel Rico. El ‘8’ del Valladolid condujo por el centro escoltado por dos compañeros, amagó el pase con la mirada, pero cañoneó fuerte y seco. Álvaro, bien colocado, consiguió despejar a saque de esquina. Más adelante también probó Óscar Plano.

La diana insufló de optimismo al Huesca y supuso un golpe para el Valladolid que perdió fuerza y ya no vio la manera de igualar aún a pesar de que el VAR revisó una caída de Weissman en la que no se observó penalti. Enfrente, estuvo cerca de lograr el segundo Okazaki.

A los cinco minutos de la reanudación

La segunda mitad no pudo comenzar mejor para los de Pacheta. El Valladolid había dado entrada a Sergi Guardiola y modificado su disposición táctica. Sin embargo, los dos hombres que antes le habían martirizado, lo volverían a hacer de nuevo. A los cinco minutos de la reanudación, Maffeo se llevó el balón con el pecho, se lo pasó en largo a Mir, que se coló entre Bruno y Joaquín y cantó el 0-2.

El primer movimiento desde el banquillo ordenado por Pacheta, que agotaría todas las sustituciones, fue el de retirar a Okazaki, dolorido, por Escriche. El de Burriana fue el asistente en el tercero. El murciano prolongó por alto hacia el recién salido, éste se la devolvió ya con el pie en diagonal y el pichichi de los altoaragoneses volvió a fusilar a Masip. Quedaba más de media hora, pero todo estaba ya sentenciado.

El Valladolid lo intentó aunque sin demasiada fe y solo al final, ya en el descuento, logró reducir distancias por mediación de Toni Villa. Fue el único pero, el no dejar la meta a cero, en un choque para el recuerdo y que llena de alegría. El camino hacia la permanencia es largo y complicado. Lo positivo es que queda tiempo y que se sigue recorriendo. Ahora, con paso decidido.

Ficha técnica

Real Valladolid: Masip, Luis Pérez (Hervias, 62), Joaquín, Bruno, Nacho, Míchel (Rey, 76), Alcaraz, Orellana (Toni Villa, 62), Kike Pérez, Óscar Plano (Sergi Guardiola, 46) y Weissman (Kodro, 62).

SD Huesca: Álvaro, Pulido, Siovas, Gastón Silva, Maffeo (Pedro López, 75), Galán, Doumbia (Ferreiro, 75), Mikel Rico (Borja García, 86), Seoane, Mir (Sergio Gómez, 86) y Okazaki (Escriche, 54).

Goles: 0-1, min. 37: Rafa Mir. 0-2, min. 50: Rafa Mir. 0-3, min. 57: Rafa Mir. 1-3, min. 93: Toni Villa.

Árbitro: De Burgos Bengoetxea (Comité Vasco). Mostró amarilla a los locales Míchel (33) y Nacho (64) y a los visitantes Gastón Silva (23), Doumbia (30).

Placeholder mam module
Así hemos vivido el Valladolid 1 - 3 SD Huesca
Etiquetas
Comentarios