Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Los equipos de Primera, entre la calma y la tormenta

De entre los rivales de la SD Huesca por la permanencia, solo el Celta ha cambiado de entrenador y predomina un mensaje de tranquilidad.

Partido SD Huesca-Valladolid.
Jaime Seoane, durante el partido de la SD Huesca ante el Real Valladolid.
Rafael Gobantes

El paréntesis que se toma la Liga este fin de semana sirve para que los equipos miren hacia dentro y reflexionen; también, para que oteen el panorama general, la situación que atraviesan los rivales directos y cómo enfocan sus respectivos momentos. Tras nueve jornadas, la SD Huesca invoca la tranquilidad y la unidad como fundamentos con los que salir adelante. Instalada en la última plaza con seis puntos, el club se agarra a los valores que le dieron el ascenso a Primera División con el técnico Míchel Sánchez al frente y se confía en la plantilla, tanto en los veteranos como en los fichajes, para revertir la situación. Es la baza azulgrana en una guerra de nervios que alcanza a la mitad de los equipos.

En un contexto en el que ya se ha producido un cese, el de Óscar García en el Celta de Vigo, el equipo oscense comparte los puestos de descenso con Levante y Real Valladolid. Tres escuadras con los mismos puntos, seis, y con una estadística similar de goles a favor y en contra. Siete goles han anotado aragoneses y pucelanos y ocho los levantinos, que han disputado un partido menos. El Huesca ha encajado 15, 14 el Real Valladolid y 13 el Levante. La diferencia la marca el hecho de que los de Míchel Sánchez aún no haya ganado. Es la única, pues también en estos conjuntos se impone la calma institucional.

En los valencianos se confía en Paco López y en el conjunto blanquivioleta se tiene fe depositada en Sergio González. La racha del Levante sin vencer es ya de seis encuentros y a orillas del Turia se recuerda que el entrenador granota ya sacó delante situaciones aún más complejas: en la campaña 2018-19 el Levante acumuló nueve partidos sin lograr la victoria, entre las jornadas 25 y 33, y el preparador fue capaz de revertir los malos augurios. En el Valladolid, la victoria del pasado fin de semana ante el Athletic de Bilbao (2-1) se interpreta como el buscado punto de inflexión que además les hizo abandonar el farolillo rojo en perjuicio de la SD Huesca.

Por encima del descenso se tambalea un Celta que, con un punto más, ya ha realizado el primer movimiento. Este jueves ha hecho oficial el aterrizaje del entrenador argentino Eduardo Coudet. El Chacho, que se encontraba dirigiendo en Brasil al Inter del exazulgrana Damián Musto -está cedido hasta diciembre-, quiere adoptar el perfil de revulsivo y, además, pretende fichajes para el conjunto celeste. Según la prensa gallega, ha sondeado al delantero croata Mario Mandzukic, que se encuentra sin equipo. Óscar García dejó como legado un solo triunfo, cuatro empates y cuatro derrotas y el Celta acumula ya cinco entrenadores desde el verano de 2018.

Por encima de los gallegos se encuentra una terna con nueve puntos: Athletic de Bilbao, Alavés y Eibar. Los tres equipos vascos comparten zozobra y los leones, además, tienen sobre el alero al preparador Gaizka Garitano. Discutido por el irregular arranque de los rojiblancos, también se ha puesto sobre la mesa el nombre de Marcelino García Toral como hipotético sustituto y los siguientes partidos con Betis y Getafe como piedras de toque para su futuro. José Luis Mendilibar en el Eibar, que llega de empatar en El Alcoraz, y Pablo Machín en el Alavés se mantienen por el momento ajenos a cualquier zozobra. Sujetos, como todos, a la inexorable ley de los resultados.

La nómina de clubes que pueden mirar la zona de peligro por el retrovisor también alcanza al Sevilla o al próximo rival de la SD Huesca, Osasuna, pues suman 10 puntos. Y a los recién ascendidos a pesar de su buen arranque; el Cádiz (14 puntos) presume con motivo de sus cuatro victorias a domicilio, pero en su estadio no ha ganado y llegó al parón tras ser goleado por el Atlético de Madrid (4-0). El Elche (11) salvó los muebles ante el Celta en casa gracias sobre todo a una espectacular actuación del portero Edgar Badía (1-1). La clasificación, aun incompleta por los partidos pendientes, ofrece un panorama parejo e incierto en el que las decisiones de los clubes con sus técnicos, la calma o la tormenta, también pueden tener un peso decisivo.

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios