Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

El Eibar, un rival de grato recuerdo para la SD Huesca

El armero fue el único conjunto al que los azulgranas derrotaron en la ida y en la vuelta de su anterior paso por Primera División.

Partido de Primera División SD Huesca - Eibar en el Alcoraz
Partido de Primera División SD Huesca - Eibar en el Alcoraz
Pablo Segura

Llega en una novena jornada que empieza ya a no ser temprana y con los dos equipos hambrientos de puntos. La SD Huesca recibe el sábado al Eibar (14.00) metida en los puestos de descenso y a una sola victoria de distancia de su oponente, la que aspiran a lograr y que le supondría abrir por fin el casillero de triunfos en este curso. Tras dos salidas consecutivas de difícil abordaje contra la Real Sociedad y el Real Madrid, saldadas en ambos casos con un 4-1, la visita de los vascos, un rival directo, se entiende como una oportunidad propicia para remontar el vuelo. Una percepción avalada por la historia reciente. Los armeros, que tradicionalmente tienen problemas con los recién ascendidos -el Cádiz y el Elche, sin ir más lejos ya los han derrotado-, fueron el único equipo al que os oscenses vencieron tanto en la ida como en la vuelta en su anterior paso por la élite hace dos campañas.

Éibar y el Eibar, de hecho, están grabados a fuego en la memoria colectiva del club y de la afición. Allí, el 19 de agosto de 2018, se produjo el soñado debut en Primera División de manera inmejorable, un 1-2 en el que Gallar fue el nombre propio del día.A los cinco minutos quebró a Jordán, se escapó de Arbilla y batió a Dmitrovic para abrir el marcador. Cucho tuvo en un mano a mano el 0-2 dentro de una primera parte en la que los visitantes fueron incisivos a la contra, pero éste finalmente llegó en un lanzamiento de falta del extremo catalán, que optó a los cuarenta minutos por probar fortuna con una rosca que acabó en la red. Hubo opciones de marcar algún gol más y, aunque Escalante redujo distancias en la segunda parte, los tres puntos no se escaparon.

Los vascos, dirigidos entonces y ahora por Mendilibar, devolvieron la visita en la jornada 34. A ella, el Huesca se presentó a seis puntos de la salvación y con sus rivales disfrutando de un colchón del mismo grosor respecto al descenso.

 Aquel día de San Jorge del año pasado el marcador reflejó un 2-0 gracias a dos genialidades. La primera, un taconazo de Enric Gallego a pase de Cucho Hernández a los 54 minutos. La segunda, prácticamente a continuación, un disparo desde la frontal del área de Chimy Ávila empalmando un centro de Ferreiro en un saque de esquina. El triunfo rompió una racha de siete jornadas sin ganar y reavivó las esperanzas de una permanencia que no se logró. Ahora, con la lección aprendida, se espera que el final de la historia sea bien distinto.

Apúntate a la newsletter de la SD Huesca y conoce de primera mano toda la información de tu equipo.

Etiquetas
Comentarios