Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La SD Huesca, un equipo necesitado de su primera victoria

La derrota ante la Real Sociedad del domingo eleva a siete las jornadas sin lograr el triunfo. Nunca antes ni en Segunda B, ni en Segunda ni en el anterior paso por Primera División la victoria había tardado tanto en llegar.

Fotos del partido Real Sociedad - SD Huesca, en el Estadio Reale Arena.
Fotos del partido Real Sociedad - SD Huesca, en el Estadio Reale Arena.
JAVI COLMENERO

La derrota del domingo por 4-1 ante la Real Sociedad, el líder de la clasificación, elevó la racha a la categoría de histórica. Nunca antes a lo largo de su trayectoria en las tres principales competiciones nacionales la SD Huesca había tardado tanto en conseguir su primera victoria de la temporada en liga. Si lo logra el próximo sábado en su visita al Real Madrid en Valdebebas (14.00) la cortará en ocho jornadas, una más de las que tardó en la campaña 2010-11 en Segunda División cuando superó al Xerez por 1-3. La trayectoria actual, más allá de lo estadístico, va a provocar que el conjunto de Míchel Sánchez, con cinco puntos sumados, vaya a caer a puestos de descenso este lunes una vez concluya el Levante-Celta, el único encuentro del día. Los valencianos son penúltimos con tres puntos, mientras que los gallegos aparecen un puesto por encima empatados con los oscenses. Cualquier resultado perjudicará a los de El Alcoraz.

Desde el primer ascenso a la categoría de plata, al margen del caso de la 2010-11, la anterior ocasión en la que más se había demorado el primer marcador a favor había sido en la 2015-16, cuando a la sexta fue la vencida con un 0-1 sobre el Mallorca. También en la 2011-12 el triunfo inicial se anotó en la sexta jornada, un 1-3 frente al Nàstic, aunque entonces, debido a la huelga que había obligado a aplazar la jornada inaugural, en realidad ese partido fue el quinto.

El repaso a la serie histórica arroja que, a diferencia de lo que esta ocurriendo en la actual campaña, al Huesca por lo general ha arrancado con buen pie. De las doce ligas transcurridas desde la llegada al fútbol profesional, incluyendo el paréntesis de dos años en Segunda B, en cinco se impuso a las primeras de cambio; en una, en la segunda jornada; y en dos, en la tercera. En el debut en Primera División frente al Eibar en 2018 se festejó un 1-2 y la temporada pasada se inició el camino de regreso a la élite con un 0-1 en Las Palmas.

“Algo hacemos mal para no haber ganado” reconoció Míchel Sánchez en la previa de su desplazamiento a San Sebastián y lo cierto es que las sensaciones generadas por el equipo hasta el momento por regla general no se han correspondido con los resultados, a excepción de en las dos derrotas, la del Reale Arena y la del recibimiento al Cádiz (0-2). Hasta el parón por los compromisos de las selecciones internacionales, los azulgranas habían sido capaces de atar en corto a rivales de peso como el Villarreal (1-1), el Valencia (1-1) y el Atlético de Madrid (0-0), pero se había echado algo más de contundencia en el área rival para materializar las ocasiones; especialmente en el empate a cero con el Elche. Después, la competición se reanudó con el 2-2 frente al Valladolid en el que una rápida reacción permitió equilibrar un 0-2 en contra e incluso se generaron ocasiones para el 3-2 y continuó con el 4-1 con la Real Sociedad.

El resultado contra los donostiarras tras una segunda parte para el olvido a pesar del gol de Rafa Mir que supuso el empate momentáneo nada más empezar desvirtúa todo lo anterior. La seguridad defensiva que venía mostrando el equipo ha quedado en entredicho. En un duelo que se convirtió de ida y vuelta aparecieron los errores individuales que fueron castigados sin piedad. Trece veces disparó la Real y de ellas seis fueron entre los tres palos. En anteriores compromisos, el Villarreal lo había intentado en quince ocasiones, de las que cuatro encontraron la meta y el Atlético de Madrid, aunque buscó el gol con doce tiros, solo uno de ellos estuvo cerca de llegar. El Cádiz, el Valencia y el Valladolid no pasaron de un total de cuatro percusiones y el Elche se quedó en dos.

Cualquier punto ante un Real Madrid que se presentará tras su victoria en el Clásico y enfrascado de lleno en la Liga de Campeones será bienvenido. Los de Zidane ya cayeron en su feudo ante el Cádiz y el Huesca ha demostrado ser capaz de ponerle las cosas muy difíciles a los grandes. Después, llegarán los compromisos contra el Eibar y el Osasuna. Hay que cortar la racha cuanto antes.

Etiquetas
Comentarios