Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca 0-2 Cádiz

La SD Huesca se pierde en el laberinto del Cádiz

Los azulgranas, sin mordiente, caen por 0-2 en El Alcoraz frente a un rival directo.

Todo salió a pedir de boca, pero del Cádiz, que no de la SD Huesca. En su primer partido en El Alcoraz de la temporada, el que suponía su regreso al hogar desde el logro del ascenso poco más de dos meses atrás, los azulgranas cayeron ante un compañero de viaje en la vuelta a Primera División con el que se presupone que habrá que pelear codo con codo a lo largo de todo el curso para conservar la categoría (0-2). Tras la buena imagen mostrada en el empate precedente en Villarreal, los oscenses fueron incapaces de encontrar la salida al laberinto amarillo con el que se encontraron enfrente.

Romos en ataque y lentos en la ejecución, prácticamente no inquietaron a Cifuentes, el meta de los andaluces, en todo el partido. Atrás, faltó contundencia en los dos goles que se recibieron. En el primero, de Negredo, falló Andrés en el despeje. En el segundo, del aragonés Pombo, el equipo fue sorprendido en una contra.

Las horas previas al duelo habían estado marcadas por el coronavirus. En las pruebas realizadas el viernes, se habían detectado dos positivos dentro del vestuario y el sábado hubo que volver a repetir los PCR. Los resultados descartaron más contagios y Míchel pudo disponer un once similar al de Villarreal. Las novedadades fueron Eugeni, que entró por Mikel Rico, fuera de la convocatoria por problemas físicos, y Siovas, que debutó como azulgrana tras ser fichado el miércoles pasado y que ocupó el lugar de Insua, también con molestias, pero que pudo quedarse en el banquillo.

El estilo del Cádiz es bien conocido porque son ya varias las temporadas en las que lo viene practicando. Una receta que a puro de repetirla jornada tras jornada ha llegado a dominar. Con ella logró el salto a la élite y con ella pretende conseguir la permanencia. Sus ingredientes, el orden táctico, la solidez defensiva y el aprovechamiento de cualquier oportunidad que surja para abrir el marcador.

Sabiendo todo esto puede resultar sorprendente que al Huesca se le atragantase de tal manera el partido. Como se esperaba, fueron los de Míchel los que tomaron el control del esférico, era lo que querían los dos equipos. Sin embargo, éste resultó estéril ante el muro gaditano. Para contrarrestar la presión adelantada que comenzaba con Negredo y Álex por delante de la medular, Mosquera se vio obligado a bajar a recibir para iniciar los ataques hasta prácticamente incrustarse entre Pulido y Siovas. Después entrar en la mitad del campo andaluz fue casi una hazaña. El fútbol de los oscenses, demasiado lento y plomizo como para romper las trincheras enemigas, se ahogó por el centro y solo cuando prestó atención a las bandas consiguió profundizar.

Tampoco el Cádiz generó un gran torrente de oportunidades a la contra. Tuvo dos y no las falló. A los once minutos, Negredo, su fichaje estrella, abrió el marcador. En un centro de Álex que Andrés despejó mal con la rodilla y en el que los centrales no estuvieron atentos, el ariete no perdonó.

Enfrente, la primera aproximación con algo de peligro no llegó hasta casi la media hora de juego. Una falta frontal sacada por Eugeni que Pulido cabeceó alta. Después, el capitán de los altoaragoneses volvió a probar fortuna en un córner puesto en juego por Ferreiro.

Paradójicamente, y aunque todo se estaba desarrollando según el guion visitante, fueron los andaluces los que introdujeron cambios en su once de cara al segundo acto. El central Cala, con una amarilla en su mochila, dejó su sitio a Fali, mientras que el medio Jonsson fue sustituido por Bodiger. En el Huesca, nada se movió.

El primer disparo fue para los de Cervera, un tiro cruzado de Espino que se fue desviado a varios metros del palo largo de Andrés. A pesar de esa incursión aislada, el dominio seguía siendo local, que en busca de renovar las energías, realizó un triple cambio. En el 51 entraron Sergio Gómez, Joaquín y Borja García, que vivió así su bautismo como azulgrana, y se retiraron Mir, Eugeni y Juan Carlos.

El partido se abrió algo más, y el balón comenzó a circular con más asiduidad de un lado a otro. De todos modos, costaba ver y aprovechar los espacios que se iban vislumbrando en el muro amarillo. Joaquín galopaba por la derecha, Okazaki se ofrecía, se desmarcaba, pero no contactaba con el cuero y las apariciones de Ferreiro, eran intermitentes y escasas. Quizá por ello, el cuarto cambio ordenado por Míchel fue el de Escriche por el gallego.

Las ocasiones con algo de peligro escaseaban y las pocas que hubo antes del tramo final no fueron precisamente azulgranas. Negredo soñó con el segundo de su cuenta y Salvi Sánchez cañoneó desde lejos fuerte, pero centrado. Si había de llegar un gol más éste iba a ser visitante y así fue. En una contra, Malbasic centró desde la izquierda para que Pombo cabecease pegado a la línea de gol.

El equipo intentó responder. Mosquera remató y Cifuentes detuvo ya dentro de los tres palos, eran la primera gran ocasión azulgrana de todo el partido. El árbitro consultó con el VAR y no validó el gol al considerar un fuera de juego de Pulido anterior. A partir de ahí, el partido bajó el telón.

En las dos jornadas que ya se han consumido el Huesca ha dejado razones para la esperanza, pero también ha apuntado aspectos que mejorar. Nada extraño teniendo en cuenta la fase de la temporada en la que se encuentra. Ahora llegarán dos compromisos exigentes, el Valencia y el Atletico de Madrid, y después un nuevo rival directo, el Elche.

Ficha técnica:

0 - Huesca: Andrés Fernández; Maffeo, Pulido, Siovas, Javi Galán; Eugeni (Sergio Gómez, m.52), Mosquera, Juan Carlos (Borja García, m.52); Rafa Mir (Joaquín Muñoz, m.52), Okazaki y Ferreiro (Escriche, m.73).

2 - Cádiz: Cifuentes; Iza, Cala (Fali, m.46), Marcos Mauro, Espino; Jonsson (Bodiger, m.46), José Mari (Augusto Fernández, m.64); Salvi Sánchez (Iván Alejo, m.81), Alex Fernández, Pombo; y Negredo (Malbasic, m.68).

Goles: 0-1. M.11. Negredo; 0-2. M.83. Pombo.

Arbitro: César Soto (Comité de La Rioja). Amonestó con tarjeta amarilla a los locales Pulido, Ferreiro y Siovas y a los visitantes Cala, Espino y Pombo.

Incidencias: partido correspondiente a la segunda jornada de Liga disputado en el estadio de El Alcoraz a puerta cerrada.

Etiquetas
Comentarios