Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Javi Galán, el héroe inesperado para la SD Huesca

El pacense, autor del gol de la victoria en La Romareda, está ganando en protagonismo en el tramo final del curso

Javi Galán, en el entrenamiento de la SD Huesca de este martes.
Javi Galán, en el entrenamiento de la SD Huesca de este martes.
LaLiga

Pedro López envió el esférico en largo hacia Rafa Mir tras la polémica acción entre Puado y Pulido, el control con el pecho del ariete murciano permitió que Cristian Álvarez despejase, el rechace le cayó a Galán y éste tuvo la suficiente calma como para, en vez de golpear de primeras, adelantarse el cuero para disparar con la derecha, su pierna menos buena, rubricar el definitivo 0-1 y dejar su nombre indisolublemente ligado a la primera victoria oficial en La Romareda de la SD HuescaEl protagonismo que habitualmente disfrutan el portero salvador o el delantero goleador recayó en esta ocasión en un suplente multiusos que aunque nominalmente figure en la plantilla como lateral izquierdo, Míchel también está sabiendo sacarle partido jugando más adelantado. "Me la he encontrado suelta y por suerte, con mi pierna mala, en la que no confío mucho, ha entrado", describió con sinceridad tras el partido la acción que como el mismo reconoció recordará "toda la vida" y que se convirtió en su primer gol como azulgrana.

Galán, pacense de 25 años, es uno de los cinco supervivientes que quedan en el vestuario altoaragonés de su paso por Primera División junto a Pulido, Insua, Luisinho y Ferreiro. Llegó a El Alcoraz en el mercado de invierno de la temporada pasada desde el Córdoba de Segunda División para reforzar la plantilla en busca de una más que complicada salvación, por petición del técnico Francisco Rodríguez y con el beneplácito del que era el director deportivo Emilio Vega, que ya había tanteado en verano su incorporación.

En las filas de los andaluces había pasado de ser extremo izquierdo a lateral a causa de la implantación de un sistema de tres centrales y dos carrileros. En Primera División, con Luisinho recuperándose de la rotura de ligamentos que se produjo al inicio de la campaña en la visita al Atlético de Madrid, se adueñó del perfil zurdo de la zaga convirtiéndose en un titular fijo. Ahora, en Segunda y con el luso ya disponible, sus apariciones como titular se han vuelto menos regulares.

En la liga ha participado en 26 encuentros, jugando desde el inicio en catorce. Míchel ve en él una variante a las opciones que le ofrece Luisinho; un jugador que puede incorporarse más al ataque y al que, cuando lo sitúa atrás, incluso le otorga toda la banda. Así ocurre, por ejemplo, cuando escolta a Cristo, el cual tiende a colocarse por detrás del otro delantero que haya en el terreno de juego. E incluso también considera que él y el portugués pueden coincidir. Lo visto en La Romareda no fue una novedad, sino un recurso más de los que el técnico madrileño pone en práctica. De hecho, en las últimas cinco jornadas, las que han transcurrido desde el parón, lo ha empleado en cuatro de ellas.

En ese periodo de tiempo ha quedado claro que va a ser una pieza importante en el tramo final. Solo él, Mir, Rico y Okazaki han participado en todos los encuentros.

Etiquetas
Comentarios