Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Pedro Gracia, padre y protector de los futbolistas de la SD Huesca

La figura del responsable de seguridad y la oficina del jugador se ha acrecentado como encargado del cumplimiento de los protocolos de LaLiga.

Pedro Gracia, en las instalaciones del IES Pirámide.
Pedro Gracia, en las instalaciones del IES Pirámide en una imagen del pasado viernes.
SD Huesca

Si hay una figura que ha cobrado relevancia a raíz de la crisis sanitaria de la covid-19 es la de los enlaces entre LaLiga y los clubes de fútbol. Son aquellos empleados que trasladan a futbolistas, técnicos y dirigentes las premisas emanadas desde la patronal, las clarifican y ponen en práctica para que la vuelta a los entrenamientos se desarrolle con la mayor de las normalidades y con el riesgo de contagios lo más cerca posible a cero. En la SD Huesca, el responsable es Pedro Gracia, quien se ha multiplicado en las últimas semanas para velar por el cumplimiento estricto de los mandamientos de la nueva normalidad en el deporte rey.

Incorporado a la entidad tras el ascenso a Primera División, en el verano de 2018, Gracia se había encargado hasta la fecha de la seguridad y de la oficina del futbolista. Cuando LaLiga trasladó la necesidad de nombrar a una persona que liderase el cambio se pensó en quien en estos casi dos años ha sido lo más parecido a un “padre” para los jugadores de la primera plantilla. Empezando por la definición y puesta en marcha de la fase 1 del trabajo y la realización de los test de coronavirus que anticiparon la segunda de las fases.

Pedro Gracia debió recabar la información oficial y trasladarla para “reiniciar con garantías los trabajos en las instalaciones”, explica. Los clubes de Primera y Segunda División se adentraron el pasado lunes en la fase 2, la de las sesiones de trabajo individuales sobre el césped; en el caso azulgrana, de vuelta a las instalaciones del IES Pirámide casi dos meses después de la última vez. La entidad se ha sometido ya a dos tandas de test, los días 7 y 14 de mayo y siguiendo a rajatabla las disposiciones de la patronal. Cada paso adelante conllevará nuevas pruebas médicas hasta la víspera del regreso del fútbol, que se quiere durante el fin de semana del 12, 13 y 14 de junio en el mejor de los escenarios.

Gracia, que fue asimismo concejal del Partido Popular en el Ayuntamiento de Huesca entre 2015 y 2018 y formó parte de la Fundación Alcoraz, se ha asomado durante este tiempo a las motivaciones, alegrías y dudas de los futbolistas ante una situación extraña, dura e inédita: “El jugador tiene una motivación tremenda, se encontraba en confinamiento domiciliario con las pautas de entrenamientos preparadas por el cuerpo técnico. Al pisar el verde y tocar un balón les cambia el talante, han mostrado muchas ganas por venir aunque no fuese con el tipo de trabajo que más les gusta”.

No ha detectado “miedo” por posibles situaciones de riesgo. La información proporcionada por LaLiga a los clubes se les ha trasladado en forma de charlas informativas a futbolistas y técnicos para resolver todas las dudas que pudiesen surgir y se respetan con escrúpulo las medidas de distancia social con una dinámica de accesos al IES Pirámide controlados sin agrupaciones de personal. “Precaución sí que hay, estamos todos sensibilizados con la situación pero sin ponernos nerviosos”, especifica.

En pleno desarrollo de las distintas fases del protocolo, con la puesta en marcha de la tercera a partir de este lunes 18 de mayo, se quiere que cada cambio de fase sea homogéneo para todos los clubes con independencia de las situaciones de cada zona a nivel general. Por si acaso se mantenía la segunda fase, la del entrenamiento individualizado, la SD Huesca tenía previstos los dos escenarios en cuanto se retomen las sesiones tras el descanso de este fin de semana. La principal novedad residirá en la formación de tres grupos de hasta diez futbolistas que no coincidirán en el mismo campo y con la posibilidad de que asistan a charlas técnicas a cargo de Míchel Sánchez. Solo se ausentará de esta dinámica Eugeni Valderrama debido a su lesión muscular.

“La forma de trabajar cambia mucho -percibe Pedro Gracia-, el entrenamiento individual es muy distinto en la dinámica de organización, la principal diferencia es no hay interacción con nadie”. Se trata de “algo nuevo para todos”, indica alguien que está todos los días como la figura homogénea que canaliza la información. Junto a él, LaLiga ha designado a inspectores que velan por el correcto cumplimiento de la norma. “Pese a ese nombre que se les ha asignado, la colaboración es total. Nos resuelve dudas y pequeños detalles, todo se ha agilizado y se ha formado un canal de comunicación muy bueno”, valora Pedro Gracia.

Todos los esfuerzos se enfocan en “volver en las mejores condiciones” cuando el fútbol español pida paso. La SD Huesca, por el momento, no llevará a cabo concentraciones al margen de los respectivos domicilios: “El protocolo se empezó a trabajar a finales de marzo y el paso de las semanas y los cambios en las fases le han terminado de dar forma. Seguirán igual, en sus casas y con las mismas medidas de relación social. La cuarta fase está sobre el papel pero se va adaptando con periódicas reuniones en LaLiga. Nos regimos por el protocolo de que haya concentraciones entonces”, añade.

Su llegada al club azulgrana fue un paso necesario tras el ascenso a Primera puesto que se exigía un director de seguridad exclusivo; desde entonces, ha velado por el desarrollo de los partidos en El Alcoraz y, de manera especial, por el cuidado a los recién llegados. Un padre para los futbolistas: “Busco cómo se pueden alojar en cuanto aterrizan, hoteles y alquiler de viviendas, papeleo, escolarización de sus hijos… que lleguen y su única preocupación sea la de entrenar. Echarles una mano desde el club”.

Pedro Gracia no huye de esta condición de guía para los nuevos, que ahora se traslada a velar por lo más importante que atesoran, la salud: “Tengo la suerte de que he desarrollado la actividad profesional en la docencia y la etapa de Bachiller y a veces tengo la sensación de que sigo allí. Se trata de gente joven que lleva toda la vida en el deporte y necesita asesoramiento y que cuiden de ellos. Cuando han terminado las gestiones y negociaciones con el club se quedan “solos” y se suma su familia para echarles una mano. Están agradecidos”, concluye.

Etiquetas
Comentarios