Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La SD Huesca vuelve a pisar el césped casi dos meses después

Los azulgranas han regresado este lunes a los entrenamientos en el IES Pirámide en medio de las estrictas medidas que establece el protocolo de seguridad.

En sus coches particulares, de uno en uno, ya cambiados, respetando las horas de llegada fijadas y previa superación de un control de temperatura a la entrada. Prácticamente dos meses después, los jugadores de la SD Huesca volvieron este lunes a ejercitarse sobre el césped de los dos campos del IES Pirámide, algo que no ocurría desde el 13 de marzo. La forma en la que lo tuvieron que hacer distó mucho de lo que venía siendo habitual hasta esa fecha. Siguiendo el estricto protocolo marcado para evitar posibles contagios de la covid-19 y con el fin último, si todo va bien, de poder completar a partir de mediados de junio las once jornadas que le restan al curso, entre las 9.00 y las 13.00, divididos en tres turnos y en grupos de seis, los futbolistas desarrollaron de forma individual y guardando las distancias de seguridad los ejercicios que previamente les había hecho llegar el cuerpo técnico.

A la cita estaban llamados treinta jugadores después de que oficialmente no haya trascendido ningún positivo en los test que fueron practicados la semana pasada. Así, a los 24 con los que ya se venía contando antes de que la competición se detuviese, incluido Nwakali, se han sumado desde el Ejea, filial azulgrana en Segunda División B, Hermoso, Méndez, Bardají, Molina y Peñaloza, además del juvenil Carlos Kevin. Cada grupo se ejercitó durante aproximadamente sesenta minutos siendo muy importante no retrasarse para evitar el solapamiento de las diferentes franjas horarias y dar tiempo a realizar la desinfección de todo el material entre turno y turno.

Dentro del cuadrilatero que marcan las líneas de fondo y banda casi se pudo vivir algo parecido a la normalidad. Sin embargo, bastó con mirar alrededor para comprobar que esto era más bien una ilusión. Repartidos por sectores para monitorizar la actividad se situaron los técnicos, incluido Míchel, ataviados con los obligatorios guantes y las mascarillas. Además, para hidratarse, esperaban botellas marcadas con los nombres de los futbolistas, algo que antes no era así, y, ante la imposibilidad de utilizar los vestuarios, en unas mesas dispuestas a la salida se colocaron las bolsas con la ropa que vestirán el martes y en las que deberán dejar la ya usada para ser lavada por los servicios de limpieza del club.

La parte inicial de la sesión, de algo más de un cuarto de hora de duración, constó de ejercicios relacionados con la coordinación, la movilidad y la fuerza, después los jugadores afrontaron un segundo tramo centrado en la preparación física y por último el balón fue el protagonista con diversos circuitos y con los porteros pudiendo practicar aspectos específicos de su demarcación. A tenor de las imágenes facilitadas por La Liga, -los medios de comunicación no tienen permitido el acceso por seguridad-, en los rostros de Mikel Rico, Okazaki y Mboula, entre otros, no faltaron las sonrisas. Había ganas de volver a pisar el césped después de ocho semanas confinados en las que solo en la pasada pudieron salir de sus casas para ejercitarse.

Esa transición del espacio cerrado al abierto, con el consiguiente cambio en la variedad y tipo de trabajo que implica, es uno de los aspectos que más preocupa tanto a los servicios médicos como al cuerpo técnico a la hora de evitar posibles lesiones. Por ello, la exigencia de las sesiones que se van a realizar mientras dure la fase 2 establecida en el protocolo de La Liga, y que resulta previa al trabajo en grupos reducidos, será progresiva. Hasta el viernes, los azulgranas están citados a diario en el Pirámide, el sábado y el domingo descansarán, y de cara a los siguientes siete días se espera que la planificación básica sea similar.

Etiquetas
Comentarios