Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Míchel, técnico del Huesca: “El equipo que mejor se adapte logrará su objetivo”

El preparador azulgrana ha analizado el nuevo escenario que puede llevar consigo la vuelta de la competición en verano y tras un largo parón.

Míchel Sánchez ha respondido preguntas de periodistas y aficionados.
Míchel Sánchez ha respondido preguntas de periodistas y aficionados.
SD Huesca

Cuando la vuelta a la normalidad parece un poco más cerca y la primera semana de mayo es la escogida para que los equipos de fútbol profesionales retomen el trabajo, el técnico de la SD Huesca, Míchel Sánchez, ha valorado el mes y medio transcurrido desde el abrupto final de los entrenamientos y un periodo que se abre teñido todavía por la incertidumbre. El madrileño ha respondido desde casa a preguntas de periodistas y aficionados y, asimismo, ha tenido un recuerdo especial para los sanitarios y aquellas personas que están desarrollando tareas esenciales para frenar la expansión de la pandemia o han perdido un ser querido.

La labor de entrenador durante este periodo de confinamiento se ha debido “adaptar a las circunstancias. La parte más importante del equipo es el trabajo que hagamos en el campo. No lo podíamos hacer pero todo lo demás sí. Hemos dado un plan individual a cada jugador para que lo trabaje en casa y, de esta forma, venga al reinicio de los entrenamientos de la mejor forma posible”. En cuanto a los técnicos, el madrileño ha indicado que se ha “analizado lo que hacíamos todas las semanas. Hemos tenido más tiempo para analizar los partidos que hemos jugado, hemos estudiado a los rivales a los que nos vamos a enfrentar en las once últimas jornadas”.

Además, se ha hecho un estudio individual de los futbolistas, hablando con ellos y con una labor de vídeo individual “en busca de la mejora de cada uno”. En estas semanas de anormalidad impuesta, ya que el último entrenamiento grupal se desarrolló el pasado 13 de marzo, hace un mes y medio, la actitud de la plantilla ha resultado “muy positiva” en palabras de Míchel. “Han estado siempre en contacto con nosotros, hay comunicación directa y valoramos muy positivamente el trabajo que están realizando y la paciencia con estas medidas que ha establecido el Gobierno”.

El preparador azulgrana alude a la “prudencia” para valorar las opciones de que se reanude la competición al tiempo que se espanten los fantasmas de un posible positivo por coronavirus. Para ello, los clubes se someterán a pruebas entre los días 5 y 7 de mayo como un paso previo e inexcusable a la vuelta a los entrenamientos de forma individualizada y en el IES Pirámide. “Evidentemente, lo más importante es la salud de todas las personas. Después hay un comité de expertos que está estudiando la pandemia y es el que ha de tomar decisiones al respecto. A nosotros nos toca esperar. A día de hoy, la vuelta a los entrenamientos parece que va a ser de una manera un poco individual y esperemos que a partir de ahí esa vuelta a una normalidad diferente nos pueda dar información sobre si se puede volver a competir”.

Se trata, en suma, “de una situación nueva para todos y evidentemente los que tenían que tomar de decisiones lo han hecho en base a la seguridad de todos. Si el Ministerio de Sanidad ha aprobado el protocolo para el retorno a los entrenamientos es porque lo verá adecuado a la situación que se está viviendo en este momento”. Míchel Sánchez también ha tenido tiempo durante todas estas semanas para reflexionar acerca de los factores y matices que pueden desembocar en una liga diferente, de once jornadas exprés y con la SD Huesca a cinco puntos del ascenso directo: “Lo más importante es la capacidad de adaptación que tengamos para jugar cada tres días y en unas circunstancias diferentes a las que hemos conocido. Eso será clave y psicológicamente hemos de estar preparados para afrontar un periodo de competición con un estrés muy grande en muy poco tiempo”.

El preparador también ha valorado la posibilidad de que, como propone la FIFA, se puedan llevar a cabo hasta cinco sustituciones durante unos partidos que se jugarían entre los meses de junio y julio si se cumple lo previsto. “Para el bienestar y la salud del jugador me parece una buena medida. Si se juega en verano habría que mirar el tema de los horarios, es importante. Lo de los cinco cambios no sé si es algo que ya se ha estudiado. Mejora la salud del jugador y reduce el riesgo de lesiones”, señala Míchel.

En esta corta carrera por las tres plazas de ascenso a Primera División, el técnico alude a la importancia de contar con una plantilla larga y también “competitiva” para afrontar el reto con garantías, ya que “hemos podido utilizar a muchísimos jugadores. En esta circunstancia, evidentemente es algo que no sabemos. El jugador viene de un periodo de inactividad muy grande, nunca ha estado dos meses sin tocar un balón, encerrado en su casa. Vamos a ver la capacidad de adaptación que tenemos para competir en estas circunstancias. Esperemos que nosotros seamos capaces de competir en las mejores condiciones”.

Míchel anuncia que la idea de juego será “la misma” que antes del parón, con el afán de “dominar el partido, al rival y buscar la portería contraria. Después, la competición nos pondrá en nuestro lugar. Si físicamente no estás al cien por cien para presionar al rival, tendremos que adaptarnos”. El entrenador considera que “jugar cada tres días y ver la capacidad de recuperación nos hará adaptarnos. La información la tendremos mientras se compite e iremos tomando decisiones al respecto”.

El técnico de la SD Huesca es de los que piensan que jugar sin público es “algo nuevo y que no me gusta nada. Creo que el fútbol es un espectáculo hecho para los aficionados. La pasión y la ilusión que transmiten es fundamental para desarrollar nuestro trabajo”. A Míchel le gustaría ver un Alcoraz “lleno” y “nos tendremos que adaptar. No sé si jugar local o visitante será peor, pero será totalmente diferente. Habrá que llevar a cabo un plan desde el punto de vista psicológico para afrontarlo”.

La vuelta será distinta y “once jornadas dan para mucho” ante un posible vuelco de las cosas, también porque “se va a jugar cada tres días y se viene de un proceso muy largo de inactividad. Todo puede variar, el equipo que mejor se adapte a las circunstancias dará un paso adelante y puede lograr su objetivo”. Míchel también ha tenido preguntas de aficionados y, conectando una respuesta al capítulo de los partidos a puerta cerrada, se ha referido a lo que ha “disfrutado” de todos los partidos disputados en El Alcoraz: “He visto esa unión entre jugadores y afición y es lo que más me importa”.

"Soy muy feliz aquí"

Míchel sigue teniendo presentes valores como la “humildad, ser compañeros, respeto y trabajo en equipo”. Los tiene la plantilla azulgrana y, “dentro de nuestras posibilidades, hemos traído jugadores que se adaptaban a lo que queríamos en cada posición”. La posibilidad de que siga en la SD Huesca el curso que viene -si asciende a Primera, renueva automáticamente- no tiene todavía respuesta: “Sí puedo decir que soy muy feliz aquí. Me siento muy respetado y querido y, sobre todo, tengo la confianza total del club y es lo más importante. La realización como entrenador parte de los jugadores, me siento respetado por ellos y sé que creen en mi idea”.

Su rutina como entrenador cambia en casa o a domicilio y mantiene “técnicas de relajación para visualizar el partido y buscar posibles soluciones” al margen del vídeo o el trabajo de estrategia. Da “mucho espacio” en la hora y media anterior al partido para que el futbolista disponga de su espacio "sin un exceso de información que sea contraproducente”. En los 90 minutos está “muy centrado, buscando decisiones por el bien del equipo que se plasmen sobre el terreno de juego lo antes posible”. Y seguirá sacándose el balón jugado desde atrás y controlando el juego “porque así nos ha ido bien”.

Etiquetas
Comentarios