Despliega el menú
SD Huesca

FÚTBOL

La SD Huesca no pasa del empate con el Extremadura

Después de remontar con dos goles de Okazaki y de que Álvaro detuviese un penalti, Alegría estableció el 2-2 a dos minutos para el final.

El mazazo llegó en el minuto 88. Un balón alto que Alegría envió a la red y supuso un 2-2 justo a tenor de lo visto, pero escaso para las necesidades de la SD Huesca, que ante la escasa recompensa que obtiene en sus salidas necesita atar todos los puntos posibles en El Alcoraz, más, si como es el caso del Extremadura, el rival es un conjunto metido en los puestos de descenso. Frente a los de Almendralejo, los oscenses remontaron, gracias a dos testarazos de Okazaki, el 0-1 inicial y contaron con un buen número de oportunidades, incluida una de Mir en el descuento, pero también respiraron aliviados al ver como Álvaro detuvo un penalti o cómo el VAR no validó un tanto de Lomotey.

Ahora que los de Míchel han conseguido ser peligrosos con regularidad en ataque, se muestran demasiados débiles en defensa. Son ya doce los encuentros ligueros sin dejar la portería a cero y, de ellos, en los tres últimos ha recibido dos, una sangría a la que hay que aplicar un torniquete rápidamente. El próximo sábado se repite cita en El Alcoraz y entonces conseguir los tres puntos ante el Fuenlabrada será aún más que obligatorio.

Tras la victoria con el Almería y la derrota con el Rayo, Míchel optó por tercera jornada consecutiva por repetir bloque en la alineación. La única novedad fue la reaparición de Luisinho en el lateral izquierdo, una vez recuperado de los problemas físicos que le habían dejado en el dique seco en los dos anteriores compromisos, en detrimento de Galán, que, por otro lado, estaba sancionado al no haber tenido a bien los comités de Competición y Apelación retirarle la amarilla vista en Vallecas y que hacía la quinta de su ciclo.

En el actual tramo del campeonato, el técnico madrileño está abogando claramente por un juego más directo e incisivo que el que los azulgranas venían practicando y en el que jugadores como Juan Carlos y Raba tienen mejor encaje que Eugeni o Sergio Gómez. Un nuevo credo que se vio claro desde el principio. En un pase largo Álvaro encontró a Raba que trató de ceder a Ferreiro y que, de haber llegado a buen puerto el pase, hubiese dejado al gallego frente a Casto, el meta visitante. El cambio es una evolución, no una revolución, y por eso hay cosas que no cambian. La opción preferida para la delantera sigue siendo la de un solo punta y dentro de la terna de candidatos para la demarcación, Okazaki lleva claramente ventaja sobre Mir y Cristo.

El primer remate entre los tres palos llegó en un córner. Sá logró conectar de cabeza, pero el remate fue flojo. El centro había llegado desde la derecha, banda por la que Raba tomó el protagonismo en ataque durante los primeros compases. En el minuto 14, haciendo coincidir los guarismos del marcador con los que porta en su camiseta, el público homenajeó por segunda vez en la tarde a Jorge Pulido, el capitán, que cumplía cien partidos de azulgrana, y que en los prolegómenos ya había recibido de manos del consejero delegado Manolo Torres una zamarra con ese ‘100’ en el dorsal.

Juan Carlos la puso, Mikel Rico remató y el balón se fue al larguero. El Alcoraz entonó el “¡Uyyyy!” y se atrevió a ilusionarse. Sin embargo, un lanzamiento lejano de Nono, tras un error de Sá, que supuso el 0-1 a los 18 minutos le hizo darse cuenta de que aún había mucho qué hacer para que los tres puntos se quedasen en la capital oscense.

De hecho, el golpe embraveció a los visitantes. Álvaro detuvo un cañonazo franco de Cristian y en la continuación de la acción Alegría logró cabecear sin suerte muy cerca de la línea de gol. También Pinchi pudo haber superado a Álvaro, aunque su acción llegó en un contexto diferente que en las dos anteriores. De por medio se había producido el 1-1 y cerca había estado el 2-1. Primero asistió Ferreiro desde la izquierda y Okazaki puso la cabeza donde debía para enviar el cuero a la red y conseguir su sexta diana válida de la temporada. Después, Pedro López combinó con Raba, que no pudo sorprender a Casto con su tiro a ras de césped.

El veterano lateral derecho estaba siendo capaz de proyectarse al ataque y así con un nuevo envío al punto de penalti posibilitó que Rico, solo, se relamiese pensando en su octavo tanto de la temporada. Quizá fue excesivo el tiempo para pensar y finalmente su testarazo se fue muy desviado. Poco después, se frenó en la línea de fondo y retrasó el esférico para que en la frontal del área Mosquera realizase un disparo cruzado que pasó a escasos centímetros del poste. Antes, Raba lo había intentando con una vaselina desde cuarenta metros.

La segunda parte amaneció con los locales tomando de forma decidida la manija del choque y con Ferreiro como faro en el ataque. Mandando, pidiendo, conduciendo, creando y peleando. Sin embargo, en una aproximación visitante, Luisinho forcejeó con Alegría y se pitó el penalti. El delantero visitante tomó la responsabilidad de lanzarlo, hubo protestas, la grada se enardeció y el tiro se demoró. Finalmente optó por intentarlo por el centro y Álvaro le adivinó por completo las intenciones.

Quedaba media hora, había que ir decididamente a por el partido y Míchel decidió dar entrada a Mir por Juan Carlos. El cambio, primero del encuentro, reordenó a los locales pasando a dibujar un 4-4-2. Lo justo era que el Huesca le diese la vuelta al marcador. Pedro López, de nuevo incorporado al ataque, y empeñado en dar una asistencia, volvió a centrar. En esta ocasión el lanzamiento fue muy paralelo a la cal, Okazaki estuvo listo y con esa cabeza a la que tanto partido está sabiendo sacar, firmó el 2-1. Hubo revisión de VAR escrutando un posible de fuera de juego, pero se acabó validando.

No lo hizo en cambio en un saque de falta que el visitante Lomotey remató para enviar a la red. En este caso, y tras una larga deliberación, se entendió que sí había posición antirreglamentaria. Los locales eran capaces de generar peligro adelante, pero atrás se mostraban inseguros.

A falta de un cuarto de hora se produjo el debut con la camiseta azulgrana de Jordi Mboula. El extremo, llegado desde el Mónaco y canterano del Barcelona, fue el segundo refuerzo de la SD Huesca en el mercado de invierno, pero los problemas físicos le habían complicado hasta la visita de los extremeños su concurso. El jugador pasó a ocupar el puesto de Raba.

El partido estaba siendo de ida y vuelta sin que los locales estuviesen consiguiendo domar a su contrincante, que por otro lado en las últimas jornadas había dado muestras de ser muy peligroso en los instantes finales. Así en el minuto 87, Alegría su hombre enrachado logró el que sería el definitivo 2-2. En el descuento, Mir tuvo la victoria, pero Casto lo impidió en una estirada tras la que necesitó asistencia médica y que prácticamente cerró el encuentro.

SD Huesca: Álvaro, Pedro López, Josué Sá, Pulido, Luisinho, Mosquera, Mikel Rico, Juan Carlos (Rafa Mir, 60), Raba (Mboula, 76), Ferreiro (Sergio Gómez, 82) y Okazaki.

Extremadura UD: Casto, Álex Díez, Fran Cruz, Borja Granero, Bastos, Cristian (Rocha, 92), Sergio Gil (De Groot, 74), Lomotey, Nono (Pastrana, 65), Pinchi y Alegría.

Goles: 0-1, min. 18: Nono. 1-1, min. 29: Okazaki. 2-1, min .64: Okazaki. 2-2, min. 87: Álex Alegría.

Árbitro: Sagués Oscoz (Comité Vasco), amonestó a los locales Mikel Rico (21), Pulido (67) y a los visitantes Nono (25), Cristian (51), Lomotey (75).

Incidencias: Partido correspondiente a la 30ª jornada de liga de Segunda División disputado en El Alcoraz ante 6.361 espectadores. Tarde fresca y nublada. Jorge Pulido fue homenajeado en los prolegómenos con motivo de su partido cien con la SD Huesca.

Etiquetas
Comentarios