Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Contra el Mirandés, paciencia y fortaleza mental

La SD Huesca visita a un rival que en su campo, donde solo ha perdido una vez, mantiene la pelea hasta el final y que está acostumbrado a verse con el marcador en contra. 

Okazaki cabecea un balón, durante el entrenamiento de este martes.
Okazaki cabecea un balón, durante el entrenamiento de este martes.
Verónica Lacasa

La película no es nueva, el rival de la SD Huesca marca primero y los azulgranas acaban perdiendo. De hecho, ha sucedido ya en siete ocasiones. Ante el Rayo Vallecano, el sábado pasado, se volvió a repetir con un 0-2 que hizo recuperar esos viejos fantasmas justo antes de la visita a un estadio, Anduva, donde si algo hay que tener es fortaleza mental desde el primer hasta el último minuto.

Mientras que los azulgranas todavía no han conseguido voltear un marcador adverso, lo más que han logrado ha sido el 1-1 contra el Racing que Ivi firmó en el 95, el Mirandés está más que acostumbrado a navegar en aguas turbulentas. En cinco de sus diez citas como local ha empezado por detrás y solo en una se quedó sin puntuar. Fue en la jornada dos contra el Cádiz, que finalmente se hizo con el triunfo con un penalti transformado por Álex en el minuto 89.

No es que cuando los de Míchel Sánchez reciben el mazazo ya no quede tiempo para reaccionar, ninguno de los tantos en contra encajados en las derrotas han sido tras el minuto 80, más bien esta carencia apunta a otro tipo de cuestiones que, de todos modos, parecían haberse superado, a pesar del resultado, en las dos derrotas previas a la del Rayo. Contra el Almería, el Numancia, el Albacete y el Cádiz, el marcador había sido de un negativo 1-0 o 0-1. Frente al Lugo, en cambio, los altoaragoneses consiguieron igualar un 2-0, aunque finalmente sucumbieron por 3-2. El mismo resultado se dio frente al Fuenlabrada, aunque la secuencia de dianas fue distinta. Cristo logró el 2-1 y el 3-2, que sería definitivo, pero que se alcanzó en el 77’ dos minutos después del 3-1 de José Fran mostrando capacidad de reacción.

En Anduva, los partidos tienden a ser intensos y los denominados minutos de la basura no existen. Seis goles han visto los aficionados que se acercan hasta el coqueto estadio entre el minuto 80 y el 90. De ellos tres han sido de su equipo y otros tres, del foráneo.

Mario Barco festejó en el 89’ el 2-1 con el Oviedo, que se las había prometido felices con el tanto de Ortuño a los diez minutos. En el 93’, en la jornada 9, Matheus equilibró el gol que Barreiro había conseguido para el Sporting y dos citas después, Merquelanz fue el autor, del 2-0 en el 83’ contra el Fuenlabrada, que en el descuento acortó distancias con un remate de Nteka tras el que se pitaría el final.

En el plano negativo, al margen de la derrota con el Cádiz, los de Miranda de Ebro vieron volar dos puntos en el último suspiro en su cruce con el Alcorcón. Entonces, Álvaro Rey y Matheus habían puesto la victoria en bandeja pronto para los locales. Ya en el 32’, Stoichkov había reducido distancias de penalti y en el 94’ Rui Costa atrapó un empate para los madrileños.

Etiquetas
Comentarios