Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Míchel: "No nos tiene que condicionar un mal resultado"

El técnico espera que el equipo aprenda del tropiezo con el Rayo y ofrezca "una clara respuesta a la derrota".

SD Huesca - Rayo Vallecano
SD Huesca - Rayo Vallecano
Rafael Gobantes

"Llevamos un buen camino y no nos tiene que condicionar un mal resultado". Míchel Sánchez observó el 0-2 con el Rayo Vallecano como un tropiezo del que la SD Huesca debe interiorizar las lecciones que deja para levantarse rápido y seguir adelante. "La fuerza de este equipo está en sacar conclusiones positivas de todo lo que ocurre tanto en las derrotas como en las victorias y espero que sea así", expuso el preparador madrileño, quien espera que sus futbolistas sean capaces de "dar una clara respuesta a la derrota".

El entrenador de los azulgranas distinguió dos partes muy marcadas en el desarrollo del duelo. "La primera parte ha sido más como quiere el Rayo, con transiciones, que es algo que trabaja muy bien, nosotros no hemos tenido el balón todo lo que queríamos y nos han superado en los duelos", expuso, añadiendo que "en la segunda, el equipo lo ha intentado, pero ir en casa con un 0-2 en contra ha sido una losa demasiado grande". "Ha sido un partido de alternativas, aunque siempre con el marcador a favor de ellos", resumió.

Míchel había trazado un plan para superar a los de Vallecas pero éste no salió. "Queríamos atraer su presión para encontrar el pase hacia delante y superar su primera línea. Esto había que hacerlo con el juego, no con el balón directo, como lo hemos hecho en demasiadas ocasiones y que ha sido un error", se sinceró. "En la primera parte, hemos buscado situaciones a la espalda demasiado lejos y hemos dividido el juego, lo que ha provocado que no tuviéramos las líneas juntas y que hubiera muchas segundas jugadas y duelos, lo que contra un rival como el Rayo es echar una moneda al aire", siguió su análisis.

El choque resultaba especial para el técnico al tener enfrente al que se puede considerar el club de su vida, en el que fue jugador y entrenador, y al que por primera vez se medía desde un banquillo contrario. Sin embargo, quiso restarle trascendencia. "Lo he vivido como un partido más, con la misma tensión, la misma preocupación y disfrutándolo porque me encanta el fútbol y ser competitivos dentro del terreno de juego. Había unos condicionantes extras, pero he estado tranquilo", aseguró.

Etiquetas
Comentarios