Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Dani Escriche, el triunfo del trabajo oscuro

El delantero de la SD Huesca regresó a la titularidad trece jornadas después en la victoria contra el Alcorcón.

Escriche y Ferreiro corren para celebrar uno de los dos goles azulgranas contra el Alcorcón.
Escriche y Ferreiro corren para celebrar uno de los dos goles azulgranas contra el Alcorcón.
Enrique Cidoncha

Aún no ha marcado goles, tampoco suele generar una ingente cantidad de ocasiones (en toda la liga ha firmado siete disparos), pero ha conseguido ganarse la confianza de Míchel Sánchez. Dani Escriche no es un delantero con olfato de depredador dentro del área, pero lo sabe y lo suple con disciplina, trabajo y generosidad; acumula dos asistencias. El sábado, en su primera titularidad desde la jornada cinco, volvió a aplicarse en las las labores oscuras para ayudar a la SD Huesca en la victoria sobre el Alcorcón por 0-2 en un partido en el que los focos apuntaron a otros como Eugeni, Juan Carlos o Mikel Rico.

Fue aplicado en las labores defensivas y polivalente en el ataque, una de las características que más le definen. Habitualmente parte como punta de lanza, pero es capaz de echarse hacia las bandas para abrir hueco a sus compañeros de la segunda línea.

A domicilio, las cosas no les estaban saliendo bien a los oscenses tras solo un punto sumado de los últimos doce posibles y Míchel optó por volver a modificar la alineación en busca de una fórmula que le permitiese regresar a El Alcoraz con un triunfo. Realizó tres modificaciones respecto a la semana anterior con la Ponferradina (2-0). Luisinho cogió el testigo de Galán en el lateral izquierdo, Sergio Gómez sustituyó a Cristo y, sorprendentemente, Escriche, a Okazaki.

El delantero nipón, autor de tres tantos hasta el momento, había sido de la partida durante doce jornadas consecutivas y parecía uno de los pocos elementos, junto a Álvaro, Pulido, Mosquera y Mikel Rico, intocables por el técnico. Sin embargo, en una nueva demostración de la confianza que el preparador madrileño tiene en la mayoría de sus jugadores, optó por dejar en el banquillo al ganador de la Premier League en 2016.

Al igual que Eugeni, Escriche firmó con la SD Huesca en el verano de 2018, aunque para ser cedido a continuación. Así como el tarraconense fue enviado al Albacete, con el de Burriana se decidió que permaneciese en el Lugo, al que había llegado como juvenil. Su contratación, que tuvo un coste de 500.000 euros, se entendió como una opción de futuro después de que el jugador, por entonces de veinte años, se hubiese asentado en el primer equipo de los lucenses en el tramo final  de la temporada recién acabada ayudando con dos goles y mostrando una importante progresión.

Su rendimiento el curso pasado en el Anxo Carro resultó irregular. El equipo tuvo muchos problemas para obtener la salvación, por el banquillo pasaron tres entrenadores y Escriche acabó participando en 29 encuentros con 16 titularidades y tres goles.

De cara al actual ejercicio, en las oficinas de la SD Huesca se llegó a barajar la opción de un nuevo préstamo para el atacante con contrato hasta 2022, aunque se quiso dejar que Míchel lo conociese y tuviese la última palabra al respecto. El castellonense, único delantero azulgrana durante gran parte de la pretemporada, supo aprovechar la oportunidad ganándose la confianza del técnico. De hecho, el director deportivo, Rubén García, reconoció posteriormente que su irrupción le obligó a cambiar la planificación que tenía prevista para la delantera.

Antes del inicio de la liga llegó Cristo, con una carta de presentación en la que figuraban 21 goles con el Real Madrid Castilla. Sin embargo, fue Escriche el que arrancó como titular y lo siguió siendo en cuatro de las cinco primeras jornadas, el desplazamiento a Almería se lo perdió por lesión. Con el desembarco de Okazaki, uno de los jugadores más mediáticos de la competición y que también ha convencido enormemente a Míchel, su rol pasó a ser el de revulsivo hasta que en Almendralejo, frente al Extremadura, abandonó el campo cojeando. Unos problemas en la rodilla derecha le dejaron en el dique seco durante seis partidos y, desde su vuelta a los terrenos de juego, solo había acumulado 42 minutos en cuatro apariciones. El sábado en Alcorcón tuvo ochenta minutos, una cuenta que ahora confía en seguir ampliando.

Etiquetas
Comentarios