Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

El viaje en el tiempo de Mikel Rico: 4.297 días entre sus dobletes con la SD Huesca

Los dos goles del vizcaíno al Real Oviedo encuentran su única réplica con el equipo azulgrana el 3 de febrero de 2008, en una victoria por 2-1 ante el Real Unión de Irún.

El Mikel Rico de 2008 celebra uno de sus dos goles al Real Unión.
El Mikel Rico de 2008 celebra uno de sus dos goles al Real Unión.
Rafael Gobantes

Mikel Rico se introdujo el sábado en una cápsula del tiempo y viajó casi 12 años atrás, 4.297 días, al día en que marcó dos goles para la Sociedad Deportiva Huesca. Aquel 3 de febrero de 2008 sentó el único precedente de lo que logró ante el Real Oviedo, dos tantos que ayudaron a certificar una nueva victoria en casa (3-1). Su concurso también resultó vital en aquella lejana fecha, pues gracias al vizcaíno se remontó el partido que se jugaba ante el Real Unión de Irún en El Alcoraz (2-1) y se mantuvo la condición de líder del grupo 2 de Segunda B. Unos meses más tarde se tocaría el cielo con los dedos en Écija.

Lo había rondado durante muchas jornadas y al fin se reencontró con el gol. Llevaba más de dos años sin lograrlo, pues el último en encuentro oficial databa del 30 de abril de 2017, en un 0-3 del Athletic en Balaídos. Primero, remachó a los 20 minutos una gran acción individual de Cristo González y, en el 87, tocó lo justo un centro de David Ferreiro para que el balón se introdujese en la meta de Nereo Champagne. Dos celebraciones que gritó con la misma fuerza que aquella fría tarde de febrero de 2008.

El Huesca llegaba a aquel envite de la jornada 23 como líder del grupo pero acechado por rivales directos como la Ponferradina, el Zamora o el Barakaldo. Además, con la baja del delantero Roberto García. Mikel Rico asumió la responsabilidad ofensiva para sobreponerse al gol inicial de los visitantes en el minuto 64. Primero, en el 75 con un golazo a la escuadra después de dejar atrás con su regate a un rival y, en el 84, con un gran remate de cabeza desde el punto de penalti. Los azulgranas retuvieron la segunda plaza y Rico declaró después que no había sido “su mejor partido”…

1.600 espectadores acudieron entonces al estadio y más de 6.000 aplaudieron al vasco el sábado. 4.297 días habían transcurrido entre los dos dobletes. Mikel Rico, que esa campaña jugaba cedido por el Polideportivo Ejido, anotó seis dianas y no pudo formar parte de la plantilla que se estrenó en la categoría de plata. Sí lo hizo al año siguiente, fichado en propiedad. Logró cinco goles, entre ellos el primero de la campaña en Elche y el último, el de la permanencia, en Vigo.

Aquel verano, el Granada desembolsó 600.000 euros por sus servicios y comenzó el ‘paréntesis’ de nueve temporadas hasta su vuelta a casa. Con las camisetas de Granada y Athletic logró 17 goles, siete y diez respectivamente, y con los leones el tercer doblete de su carrera profesional: el 15 de enero de 2014, en la Copa y frente al Betis en San Mamés (2-0).

Este ejercicio, Mikel Rico ejerce un papel principal en los esquemas del técnico Míchel Sánchez. De las 15 jornadas solo se ha perdido una, la victoria en Almendralejo frente al Extremadura como una manera de dosificar esfuerzos. En el resto de ocasiones, el vasco ha sido siempre titular en labores de organización en el centro del campo y siempre con peso en las acciones ofensivas del conjunto azulgrana. Sus llegadas a la meta contraria le habían hecho merodear el acierto desde antes del pasado sábado, y tras la cita con el Real Oviedo señaló que “sabemos cómo va esto, al final son dos centímetros el meterla o no. Si entra todo parece mejor, pero me quedo con que sigo teniendo ocasiones, que me caen e intento sacarlas”.

Conserva las mismas dotes de ‘todocampista’ que en aquella campaña 2008/09. Ante el Real Unión, comenzó en la media punta como resultaba habitual, pero cuando el entonces técnico Manolo Villanova realizó cambios se desplazó a la izquierda. Y cubrió el lateral cuando Ripa tuvo que ser atendido de un golpe. Y actuó de ‘nueve’ en los dos tantos.

Con Mikel Rico, la nómina de goleadores este ejercicio se ha ampliado a ocho. Dani Raba macó el tercero y se situó como máximo anotador junto a Shinji Okazaki y Juan Carlos Real; con dos se hallan Mikel Rico y Jorge Pulido, y con uno se encuentran Miguelón, Eugeni e Ivi López. El Huesca ha marcado 17 goles en 15 compromisos y ha recibido diez, con lo que esta jornada también ha mejorado el ‘golaverage’ general hasta el +7.

Etiquetas
Comentarios