Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Empate sin méritos ni sufrimiento

La SD Huesca no sale reforzada del Heliodoro Rodríguez López pero tampoco tocada pese a perder la oportunidad de colarse al fin en los puestos de ascenso directo.

Cuando la temporada haya concluido, sea cual esa el balance, nadie recordará el partido de Tenerife (0-0). El empate a cero solo dejará en la memoria el minuto y medio de vídeo que la Liga de Fútbol Profesional edita y sube a su canal de Youtube. Nada más. La Sociedad Deportiva Huesca no ha salido esta vez guapa en la foto, pero sí con la camisa bien planchada. Es decir, que no ha sufrido pero tampoco mereció mucho más que un punto en las primeras tablas a domicilio de la temporada.

Los azulgranas, de negro -que no de luto-, no han podido ganar a los últimos equipos de la zona baja a los que se han enfrentado. Ni a Racing, ni a Lugo ni a Tenerife. Tampoco es un síntoma general, pues el fútbol de los insulares es mucho más agradecido, por atractivo, que el de los norteños. El Huesca no ha emulado la actuación del Elche con los mismos actores, pero tampoco se ha deshecho como sí sucedió en el Anxo Carro. Ha tocado los instrumentos pero había pocas ganas de baile en la pista.

Míchel Sánchez ha agradecido a aquellos once futbolistas el partidazo del pasado fin de semana repitiendo nombres y plan. Pero algo se ha perdido por el camino. No la intensidad, desde luego, pero sí la afinación en los últimos metros. El empate ha sido un recordatorio, otro, de lo que cuesta sonreír lejos de casa en esta Segunda División.

Y ese puede ser, además, el hecho diferencial. De haber ganado los azulgranas se habrían plantado en el segundo puesto, en ascenso directo, justo en la jornada en la que se alcanza el primer tercio del campeonato. No supone un drama ni un paso atrás este dato, pues con 28 encuentros por delante aventurar el desenlace de todo a partir de la clasificación provisional resulta mucho más que aventurado.

Míchel ha dado minutos a jugadores que todavía resultarán claves (Sergio Gómez, Eugeni y el recuperado Escriche). Una forma de lanzar un mensaje claro: no existen intocables, ni siquiera después de la mejor actuación coral del curso. Tampoco la igualada en el Heliodoro Rodríguez López ha de espantar a nadie: sigue habiendo una ruta, un plan trazado sobre el que pivotan las esperanzas de éxito. Ni las victorias convincentes acomodan ni los empates insulsos han de hacer dudar.

Etiquetas
Comentarios