Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Míchel Sánchez prepara una “evolución” contra el Elche

El entrenador de la Sociedad Deportiva Huesca anuncia cambios para el partido de este domingo en El Alcoraz (18.00) con el fin de paliar los problemas ante el gol.

Míchel Sánchez, técnico de la SD Huesca, durante el partido en Cádiz.
Míchel Sánchez, técnico de la SD Huesca, durante el partido en Cádiz.
Paco Martín/Agencia LOF

Por revolución, la Real Academia Española entiende un “cambio violento y radical”, “brusco”. Este término se utiliza a veces en el fútbol para anotar cambios en una alineación o de esquema. Por ello, el técnico de la Sociedad Deportiva Huesca, Míchel Sánchez, ha preferido hablar este viernes de “evolución” para explicar que este domingo ante el Elche en El Alcoraz (18.00) se dispondrán retoques enfocados a la mejora en el principal debe del equipo azulgrana: la falta de gol y de profundidad. Sin entrar en detalles, el madrileño ha tejido un discurso claro; quiere un Huesca vertical e intenso, “con pasión y agresividad”.

Los dos últimos encuentros ante Racing (1-1) y Lugo (3-2) han puesto la lupa en lo que supone una constante desde la primera jornada. El afán por seguir mejorando guía los pasos del preparador, que admite que en estas citas se dio algún paso atrás, como en el orden defensivo perdido en el Anxo Carro. Por todo ello, y en una semana en la que de manera atípica se han programado tres entrenamientos a puerta cerrada, Míchel ha señalado este viernes en la rueda de prensa semanal que “hay cosas que mejorar, empezando por los resultados, y en eso estamos”.

Dentro de la tranquilidad de “hacer las cosas bien”, Míchel exige a los suyos -por momentos parecía una comparecencia más destinada a los futbolistas que a los medios- “mejorar en las dos áreas”. Y ha añadido que en defensa están “muy bien, quitando el último partido. No llevamos los números de goles que queremos. Dominamos y no generamos, esa profundidad no la hemos tenido y el primer responsable soy yo. Hay que dar una vuelta para afrontar los problemas que plantea la competición”.

Las opciones que se abren son las de “cambiar ideas de juego en cuanto algunos conceptos o jugadores. Cualquiera de las dos soluciones es buena”. Uno de los nombres que se postulan para un once, a priori, renovado es el de Dani Raba. Míchel no ha querido individualizar, tampoco con el caso del central Toni Datkovic, pero sí ha aludido a que “más que hablar de nombres hay que dar un paso adelante entre todos”.

Entiende el técnico de la SD Huesca que el equipo juega “a lo que queremos” y que “siempre hay cosas que mejorar, buscamos soluciones”. Míchel realza en este punto el papel de la afición, que ha de ser parte vital de la búsqueda del triunfo y sostén en los momentos difíciles. “Lo que quiero es que la afición sepa que queremos esa pasión y agresividad, se sienta identificada y pueda ayudarnos el domingo, que es lo más importante. Que estén enganchados y que nosotros pongamos pasión y alma y vayamos a por el rival. El Alcoraz será una olla a presión y nos ayudará a mejorar”, ha aseverado.

Míchel se siente “espectacular” en el estadio y quiere que “esa atmósfera se muestre desde el primer momento. Que los equipos vengan con la sensación de que es muy difícil sacar algo aquí. Tenemos que empezar a dar a la gente desde el primer minuto. Quiero un equipo vertical que enganche a la gente, no que solo se pase el balón”.

Otro de los aspectos que preocupan al entrenador azulgrana es el del balón parado. No tanto el de los goles encajados, tres de córner y uno de falta lateral, porque “es una cifra normal”. Sí le inquieta el dato de los 71 saques de esquina a favor sin éxito, “y en faltas laterales ocurre lo mismo. Hemos hecho hincapié en los dos aspectos. No es para generar psicosis, encajamos poco y da igual cómo. Así seremos un equipo fiable. No podemos recibir la mitad de los que llevábamos en un partido”, en alusión a Lugo.

La SD Huesca ha recibido nueve tantos en 12 jornadas y anotado doce; insiste Míchel en que no está preocupado y alude a que “hay que buscar algún culpable en la derrota”. Del Elche se espera “intensidad, sale bien por fuera y tiene jugadores para el uno contra el uno. La igualdad es máxima y los pequeños detalles echaron por la borda el trabajo de Lugo”. El entrenamiento de este viernes en el IES Pirámide ha estado marcado por la distensión y varios futbolistas (Álvaro, Pedro López, Miguelón, Pulido, Luisinho, Mosquera, Sergio Gómez, Cristo y el lesionado Insua) se han quedado en el gimnasio mientra el resto practicaba fútbol tenis.

Etiquetas
Comentarios