Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Cuando la posesión del balón no es suficiente para sumar puntos

La SD Huesca ha contado con el dominio del juego en sus cinco derrotas.

Partido entre el Lugo y la SD Huesca.
Partido entre el Lugo y la SD Huesca.
Carlos Castro/LOF

La señal durante los partidos no es precisamente un buen agüero. Cuando la SD Huesca amasa el balón en exceso y se hace con la posesión, el marcador final tiende a ser negativo. Así sucedió el sábado pasado en la derrota contra el Lugo (3-2) y en las cuatro anteriores. Si bien es cierto que el conjunto de Míchel está construido para dominar a sus rivales, y así lo ha hecho en nueve de las doce jornadas celebradas, los datos dan a entender que este control no siempre está resultando eficaz fruto quizá de la falta de contundencia en ambas áreas que el técnico azulgrana denunció en el Anxo Carro.

Tomando el porcentaje de posesión de cada choque que ofrece la La Liga y realizando una particular clasificación con esos datos se desprende que los cuatro primeros corresponden a tropiezos. Copa la tabla la visita al Cádiz de la jornada 9, saldada con un 1-0, en la que los azulgranas retuvieron el cuero el 68% del tiempo y le siguen los careos con el Albacete (65,8%), el Almería (65%) y el Lugo (63,5%). Para encontrar la primera victoria hay que bajar la vista hasta la quinta plaza, donde aparece el choque con el Málaga saldado con un 2-0, y en el que los oscenses contaron con el 62% de la posesión.

En el extremo opuesto todo son resultados favorables. Con el Girona (1-0) solo se consiguió un 47,7%; con la UD Las Palmas (0-1), un 47,5%; y con el Extremadura (0-1), un 44,5%.

En el Ramón de Carranza, fruto también del juego que practica el líder de la Segunda División, que en sus dos últimos compromisos no ha llegado ni al 30%, fueron los de Álvaro Cervera los que conscientemente se echaron hacia atrás cediendo la iniciativa a los azulgranas y esperando su oportunidad, que llegó en el minuto 55 tras un fallo visitante que Lozano no desaprovechó. Mientras, tanto con el Albacete, como con el Almería y con el Lugo, los altoaragoneses se vieron obligados a remar contracorriente desde muy pronto frente a rivales exoneraros de disputar el balón. Susaeta adelantó a los manchegos de penalti en El Alcoraz en el minuto tres, un tanto que acabó siendo el único y definitivo. En el Juegos del Mediterráneo Sekou Gassama marcó en el 4’ y de nuevo ya no hubo más variaciones. Y en el Anxo Carro José Carlos aprovechó un rechace para batir a Álvaro en el 9’.

En el quinto encuentro saldado con derrota, el del desplazamiento a Soria, la SD Huesca contó con un 58,9% de posesión. En él, tras una primera parte de dominio visitante, en la segunda, más abierta, Escassi consiguió el 1-0 en el 79’.

Más allá de los guarismos del marcador, el dominio del esférico en las derrotas no siempre se ha visto traducido en otros aspectos como un mayor número de remates que el rival. El Almería percutió en once ocasiones por ocho de sus oponentes, los mismos intentos realizó el Huesca frente al Cádiz, por los trece que firmaron los gaditanos.

A este respecto, al Albacete le cayó encima una lluvia de veinte disparos encima, aunque ninguno acabó dentro de los tres palos. La precipitación en el Anxo Carro llegó a 18 siendo Ander Cantero batido en dos ocasiones y contra el Numancia ninguno de los trece intentos tomó la dirección correcta. Curiosamente, en estos tres casos el número de disparos en contra fue el mismo, ocho.

Etiquetas
Comentarios