Despliega el menú
SD Huesca

SD Huesca

Lugo, un escenario especial para la SD Huesca

Pulido y Ferreiro regresan el sábado al Anxo Carro como los dos únicos jugadores de la plantilla que logró allí el ascenso que continúan como azulgranas.

Celebración del ascenso de la SD Huesca en Lugo.
Celebración del ascenso de la SD Huesca en Lugo.
Rafael Gobantes

"La noche anterior dormimos en casa y viajamos en el mismo día en avión junto a los aficionados que nos acompañaron. Tenía nervios antes de empezar, pero una vez que entré en el campo me sentí tranquilo". Jorge Pulido regresa el sábado al Anxo Carro, el estadio del Lugo, donde el central toledano rubricó con un gol el mayor éxito alcanzado hasta la fecha por la SD Huesca, el ascenso a Primera División. Tanto para él como para Ferreiro, el partido tendrá unas connotaciones en lo sentimental que lo diferencia de cualquier otra jornada de liga. Dos temporadas después de tocar el cielo, ellos dos son los únicos componentes de aquella plantilla que continúan como locales en El Alcoraz. "Es lo máximo que he conseguido en mi carrera, no se me olvidará en la vida", reconoce al ser cuestionado por aquella noche Ferreiro, que además, antes de vestir la camiseta azulgrana defendió la de los lucenses.

Aquel encuentro, correspondiente a la jornada 40 del curso 2017-18, se disputó en lunes. A él, el Huesca llegó como segundo clasificado con cuatro puntos de ventaja sobre el Sporting, tercero y que el viernes anterior había caído en Tenerife por 1-0 abriendo las puertas matemáticas del cielo a los altoaragoneses. La victoría les daría el salto de categoría.

"Era nuestra primera bala para subir a Primera División, había sensación de seguridad, de que lo íbamos a conseguir, pero también un poco de miedo por no decepcionar a la gente que nos había acompañado", reconoce Pulido, haciendo referencia a los alrededor de 400 hinchas que se desplazaron, y quien también apunta que "si no lo hubiésemos conseguido en ese momento, hubiese sido en cualquiera de los otros dos partidos que quedaban"; tal era el grado de confianza que tenía el bloque dirigido por Rubi.

El partido se puso pronto de cara y a los seis minutos Gallar adelantó a los visitantes en una jugada en la que también participaron Moi Gómez y Ferreiro. El de Orense realizó media hora después un centro raso que Pulido, incorporado al ataque, no desaprovechó para establecer el definitivo 0-2. "Tuve la suerte de poder marcar el gol del ascenso", subraya el actual capitán de los altoaragoneses. "Todas las temporadas suelo lograr alguno, pero en aquella aún no lo había conseguido", rememora.

Llegaron las celebraciones y después el duro paso por Primera División en la campaña pasada, una experiencia que Ferreiro valora porque "todos apoyamos y fuimos uno" haciendo referencia a la comunión con la grada. Trece de los héroes del ascenso iniciaron la aventura de la élite, por el camino se cayeron Brezancic y Sastre, y tras consumarse el descenso dijeron adiós Melero, Cucho, Chimy, Santamaría, Akapo, Gallar, Moi Gómez, Aguilera y Camacho. "Solo quedamos dos jugadores, hacer una plantilla, un grupo nuevo, cuesta", resalta Ferreiro, que está cumpliendo su cuarto curso en El Alcoraz.

Curiosamente, enfrente se encontraba un rival que ahora es compañero, Escriche. "Hemos hablado con él de ese partido y de cómo está el Lugo ahora", reconoce Pulido porque, aunque el recuerdo de aquel 21 de mayo de 2018 todavía esté vivo en la memoria de sus protagonistas, el fútbol es siempre presente. "Va a ser un partido difícil, en la última jornada empataron con el Almería y esperamos algo parecido, en su casa están perdiendo y, aunque es un campo que se nos da bien, querrán dar una alegría a la afición", señala Ferreiro. En clave de futuro, su compañero se aventura a hablar por los dos: "Ambos queremos seguir en el Huesca por muchos años".

Etiquetas
Comentarios