Despliega el menú
SD Huesca

SD Huesca

Míchel: “Contra el Málaga va a ser un partido de máxima rivalidad”

El técnico de la SD Huesca considera a su próximo contrincante, un conjunto que “puede dar un paso adelante y estar arriba”.

Míchel Sánchez, durante la rueda de prensa previa al choque con el Málaga.
Míchel Sánchez, durante la rueda de prensa previa al choque con el Málaga.
Rafael Gobantes

Tercer encuentro en ocho días y de nuevo contra un rival con nombre. Tras superar al Girona y caer con el Cádiz, el domingo la SD Huesca recibe al Málaga (20.00) en un partido que Míchel Sánchez calificó este viernes como de “máxima rivalidad”. “Puede parecer que vienen en malas condiciones, pero no es así”, señaló el técnico azulgrana de los andaluces, 19º con ocho puntos, el último sumado el jueves ante el Real Zaragoza haciendo “un muy buen partido en el que hasta el minuto noventa tuvieron opciones de victoria”. Por ella considera que “pueden dar un paso adelante para estar arriba”. “Nuestro máximo rendimiento es el que nos puede llevar a ganar el partido”, advirtió.

El Málaga, con problemas económicos y unos últimos meses convulsos, tan solo ha conseguido una victoria y acumula cuatro empates en sus últimos cinco compromisos. “Es un equipo bien trabajado, que juega con un 4-1-4-1, que se junta muy bien, que cuenta con buenos jugadores por fuera para salir a la contra y con un punta de referencia que se las queda”, describió a los de Víctor Sánchez del Amo.

El tropiezo en el Ramón de Carranza, de nuevo por 1-0, sigue muy presente en la mente de Míchel, aunque asegura que ve al grupo “bien”. “Es verdad que todavía no hemos podido remontar en ningún partido, pero pensamos que hacemos muchas cosas bien para que pueda suceder”, se sinceró, añadiendo que “tenemos la sensación de que nos falta concretar el dominio algo más”. “Hay ocasiones, pero debemos ser un equipo más peligroso”, se planteó como meta.

A este respecto, tras nueve jornadas, los azulgranas marchan cuartos con quince puntos tras haber cantado siete goles y haber recibido cinco, los que menos de Segunda División. Aún así, según los datos que maneja el cuerpo técnico esas cifras no son suficientes. “Atendiendo a los últimos años en la competición, la diferencia de goles es la que te marca la posición, ahora mismo tenemos un +2, que no es suficiente para el ascenso directo”, analizó. “La diferencia de goles es donde está el ascenso”, recalcó, por eso “hay que marcar más goles”.

Para tratar de cambiar esta circunstancia, Míchel le está dando vueltas a posibles soluciones, aunque no pasan por un cambio de sistema. “Puede haber momentos en los que al jugador le haga falta que yo tome una decisión respecto a variar la forma de jugar, pero creo que con nuestra idea se puede seguir siendo competitivo aunque vayamos con el marcador en contra”, expuso. Al fin y al cabo se siente reconfortado por cómo vienen jugando sus hombres. “A la gente no le gusta perder, pero tengo que estar satisfecho después de ver a mi equipo en el Ramón de Carranza ser capaz de dominar como dominó durante 60 minutos y disfrutar de cómo los jugadores han entendido qué es lo que queríamos hacer”, explicó remitiéndose al cruce con el Cádiz en el que los altoaragoneses tuvieron el control hasta encajar el gol de Lozano.

Como ha sido la norma a lo largo de todo lo que se lleva de curso, el domingo volverá a ver cambios en el once inicial, aunque en este caso el abanico entre el que elegir con el que cuenta el preparador madrileño ya no es tan amplio. Luisinho estará sancionado, Doukouré, Raba y Escriche se encuentran lesionados y, aunque seguramente recupere a Seoane, hay ver la evolución de Datkovic, con una lumbalgia. “Necesitamos a todos para aumentar el nivel de la plantilla”, se sinceró.

Etiquetas
Comentarios