Despliega el menú
SD Huesca

SD Huesca

La SD Huesca brilla y sufre ante el Girona

Un gol de Okazaki da los tres puntos a los azulgranas frente a un rival directo en un partido en el que tras una gran primera parte hubo que defender el resultado en la segunda.

Huesca-Girona

Una primera parte para enamorar y otra en la que hubo que atarse bien las botas y sufrir. La SD Huesca logró en El Alcoraz una victoria de prestigio que le reafirma como aspirante a todo. Frente a otro recién descendido como el Girona, los azulgranas consiguieron sumar los tres puntos para mantenerse en la zona alta y alejar a su oponente (1-0).

El plan diseñado por Míchel se llevó a cabo durante muchos de los minutos desarbolando a un contrario que solo afloró cuando las fuerzas de los locales aflojaron. Jugadores como Sergio Gómez, Okazaki, Sá o Ferreiro confirmaron su clara línea ascendente y por segundo encuentro consecutivo se consiguió dejar la portería a cero.

Míchel apostó por una línea continuista en su once inicial con respecto al que se había impuesto en la anterior jornada al Extremadura (0-1). Solo hubo un cambio, Eugeni dejó su sitio a Mikel Rico, que volvió a ser de la partida después del lapso de Almendralejo. La modificación hay que entenderla dentro de los ajustes que al técnico le gusta a hacer en función del estado de forma de sus piezas y de las circunstancias del rival. En esta ocasión, ante un oponente que se había declarado decidido a disputarle la posesión, optó por introducir más potencia física en su medular.

Con Álvaro bajo los palos, en la defensa se armó una línea de cuatro con Miguelón en el lateral derecho por segundo encuentro consecutivo y Luisinho en el izquierdo, y con una pareja que se empieza a consolidar en el eje de la zaga, Josué Sá y Pulido. En el centro del campo, junto a Rico, se situaron Juan Carlos y Mosquera, en la punta del ataque, Okazaki y en los extremos, dos que, a expensas de que se recupere Raba, también parecen ya fijos, Ferreiro y Sergio Gómez, aunque con la salvedad de que de inicio se intercambiaron las bandas. El gallego se colocó en la derecha y el catalán en la izquierda. Era un matiz al juego que venían proponiendo los altoaragoneses que resultó todo un acierto.

Enfrente se encontraron con dos caras muy conocidas, Gallar y Samu Saiz. El primero llegó a marcar el gol inaugural del curso para los oscenses en el 0-1 contra Las Palmas antes de cambiar de aires y el segundo fue pieza básica para que se clasificasen para los ‘play offs’ en el curso 2016-17.

La equilibrada batalla que se esperaba no fue tal en la primera parte. Los locales se hicieron desde el principio con el control interviniendo todas las líneas de pase del Girona. Cada vez que uno de los visitantes intentaba encontrar a un compañero, aparecía un rival. Solo con ramalazos los de blanco y rojo lograron sacar tímidamente la cabeza en alguna que otra ocasión.

Con el balón completamente dominado, la SD Huesca dotó de un ritmo a su fútbol que solo el visto ante el Deportivo se le ha acercado hasta la fecha. La primera gran oportunidad se produjo a los diez minutos. Sergio Gómez centró y el balón llegó al corazón del área donde Ferreiro, con un escorzo, remató entre los tres palos sin conseguir sorprender a Juan Carlos.

El otro Juan Carlos que había sobre el terreno de juego, en este caso el azulgrana, inició la siguiente jugada reseñable. El coruñés combinó con Sergio Gómez y la joven perla encontró a Mikel Rico, que tampoco pudo afinar bien su disparo.

La galopada de la tarde la protagonizó un motivado Okazaki arrancando en su mitad del campo y llegando a forzar un córner. El saque de esquina culminó con un centro de Ferreiro que se paseó por la línea de gol, pero que no encontró ni la cabeza ni los pies de ningún atacante.

La SD Huesca creaba de múltiples formas, combinando, centrando, rompiendo en uno contra uno... Al duelo solo le faltaba lo que prácticamente todos los presentes en El Alcoraz deseaban, el gol. Y este acabó llegando y de qué manera. 

A dos minutos para el descanso, Ferreiro cabeceó el esférico, Okazaki controló con el pecho de espaldas y lo rompió a la media vuelta sin dejarlo caer. No podía tener mejor manera de inaugurar su cuenta de dianas el nipón en el que era su quinto encuentro con la elástica del Huesca.

Tras la reanudación los catalanes intentaron avanzar, abrieron huecos y el Huesca aún lo vio más claro. Pulido rozó el 2-0 en la culminación de una falta. Juan Carlos disparó desde fuera del área, aunque demasiado centrado, y, a continuación, facilitó mucho las cosas tanto a Ferreiro como a Sergio Gómez, pero ninguno de ellos agradeció el servicio con una diana.

De todos modos, enfrente estaba uno de los pesos pesados de la categoría, el conjunto con mayor límite salarial sin ir más lejos, con nombres como el de Stuani, autor hasta ahora de cinco goles, y no convenía confiarse. Gallar se elevó para buscar un balón alto, pero no lo golpeó bien. El extremo había pasado desapercibido en su vuelta a Huesca y fue uno de los sacrificados en el doble cambio ofensivo que introdujo Unzué en el 57’ dejando su sitio a Marc Gual. También ingresó Granell y se retiró Diamanka.

El gol se paseó por la portería de Álvaro y sin solución de continuidad Mojica tocó el cuero lo justo en su portería para estrellarlo en el palo. El partido estaba abierto con constantes idas y venidas y en el centro del campo local se hacia necesario la introducción de aire fresco. El desgaste había sido importante, Míchel se dio cuenta y dio entrada a Eugeni por Mikel Rico deshaciendo la apuesta inicial.

El Huesca se defendía de las acometidas del Girona, que incidía por la izquierda llegando hasta el fondo y centrando, a la vez que trataba de estirarse. Ferreiro condujo una contra en la que tuvo varias opciones de pase, pero en la que al final optó por un poco intencionado golpeó desde la frontal.

Unzué dio paso a Soriano. En el banquillo de al lado la reacción fue que Ferreiro entregase el testigo a Galán. Restaba un cuarto de hora, el equipo se reordenó atrás con un 4-4-2 y se dispuso a mantener el pulso y a esperar su momento. Galán galopó, se la envió a Okazaki y cuando ya se cantaba el 2-0 el guardameta visitante apagó el grito. Todavía le quedaba un cambio al Huesca y este fue el de Seoane por un Sergio Gómez ovacionado.

El Girona, que sigue sin saber lo que es puntuar lejos de Montilivi, siguió intentándolo e incluso Soriano marcó en un córner, pero el tanto fue anulado tras la revisión del VAR. Se añadieron cuatro minutos inocuos, el marcador ya no se movió.

La liga no se detiene. El miércoles la SD Huesca afrontará la visita al Cádiz, otro de los equipos punteros.

Ficha técnica 

SD Huesca: Álvaro, Miguelón, Josué Sá, Pulido, Luisinho, Mosquera, Mikel Rico (Eugeni, 67), Juan Carlos, Ferreiro (Galán, 74), Sergio Gómez (Seoane, 85) y Okazaki.

Girona FC: Juan Carlos, Aday, Alcalá, Juanpe, Mojica, Diamanka (Granell, 57), Jozabed (Soriano, 73), Samu Saiz, Gumbau, Gallar (Gual, 57) y Stuani.

Gol: 1-0, min. 43: Okazaki.

Árbitro: De La Fuente Ramos (Comité castellanoleonés). Amonestó a los locales Mosquera (75) y Galán (90), y a los visitantes Diamanka (47), Gumbau (58), Alcalá (62) y Stuani (90).

Incidencias: Partido de la octava jornada de liga de Segunda División disputado en El Alcoraz ante 6.586 espectadores, doscientos de ellos visitantes. Tarde calurosa.

Etiquetas
Comentarios