Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Dani Raba, el atacante que no entiende de categorías

El azulgrana ha marcado goles a sus 23 años en Tercera, Segunda B, Segunda, Primera, Copa del Rey y Europa League.

Daniel Raba, en el partido contra el Deportivo
Daniel Raba, en el partido contra el Deportivo
Pablo Segura

Habían pasado ya cuatro minutos del 45 en El Alcoraz en el partido que midió el domingo a la SD Huesca con el Deportivo, Pulido lanzó el balón en largo hacia el área, Somma cortó el envío de cabeza, Mikel Rico y Shibasaki pugnaron por él y, sin que todavía el esférico hubiese tocado el césped, Raba decidió ejecutar una volea desde la frontal para introducirlo por la escuadra derecha de la meta defendida por Dani Giménez. Fue el 2-0, la guinda a una gran primera parte de los oscenses en un partido en el que acabaron imponiéndose por 3-1 y una magnífica tarjeta de presentación del atacante cántabro ante la que va a ser este curso su afición.

Raba es una de las caras nuevas llegadas a El Alcoraz con la misión de mostrarse diferencial. A sus 23 años, tiene ya experiencia en Primera División, en la que debutó en noviembre de 2017 de la mano del Villarreal, club que lo ha cedido a la SD Huesca hasta el final de la temporada para que tenga minutos y siga progresando. Puede jugar tanto en el área como en la media punta y los extremos. Es zurdo, aunque Míchel Sánchez lo está empleando por la derecha en estas primeras jornadas de liga.

El tanto con los gallegos, primero de su cuenta como azulgrana, supone también su estreno como goleador en Segunda División, circunstancia en cierto modo curiosa. El santanderino, que de todos modos nunca ha obtenido grandes cifras de cara a la portería rival, hasta la tarde del domingo ya sabía lo que es marcar en Tercera, Segunda B, Primera División, Copa del Rey y Europa League.

El submarino amarillo lo incorporó a su cantera en 2014. Con el Villarreal C, donde coincidió con uno de sus actuales compañeros, Miguelón, anotó tres tantos en su primer curso en Tercera División y en el siguiente elevó sus dianas hasta seis.

En la 2016-17 pasó a integrar el Villarreal B logrando un gol en su ejercicio inaugural en la categoría de bronce. El siguiente lo arrancó como miembro del filial, pero pronto se hizo con un hueco en el primer equipo convirtiéndose en un habitual con el paso de los meses para el técnico Javier Calleja. Marcó en la fase de grupos de la Europa League frente al Astana y en los octavos de final de la Copa del Rey contra el Leganés. En Primera División, en la que se vistió de corto en 21 jornadas, festejó dos aciertos frente al meta rival, el primero en la jornada 14, también con el Leganés delante, y el segundo en la 32 en casa del Sevilla.

Ya en la última temporada su protagonismo decayó disputando ocho partidos de liga. Aún así fue capaz de conseguir un gol en Europa contra el Rapid y en la Copa del Rey con el Almería,

A la SD Huesca llegó el 5 de agosto antes de que se iniciase el segundo ‘stage’ de pretemporada en La Garrocha. En su primer amistoso el técnico Míchel Sánchez, que busca en él intensidad, capacidad de desborde y que tenga una buena conexión con el delantero, le dio la titularidad en el campo del Olot como único punta. Justo antes de llegar al descanso acarició el gol, pero el balón se acabó estrellando en la madera.

Tendría que esperar dos días para saber qué es lo que se siente festejando una diana con la camiseta de la SD Huesca y lo hizo, además, por partida doble. Ocurrió en Montilivi, en la visita al Girona. El técnico de los altoaragoneses decidió emplearlo ya como extremo derecho y éste cumplió con creces. En el 27 aprovechó un rechace del cancerbero Juan Carlos a tiro de Miguelón para abrir el marcador y en el 65 no perdonó gracias al pase que le facilitó Escriche para establecer el definitivo 0-2.

El domingo pasado, a pesar de firmar uno de los tantos de la jornada, quiso centrarse en el colectivo. “El gol ha salido en el momento, ha servido para ayudar al equipo y estamos muy contentos”, manifestó.

Etiquetas
Comentarios