Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La SD Huesca se adapta a la Segunda División

La apuesta por la juventud y la búsqueda de jugadores en propiedad guía los primeros pasos del nuevo proyecto azulgrana para la categoría de plata.

Míchel Sánchez, este miércoles en la sala de prensa de El Alcoraz.
Míchel Sánchez, durante su presentación en la sala de prensa de El Alcoraz.
Rafael Gobantes

En una de sus primeras declaraciones de intenciones para este verano, la Sociedad Deportiva Huesca apuntó hacia la intención de fichar “jugadores anímicamente altos. Que entienda la categoría y el club, sepan afrontar situaciones complicadas y ganen por alma algún partido. Gente ejemplar. Sabemos que se va a lograr. Es importante firmar jugadores de la categoría y anticipar por dónde va el hambre y el futuro”. De momento, los fichajes ya oficiales del portero Álvaro Fernández y el extremo Joaquín Muñoz presentan elementos comunes y abunda en la línea que persigue el club en su regreso a la categoría de plata.

Los dos suponen una apuesta por la juventud, con los 21 años del guardameta y los 20 del mediapunta, y llegan en propiedad. A lo largo de las semanas que restan hasta el cierre del mercado habrá cesiones; para empezar, la de Jaime Seoane por el Real Madrid. Pero la intención de la dirección deportiva que encabeza Rubén García es la de sumar efectivos que compongan un bloque para muchos años e incluso para un eventual regreso a Primera. Álvaro, criado en Osasuna aunque incorporado del Mónaco francés, y Joaquín, una de las más brillantes irrupciones de la cantera del Atlético de Madrid en los últimos años, representan este perfil. El primero con un contrato de tres cursos y el segundo, de cuatro.

Las ventas de Enric Gallego al Getafe y Gonzalo Melero al Levante, sumadas al porcentaje que se recibirá por el fichaje de Chimy Ávila por Osasuna, generarán un primer balance positivo de ingresos que, insisten desde el club azulgrana, se utilizará “con cabeza”. Ni el presupuesto en Segunda División ni el techo salarial, que conlleva una exhaustiva vigilancia por parte de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), van a llevar a la SD Huesca a “derrochar” en las próximas semanas. Sí se seguirá ahondando en la búsqueda de jugadores que se incorporen en propiedad, como sucederá con Mikel Rico.

Esto supone un cambio de paradigma respecto a la pasada temporada, en la que buena parte de las llegadas tuvieron lugar bajo la fórmula del préstamo. El verano pasado se incorporaron cedidos Werner, Etxeita, Insua, Semedo y Longo, además de seguir de este modo Moi Gómez, Chimy Ávila y Cucho Hernández. Y se fichó a Jovanovic, Miramón, Luisinho y Gürler. Se hizo lo propio con Eugeni, Dani Escriche, Toro y Peñaloza, que salieron cedidos y no llegaron a debutar con el primer equipo.

De las dificultades propias para un conjunto recién ascendido para desenvolverse en un mercado de élite se pasa ahora a una posición preferente dentro de la categoría de plata, con uno de los presupuestos mayores y el colchón que suponen la ayuda por el descenso y los derechos televisivos.

Esto facilitará la construcción de una plantilla potente. Frente a la todavía escasez de efectivos, la SD Huesca invoca el dar pasos en firme y no precipitarse. En este momento, Míchel Sánchez puede comenzar el lunes la pretemporada con 13 futbolistas que podrían seguir en la primera plantilla al final del verano, una cifra similar a la de otras ocasiones.

El conjunto azulgrana acometerá la reforma más profunda en una plantilla desde el descenso a Segunda B en el curso 2012/13. Entonces, como ahora, la presencia de futbolistas del anterior proyecto resultó poco más que testimonial. Con la salida de referentes como Gonzalo Melero, Chimy Ávila, Juanjo Camacho, Juan Aguilera, Cucho Hernández, Roberto Santamaría o Moi Gómez o Carlos Akapo, la SD Huesca se ve obligada a encontrar nuevos estímulos, futbolistas de calidad y carismáticos que respalden el liderazgo que ejercerán Pulido, Ferreiro o Gallar.

Etiquetas
Comentarios