Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

La dificultad de regresar a la primera

Ninguno de los equipos descendidos a Segunda las dos últimas campañas ha regresado al año siguiente, un reto que la SD Huesca afronta con prudencia.

SD Huesca- Rayo Vallecano
Partido disputado entre la SD Huesca y el Rayo Vallecano la pasada campaña en El Alcoraz. 
Pablo Segura

Esta temporada recién concluida en Segunda División se ha vuelto a cumplir la máxima que subraya la dificultad de regresar a Primera para los equipos recién descendidos. El Deportivo de La Coruña, el único club que disponía de la oportunidad de lograrlo, cayó ante el Mallorca en el desenlace de la fase de ascenso y repetirá en la categoría de plata junto a Málaga y Las Palmas, los otros dos conjuntos que descendieron un peldaño y no han conseguido regresar. Sí lo han logrado los bermellones, Osasuna y el Granada. Estos dos últimos, tras un primer intento fallido. 

La Sociedad Deportiva Huesca enarbola un mensaje prudente, consciente de la dificultad que supone retornar a lo más alto en una liga repleta de equipos potentes en la que no siempre se impone el más poderoso económicamente. Lo prioritario, afirma la entidad, es armar un bloque potente y equilibrado que sepa adaptarse y competir con las mayores garantías posibles.

En lo que va de siglo, solo nueve equipos lo han conseguido en las 19 temporadas que han transcurrido. Y tres de ellos, Real Zaragoza, Betis y Levante, en dos ocasiones. Esto supone un 21 % del total. El Huesca, el Rayo Vallecano y el Girona tratarán de revertir la estadística con la fuerte oposición de equipos históricos con sed de élite como Real Zaragoza, Deportivo, Málaga, Cádiz, Las Palmas, Oviedo, Sporting de Gijón, Albacete, Elche, Tenerife, Numancia…

Los azulgranas vuelven a la categoría de plata como un club de referencia en lo deportivo y saneado económicamente. Lo que tampoco garantiza nada. El ejemplo más claro y reciente es el de un Mallorca que ha dado un doble salto, de Segunda B a Primera, en dos campañas y que presentaba el séptimo presupuesto más alto de Segunda División, algo menos de 17 millones de euros con unas pérdidas en el capítulo de gastos de unos 3,7 millones que compensará sobradamente en la élite. Los oscenses lograron el mayor éxito de su historia con unos 8 millones de presupuesto.

Sin embargo, proyectos potentes como los de Málaga, Deportivo o Las Palmas han corrido peor suerte pese a contar con una superioridad económica clara respecto a sus rivales directos. Osasuna y Granada, que parecían contar con todo a su favor la temporada pasada, han debido aguardar a esta con unos recursos menores pero mejor administrados.

Para otros, la espera ha sido todavía más prolongada. El Numancia iniciará su undécimo curso consecutivo en Segunda División, el Real Zaragoza y el Tenerife el séptimo, el Real Oviedo y el Almería el quinto… El Alcorcón jugará en plata por décima ocasión seguida y el Lugo por octava en busca de un sueño nunca antes alcanzado. Los blanquillos lograron regresar a las primeras de cambio en el ejercicio 2002-03 y en el 08-09. En el primer caso, con Paco Flores en el banquillo y la eclosión de Cani sobre el verde; en el segundo, tras dos derbis aragoneses y Marcelino García Toral a los mandos.

Otro factor que subraya la imprevisibilidad de la categoría es el desenlace de las fases de ascenso. El Huesca subió como segundo clasificado tras el Rayo y el Valladolid, como quinto. La misma plaza que ha ocupado un Mallorca que contó con el factor campo a su favor en la eliminatoria con el Deportivo porque este fue sexto en la liga. No siempre el tercero, a priori el favorito, lo tiene tan sencillo. Desde que se instauró el ‘play off’, en la temporada 2010-11, han ascendido a Primera Valladolid, Almería y Getafe como terceros, Las Palmas como cuarto, Granada, Valladolid y Mallorca como quintos, Osasuna como sexto y Córdoba como séptimo.

Etiquetas
Comentarios