Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

El Huesca decidió destituir a Lasaosa el día de su detención

El órgano de supervisión y control del club acordó en una reunión extraordinaria proponer al consejo de administración el cese del mandatario.

Agustín Lasaosa, presidente del Huesca, detenido.
Agustín Lasaosa, presidente del Huesca, detenido.
Pablo Segura

La detención de los que eran su presidente, Agustín Lasaosa, y su jefe de los servicios médicos, Juan Carlos Galindo, el 28 de mayo dentro de la Operación Oikos, que investiga una supuesta trama de amaño de partidos vinculada con las apuestas, obligó a la SD Huesca a actuar con rapidez para dar respuesta a una crisis de primera índole. Ese mismo día, el órgano de supervisión y control del club, en una reunión cuya acta aparece en el sumario de la investigación y en la que tomaron parte vía telefónica el director general Josete Ortas, el ahora consejero delegado Manuel Torres, el director financiero Carlos Laguna y María Hernández, en calidad de secretaria, decidió proponer al consejo de administración "el cese como presidente y consejero delegado y la suspensión temporal como miembro del consejo" del que desde julio de 2016 venía siendo su máximo mandatario. Igualmente, y también "hasta que se esclarezcan los hechos objeto de investigación", se optó por solicitar la "la suspensión de las funciones del jefe de los servicios médicos".

Los acontecimientos habían tomado por sorpresa a todos sus protagonistas. No en vano, el día anterior Lasaosa había participado en Madrid en una reunión junto a Ortas, el consejero José Antonio Martín ‘Petón’ y el director deportivo Rubén García en la que se trataron temas referentes a la planificación deportiva de la próxima temporada. Sin embargo, pocas horas después se había visto arrestado y la Policía había registrado tanto su casa como las oficinas del club al estar siendo investigado por organización criminal, corrupción entre particulares y blanqueo de capitales quedando incluida, además, en el caso como persona jurídica a la SD Huesca.

Hasta tomar esa decisión, el órgano de control analizó todo lo sucedido y la información de la que disponía. Torres explicó que había asistido en su condición de abogado a Lasaosa en comisaría, pero que no asumiría su defensa. También expuso que, al estar decretado el secreto de sumario, más allá de los delitos que se les atribuía, desconocía los hechos concretos por los que estaban siendo investigados el presidente y Galindo y comunicó que se había producido una reunión extraordinaria del consejo de administración tras la que se había emitido un comunicado en el que el club ofrecía su plena colaboración con la Justicia y en el que se señalaba que no había participado en ninguna actividad irregular.

Respecto a la implicación como persona jurídica, manifestó que la entidad no tenía conocimiento alguno de que estuviese siendo investigada, más allá del comunicado que emitió el Tribunal Superior de Justicia de Aragón en el que se reseñaba esa circunstancia. Por otra parte, también se hizo referencia a que el presunto amaño del partido Huesca-Nástic, punto de origen del caso, había sido tratado en su momento y que en el informe anual de actividades de la temporada 2017-18 se habían incluido todas las medidas llevadas a cabo al respecto por el club.

Tras pasar dos noches en el calabozo, el juez Ángel de Pedro tomó declaración a Lasaosa que quedó en libertad provisional con una fianza de 50.000 euros y en situación de investigado por corrupción en el deporte y como cooperador necesario en un delito de estafa. Al día siguiente, el 31 de mayo, antes de que se celebrase el consejo de administración en el que en principio debía tratarse su cese, el mandatario decidió presentar su carta de dimisión. En ella, dolido por "el daño inmerecido" que su situación le había generado a la entidad y a la ciudad, expuso que "la SD Huesca es mi motivo e ilusión de vida, y lucharé hasta la extenuación para ésta sea reparada íntegramente en el daño que ha sufrido".

Etiquetas
Comentarios