SD Huesca

sd huesca

La operación Oikos ‘resucita’ un intento de estafa a la SD Huesca en 2009

Un empresario guatemalteco trató de participar con 900.000 euros en la conversión en SAD. El dinero nunca llegó y la Policía Judicial intervino un documento alusivo durante el registro de la sede del club.

Detenciones en Huesca por presunto amaño de partidos.
Registro de la sede de la SD Huesca el pasado 28 de mayo.
Heraldo.es

La Sociedad Deportiva Huesca estuvo a punto de ser estafada durante el proceso de conversión en Sociedad Anónima Deportiva (SAD) que completó en 2009. Un hecho que le ha salpicado en el transcurso de la operación Oikos, ya que uno de los documentos intervenidos durante el registro a la sede del club del pasado 28 de mayo y que aparece en el sumario aparece destacado por la Policía Judicial. El club azulgrana ha explicado su origen con el ánimo de esclarecer la situación, evitar confusiones y reforzar la tesis de que se encuentra al margen de cualquier implicación en la trama.

La Policía anotó en sus diligencias el hallazgo de “un texto en letra mecánica de lo que parece ser un correo electrónico o carta en el que se trata de justificar una entrada de dinero (más de 900.000 euros) procedente de una cuenta bancaria en Suiza utilizando presuntamente una compraventa ficticia de acciones del Huesca en el año 2009”. Estaba firmada por el presidente en aquel momento, el ya fallecido Armando Borraz, y Agustín Lasaosa en calidad de vicepresidente.

Los servicios jurídicos del club han explicado que el origen de este documento se encuentra de la figura de un inversor de nacionalidad guatemalteca que, por aquel entonces, trató de acceder al accionariado tanto de la Sociedad Deportiva Huesca como de la empresa Pyrenair, compañía altoaragonesa que operó en el aeropuerto de Huesca-Pirineos.

Este “personaje”, como lo define el abogado del club, Pedro Camarero, residía en Jaca “y se ofreció a través de un fondo de inversión a participar con 900.000 euros en la ampliación de capital que entonces estaba acometiendo la Sociedad Deportiva Huesca en el proceso de la SAD”. Pese a los correos electrónicos remitidos a la entidad en los que se aludía a la llegada del dinero desde Suiza, “jamás” se produjeron las transferencias”, asegura el letrado. “Esos 900.000 euros ni se han blanqueado ni existen ni se han recibido, y se trataba además de una persona investigada por la Policía Nacional. Todos los correos se guardan, hay unos 50 de esa persona. Nunca llegó a España, ni se compraron acciones con ese dinero. No fue una estafa porque tampoco llegó a hacerlo”.

El proceso de conversión en SAD se cerró en agosto de 2009 por valor de 2,6 millones de euros. De haber entrado en el accionariado, el ciudadano guatemalteco se hubiera hecho con cerca del 35 % de los títulos. La historia se olvidó y, una década después, la rescata la operación Oikos sin que haya ninguna conexión entre las dos situaciones.

Etiquetas
Comentarios