Despliega el menú
SD Huesca

sd huesca

Carlos Aranda amenazó a Agustín Lasaosa: “Si no contestas iremos a verte”

La exigencia del pago de una deuda de 100.000 euros a los presuntos cabecillas de la operación Oikos preocupaba al expresidente de la SD Huesca, que utilizaba como mediador a Íñigo López.

Lasaosa se dirige a la sede del club tras ser detenido para efectuar el registro.
Lasaosa se dirige a la sede del club tras ser detenido para efectuar el registro.
Javier Blasco/EFE

Los presuntos cabecillas de la trama de amaños de partidos y apuestas deportivas, Raúl Bravo y Carlos Aranda, habrían contactado con el expresidente de la Sociedad Deportiva Huesca, Agustín Lasaosa, de manera insistente para saldar una deuda de 100.000 euros, por lo que este habría solicitado ayuda a Íñigo López para mediar entre ambas partes, según consta en el sumario de la operación Oikos cuyo secreto levantó el juez Ángel de Pedro el pasado viernes. Este papel mediador es "evidente" para los investigadores.

El mensaje recibido por Lasaosa fue el siguiente: "Presi !!! Cuándo podemos cerrar los 100 que tenemos pendiente, todo el mundo salió bien parado menos nosotros que organizamos todo. Y encima estamos metidos en un lío con la gente que puso la pasta y sólo nos aguanta este mes. Si no contestas iremos a verte personalmente con esa gente y te aclaras tú con ellos. En esta vida hay que ser serio y agradecido".

A ese respecto, Lasaosa dice en una conversación con López grabada por la Policía que "habrá que buscar una solución" con el director general del club, Josete Ortas. Íñigo López replica: "Dile a Josete y me cuentas que en julio ya le dije y me dijo que si había líos buscaba solución".

La mayoría de las conversaciones "de relevancia" de Íñigo López y Lasaosa hablan de la deuda pendiente, ya que es un tema de "preocupación real" para el expresidente. Estaban de acuerdo en dejar pasar las Navidades para resolver esta situación, y la intención de Aranda y Bravo sería presionarles para que amañaran un partido del Extremadura, club en el que López jugó hasta el pasado mercado invernal antes de firmar con el Deportivo.

La investigación que contiene el sumario no tiene dudas acerca de que “los malos”, como se les denomina de manera continuada, sean Aranda y Bravo. Lasaosa reconoce a Íñigo López en otra conversación que, aparte de sorprenderle el hecho de que hayan contactado con él para exigir el pago de la deuda, esa exigencia ha sido requerida de mala manera, utilizando un lenguaje que en palabras de Agustín Lasaosa fue “agresivo”.

López volvió a habla con Juan Carlos Galindo y le comentó que “los malos vuelven a la carga” exigiendo el cobro de la deuda de 100.000 euros que tiene la SD Huesca con ellos. También se pudo apreciar que López incluía a Galindo en toda la trama con los líderes de la organización “cuando le manifiesta que todo esto se lo está diciendo porque estuvo con él, entendiendo esto último como que también estuvo Galindo en la negociación con Aranda y Bravo”.

Así mismo, López no estaría de acuerdo en que Bravo y Aranda se hubieran puesto en contacto con el presidente del club oscense “ni las formas en las que se han dirigido a él, ya que considera que el fin último es hacer una “triquiñuela” y para eso tendrían que haber contactado con él ya que es el punto de enlace entre ambos”. De esta conversación también se aprecia que Galindo, al que apodan Doki, sería “totalmente conocedor de los hechos, y es consciente del amaño deportivo realizado por la SD Huesca”.

Etiquetas
Comentarios