SD Huesca

operación oikos

Íñigo López reconoce la existencia de un pacto con el Nástic para perder

El exjugador de la SD Huesca reconoce en una entrevista concedida a El Mundo la existencia de un apaño en el Huesca-Nástic investigado en la Operación Oikos, aunque lo desvincula de las apuestas.

Íñigo López, a su salida del juzgado.
Íñigo López, a su salida del juzgado.
Pablo Segura

Íñigo López, exjugador de la SD Huesca y uno de los futbolistas implicados en la Operación Oikos, reconoce en una entrevista concedida a El Mundo que en el partido Huesca-Nástic de la penúltima jornada de Segunda División de hace dos temporadas y que sirvió como punto de partida de la investigación de la supuesta trama de amaño de partidos con la que se buscaba obtener beneficio mediante apuestas había un pacto para que los azulgranas se dejasen ganar. “El que siempre ha existido en el mundo del fútbol. En los últimos partidos se suele mirar el calendario y se habla porque se conoce la gente. Simplemente se dice: no nos fastidiemos, para el que necesite los puntos”, afirma. Así, según su relato, el acuerdo se estableció ya durante la primera vuelta y, posteriormente, comenta que “hubo un contacto y se recalcó no hacer tonterías. Punto”.

Finalmente el marcador fue de 0-1 entre un equipo, el azulgrana, que la semana anterior había materializado el ascenso y otro, el tarraconense, que todavía luchaba por no descender. Los anómalos movimientos que se detectaron en las casas de apuestas alrededor del choque hicieron saltar las alarmas y La Liga acabó por denunciarlo. Sin embargo, el actual miembro de la plantilla del Deportivo, sobre el que pesan cargos por corrupción deportiva y estafa, no tiene constancia de que algún compañero suyo apostase. “Lo que sí vimos es que las apuestas estaban muy bajas a nuestro favor, cuando debería ser al revés, según la clasificación. No le dimos importancia porque nosotros habíamos estado celebrando un ascenso, con todo lo que eso conlleva y ellos, en cambio, estaban preparando a conciencia un partido en el que se jugaba la categoría. Las cuotas suelen cambiar a causa de ello porque el apostador se decanta, en general, por que más se juega”, valora.

La función que le atribuye la investigación dentro de la trama es la de intermediario entre los cabecillas Raúl Bravo y Carlos Aranda con Agustín Lasaosa. Aún así, López niega que le facilitase información al ya expresidente de la SD Huesca, que también está siendo investigado, y pone por él “la mano en el fuego”.

Lo que si reconoce es que Carlos Aranda, con el que coincidió en el Granada, le solicitó que le reclamase al Huesca una deuda de 100.000 euros y sobre la que él habló con Lasaosa. “Al parecer era algo pasado y podía estar relacionado con algo de intermediación”, explica acerca de cuál podría ser el origen de la deuda. “El presidente me dice que le diga que esté tranquilo, que ya le pagará, y a partir de ahí me olvido”, señala.

En la entrevista López no esconde haber apostado en alguna ocasión, aunque nunca ha partidos de la misma competición en la que estuviese jugando, y que ha cobrado primas de terceros por ganar.

Etiquetas
Comentarios