Despliega el menú
SD Huesca

SD Huesca

La SD Huesca cuenta con un escaso margen de error

Los azulgranas afrontan las últimas seis jornadas con la necesidad de sumar alrededor de 13 puntos.

Enric Gallego, delantero de la SD Huesca, durante el partido con el Barcelona.
Enric Gallego, delantero de la SD Huesca, durante el partido con el Barcelona.
Rafael Gobantes

Arranca la recta final de la temporada. Por delante, poco más de un mes en el que a la SD Huesca no le van a sobrar las emociones. Hace tiempo que las calculadoras no paran de hacer cuentas acerca de dónde se situará el listón de la permanencia. Con hasta seis equipos metidos de lleno en esa pelea resulta complicado realizar vaticinios, aunque tras el 0-0 del sábado con el FC Barcelona las sumas y multiplicaciones se han disparado. Hay que añadir puntos a la cuenta que hasta el momento acumulan los azulgranas, las restas y, mucho menos, las divisiones son operaciones aritméticas que no caben.

Las jornadas restantes son seis y tomando como referencia la situación actual de la clasificación y la proyección de puntos de los implicados, la continuidad en la élite del fútbol español podría colocarse esta temporada entorno a los 37 o 38 puntos. La exigencia así sería muy superior a la de los últimos años. El curso pasado el Deportivo ocupó la última plaza de descenso, la antepenúltima, con 29 puntos y hace dos el Sporting se quedó en 31.

En los tres precedentes siguientes, en cambio, sí que se llegó hasta esos límites. En la 2015-16 el Rayo cayó a Segunda División con 38 puntos. En la 2014-15 el Eibar no pasó de 35, aunque acabaría conservando la categoría debido al descenso administrativo del Elche, y en la 2013-14 a Osasuna no le bastó con 39. Ahora, el conjunto de Francisco atesora 25 por lo que debería añadir alrededor de otros 13 de los 18 que quedan por salir a subasta si la lógica matemática se cumple, aunque ya se sabe que la lógica y el deporte no son compañeros inseparables.

A eso se aferran los altoaragoneses en espera de esa primera victoria que les acerque a la salvación en lo numérico y también en lo mental. Su racha actual es de tres empates consecutivos con el Celta, el Levante y el Barcelona. No se pierde, pero tampoco se gana y en su situación eso no es suficiente de ahí que Francisco no se mostrase satisfecho por haber arañado un punto al líder.

En cinco días los azulgranas visitarán al Rayo Vallecano, el equipo que se sitúa por delante de ellos en la tabla. El martes siguiente recibirán al Eibar, un conjunto acomodado en la tierra de nadie, y el domingo posterior viajarán a tierras castellonenses para verse las caras con el Villarreal, otro de los implicados en la carrera por escapar del infierno. Lo que en estos tres duelos acontezca es muy probable que marque el devenir final del Huesca.

Tras ellos, a razón de partido por semana, habrá que recibir en El Alcoraz al Valencia, el contrincante de más entidad de cuantos quedan en el camino junto al Betis, al que se le rendirá visita; ambos miran hacia las competiciones europeas. El cierre será con el Leganés en casa. Los madrileños, como le sucede al Eibar, están ahora mismo acomodados en la zona media de la clasificación. Tienen más cerca la Europa League que el descenso, pero de por medio hay muchos competidores que dificultan su avance.

Enfrentamientos directos

Por su parte, entre aquellos que conforman el furgón de cola aún se deben dar varios enfrentamientos directos en los que el Rayo y el Girona son claros protagonistas. En la próxima jornada, al margen del choque de los de Vallecas con el Huesca, también hay programado un Celta-Girona. En la 34, los catalanes se cruzan con el Valladolid. En la 35 se vivirá el Villarreal-Huesca y en la 36, el Levante-Rayo. En la penúltima fecha del calendario, la atención se concentrará en el Girona-Levante y en el Rayo-Valladolid, y en la última parada de la competición en el Celta-Rayo jugarán esos dos equipos y seguramente alguno más.

Etiquetas
Comentarios