Despliega el menú
SD Huesca

SD Huesca

La afición del Huesca dispuesta a dar el do de pecho en el Bernabéu

Más de dos mil hinchas empujarán a la SD Huesca en su visita al Real Madrid. El partido se encara con ilusión y expectación.

Aficionados de la SD Huesca
Un nutrido grupo de aficionados se acercó a El Alcoraz a despedir a la SD Huesca.
Verónica Lacasa

Serán más de 2.000 gargantas animando en el Santiago Bernabéu. En un estadio con capacidad para más de 80.000 espectadores pueden no parecer mucho, pero viajan dispuestas a dar mucha guerra. "Seguro que se nos oye, siempre que vas fuera estás más dispuesto a hacerte notar, además habrá colorido azulgrana diseminado por todo el estadio", vaticinaba este sábado Alberto Ibor, de la Peña Moya, ya en la capital de España de cara al partido entre el Real Madrid y la SD Huesca.

Nunca antes la afición altoaragonesa se había movilizado en tal número para acompañar al equipo lejos de la Comunidad. En la mañana del domingo partirán desde Huesca los doce autobuses fletados por el club junto a los otros cuatro que han llenado varias peñas y el que ha ocupado la Peña Madridista Oscense. Además, muchos otros viajarán en vehículos particulares y ya ayer en el AVE el colorido azulgrana se dejaba ver.

"Somos un equipo que ha pasado de estar jugando en campos de tierra, a hacerlo en césped artificial y que ahora está conociendo los mejores estadios de España", resume Fernando Lobera, de Fenómenos Oscenses, la evolución vivida por el Huesca. "A mí la movilización me ha dejado bastante sorprendido, más que nada por la situación del equipo en la tabla, creo que los aficionados nos estamos tomando la temporada como un premio a la trayectoria de los últimos años", se sincera Sergio Martínez, de la 15/06.

Ya ayer fue un nutrido grupo el que se acercó a despedir al técnico Francisco Rodríguez y los suyos a El Alcoraz y para este domingo a las 19.00 frente al hotel Eurobuilding, donde el equipo quedará concentrado, se ha organizado una quedada para insuflar los últimos ánimos antes de marchar hacia el Bernabéu, situado a escasos 600 metros.

La fecha y el horario fijados para el partido, un domingo a las 20.45, no son precisamente los mejores para viajar desde Huesca, máxime cuando el día siguiente es laborable. Los que se desplacen con los autocares habilitados por el club emprenderán el camino de ida a las 8.00 y el de vuelta a las 23.30. "Si hubiera sido en sábado fácilmente podrían haber venido 5.000 personas", asegura Lobera. Por su parte, Ibor prefiere verlo por el lado bueno: "Es el horario estrella, nos van a ver en todo el mundo".

No solo desde la capital oscense se moverán los hinchas; también del resto de la provincia. "Nosotros estaremos presentes", confirma Carlos Blas, representante del Frente Serrables, y que lamenta no poder ir por motivos laborales. "Nos salvaremos y se podrá repetir la experiencia el próximo año", desea.

El optimismo, con cierta dosis de precaución, es el sentimiento predominante. También se tiene en cuenta que después, en una semana, hay que medirse a dos rivales directos por la salvación, el Celta y el Levante. "Vamos con la ilusión y las ganas de ganar, a competir al máximo", arenga Lobera. "Puede ser un punto de inflexión", considera Martínez. "Hay que confiar en el equipo", pide Blas. "Al final, para todos será un orgullo poder decir que estuvimos ahí", resume Ibor.

Viaje a Valencia

De cara a la visita al Levante del próximo domingo, la SD Huesca ha organizado un nuevo viaje. El precio de la entrada con la plaza de bus es de 55 euros y se ponen a la venta mañana en las oficinas del club.

Etiquetas
Comentarios