Despliega el menú
SD Huesca

Sin tiempo que perder para la SD Huesca

La SD Huesca visita alEspanyol cuatro días después de caer con el Athletic y con la necesidad de demostrar que su buena racha anterior continúa.

Roberto Santamaría, antes de montarse al autobús para viajar a Barcelona.
Roberto Santamaría, antes de montarse al autobús para viajar a Barcelona.
Pablo Segura

De cerrar la jornada 24 a abrir la 25. Las siempre polémicas designaciones horarias de los partidos, sean caprichosas o no, han querido que la Sociedad Deportiva Huesca vaya a volver a vestirse de corto justo cuatro días después de su última vez. Si entre la victoria ante el Girona por 0-2 y la derrota con el Athletic por 0-1 del lunes pasaron nueve largos días, ahora casi no ha habido tiempo de preparar la llegada de los azulgranas al RCDE Stadium del Espanyol de este viernes (21.00). Lo ilustró bien Francisco Rodríguez, el entrenador de los altoaragoneses, en la previa del duelo. Hasta la sesión de este jueves, desarrollada justo antes de tomar el autobús rumbo a Barcelona, los detalles acerca del partido se habían tratado más sobre la pizarra y las charlas de vestuario que en el césped.

[Siga aquí en directo el partido entre el Espanyol y la SD Huesca]

Hasta ahí lo negativo de la fecha y la hora con la que le ha tocado lidiar en esta ocasión a los oscenses. Lo positivo, que tras una derrota siempre lo mejor es jugar cuanto antes. Así se evita que los malos pensamientos aniden en la cabeza de los jugadores, más cuando estos se encontraban con el viento de cola tras el empate y los dos triunfos consecutivos previos al choque con los vizcaínos.

De hecho esta tendencia positiva es a la que ahora espera dar continuidad Francisco. El lunes los suyos jugaron sabiendo qué un marcador favorable les acercaría a tres puntos de la salvación. Ahora lo hacen sin la presión de conocer los resultados de los demás. Es más, a más de uno se la insuflarán si festejan una victoria en una jornada en la que vuelve a ver cruces entre rivales de la zona alta y de la baja. Las tres escuadras que se sitúan ahora inmediatamente por encima del Huesca, el Villarreal, el Rayo y el Celta, se miden a conjuntos que ocupan plaza de competición europea. Los castellonenses visitan al Atlético de Madrid, los de Vallecas tienen un derbi con el Getafe y los gallegos se ven las caras a domicilio con el Alavés.

Aunque no se han obviado los fallos, en los últimos días, del partido con el Athletic se ha preferido ahondar en lo positivo. En ese lado de la balanza continúa pesando mucho el desempeño defensivo. A pesar de que, tras tres compromisos con la meta a cero, se encajó un gol, se subraya que éste fue de penalti.

Sin embargo, de cara al choque con el Espanyol el muro levantado está en entredicho. La estructura de cinco sillares sobre el que se edificaba va a ver, cuando menos, modificada su composición, sino reducida. Por primera vez en toda la temporada, Miramón no podrá jugar. Será por cumplir ciclo de tarjetas y después de que el club haya intentado sin éxito que la amarilla del lunes le fuese retirada. Su sustituto es Akapo, pero el concurso del internacional ecuatoguineano no es seguro. Ya no estuvo presente ante el Athletic por unas molestias en la rodilla con las que convive desde el desplazamiento a Anoeta y ahora, aunque su voluntad es vestirse de corto, habrá que esperar a las horas previas a la cita. Cuando menos, tanto el miércoles como ayer entrenó.

De no estar en condiciones de jugar o de ser de la partida, o incluso aunque sea alineado, no se puede desdeñar un cambio en el dibujo táctico para formar con cuatro defensas. En el escenario en el que el lateral derecho se quede fuera solo habría en la plantilla cuatro zagueros: Pulido, Etxeita, Diéguez y Galán, aunque tampoco se pueden descartar otras alternativas como reconvertir a Musto en central. A este respecto, en la hipótesis de que Akapo juegue, Diéguez, autor del penalti ante el Athletic, podría ser el sacrificado para dejar sitio a una pieza ofensiva como Juanpi. Francisco, que podría devolver a la titularidad a Cucho Hernández en el lugar de Chimy Ávila para acompañar a Enric Gallego, de hecho, quiere ser valiente en el RCDE Stadium.

Enfrente tendrá al rival contra el que debutó en el banquillo de los locales en El Alcoraz. Entonces, el resultado fue de 0-2, pero han pasado ya cuatro meses y muchas cosas de por medio. Ni el Huesca es ya aquél Huesca ni el Espanyol es el conjunto que deslumbraba en el inicio de la temporada y que soñó con codearse en la cúspide de la tabla con sus vecinos del Barcelona.

Aún así, Rubi, el entrenador con el que los azulgranas llegaron a Primera División, maneja un grupo que ofrece calidad y variantes. Entre sus nombres destacados, uno de moda, el de Borja Iglesias. El ex del Real Zaragoza, goleador por partida doble en el duelo de la primera vuelta, ha debutado en Primera División haciendo ruido, ya suma diez dianas. Otro de los blanquiazules que acapara titulares es Wu Lei, uno de los jugadores chinos más destacado y llegado hace menos de un mes a la capital condal. Tras salir desde el banquillo durante dos jornadas, en la última contra el Valencia ya fue titular.

Al Espanyol los tres puntos le valdrían para volver a mirar arriba. Al Huesca, para seguir creciendo y rearmarse moralmente de cara a una pelea que se sabe larga y dura, y a la que aún le quedan muchos capítulos.

Etiquetas
Comentarios