Despliega el menú
SD Huesca

El Huesca estira su racha con un triunfo en Gerona

El Chimy Ávila firma la victoria aragonesa en Montilivi. Los de Francisco confirman su extraordinaria rehabilitación y se acercan a la permanencia.

Chimy Ávila celebra uno de sus dos goles con el Huesca.
Chimy Ávila celebra uno de sus dos goles con el Huesca.
SD Huesca

Crece y no para de crecer el Huesca, que no solo sigue existiendo cuando semanas atrás decían que no llegaría ni a febrero, sino que incluso amenaza con firmar una reacción heroica en la Primera División. Primero empató en Anoeta, después goleó al Valladolid en El Alcoraz y este sábado ganó con todas de la ley al Girona en Montilivi. Dos victorias consecutivas y antes un empate a domicilio. Y tres partidos con la portería a cero. Siete puntos de una tacada que lo sitúan con 18 a dos partidos de la salvación, frontera que ahora marca el Girona con 24, el último rival que pereció a manos del conjunto que gestiona Francisco, el enemigo más indicado para confesar que el equipo altoaragonés está muy vivo.

Lo suyo le ha costado, pero a fe que Francisco ha logrado endurecer al Huesca. La reacción trasladada numéricamente a la clasificación no deja de ser la consecuencia lógica de un equipo que por fin se sabe expresar en las áreas. En defensa, el sistema táctico construido sobre tres centrales le ha dotado de una solidez estructural de la que carecía durante buena parte de la primera vuelta. También ayuda que ahora Santamaría cuida un portal descuidado hasta hace tan poco tiempo. En ataque, Enric Gallego ha afilado una línea delantera que durante los primeros meses de competición no hacía ni cosquillas. El ariete catalán pisa con autoridad el área, sabe estar y sabe llegar. Y, sobre todo, sabe auxiliar. Es decir, sabe hacer mejores a los compañeros de aventura. Que se lo pregunten al Chimy. Que se lo pregunten al Girona...

Con el Cucho Hernández ausente por sanción, Francisco apostó por el Chimy Ávila como sustituto del colombiano. Toda una declaración de intenciones, pues además echó al ruedo a Juanpi, fichaje de hace apenas cuatro días. Además de este despliegue en ataque, atrás cerró el Huesca con Insua, Etxeita y Pulido en el centro, con Miramón y Javi Galán muy atentos en las bandas. En el medio, Rivera como ancla, y Moi Gómez para navegar. Y arriba, lo dicho, el inquieto Juanpi y la dinamita pura del Chimy y de Gallego.

Es cierto que se apropió del balón el Girona. Extraño gobierno el que ejerció el equipo de Eusebio. Tímido y aburrido, movió hasta donde el Huesca le dejó, esto es, a 40 metros de Santamaría. Arrastra un lío conceptual considerable el Girona. Entre Eusebio y su pasión por la pelota, como hijo legítimo del ‘Dream Team’ de Cruyff, y la herencia escrita a fuego por Pablo Machín, el Girona se ha instalado en una permanente duda que ya cuestiona hasta su supervivencia en la Primera División. Quiere la pelota, pero no la sabe utilizar. Porque su mayor posesión, su dominio de la zona ancha, fue mentiroso. La verdad verdadera la redactó el Huesca, dueño de las dos áreas. Y quien manda en las dos áreas, tarde o temprano manda en el marcador. Por eso ganó el Huesca.

Nació el partido con un par de aproximaciones del Girona, en disparos de Porro y Pere Pons bien abortados por Santamaría. Sin llegadas verdaderamente claras, el Girona se intentó agarrar al histronismo de Stuani, muy desacertado durante todo el acto. Cada vez está más complicado esto de engañar a los árbitros, pues ahora también hay que burlar a las cámaras del videoarbitraje. Lo intentó el pícaro Stuani en una pugna con Etxeita. El peritaje del VAR proclamó que no era nada. De llegadas inocentes a piscinazos, el ataque del Girona se fue difuminando en la oscuridad de la noche. La luz comenzaba a encenderla el Huesca, siempre con Gallego como foco. El ariete apareció por primera vez a la media hora. Primer chispazo. Minutos después, el Chimy Ávila electrocutó el Girona con un disparo letal desde el balcón del área, pegadito al palo izquierdo que defendía Bono.

Intentó reaccionar el Girona, con un doble remate a quemarropa de Porro, tras gran asistencia de Portu. Santamaría respondió como un campeón. Inmediatamente después, Juanpe marcó de cabeza en una jugada de estrategia, pero el árbitro anuló el gol por falta anterior. El Girona lo buscaba, pero el que lo encontraba era el Huesca. Así llegó al borde del descanso el segundo gol, cuando Gallego vertebró un pelotazo y abrió a la banda derecha para que progresara Juanpi. Gallego recogió después el servicio de Juanpi para asistir al Chimy, autor material del gol. El autor intelectual, por supuesto, Enric Gallego.

[Vea aquí la narración del partido entre el Girona y la SD Huesca]

Antes de clausurarse el primer tiempo, Insua tuvo que abandonar el césped por lesión. Le sustituyó Diéguez. Cambio nominal. Nada más. Y nada menos, pues antes y después del descanso el equipo altoaragonés se comportó con una madurez extraordinaria. El Girona lo persiguió todo en la reanudación, regresando al campo con Paik y Granell como novedades. La única amenaza la continuó abanderando Stuani. Pero ni Santamaría ni el Huesca perdieron la calma. Sí cayó en la desesperación el Girona, que quedó en inferioridad numérica tras ver la segunda tarjeta Bernardo por un claro codazo. Aún lo intentó Juanpe, con un remate a la cruceta. También tuvo la sentencia Gallego, que se guardó el gol que le quitó Bono en los minutos finales para otro día, para continuar estirando la racha de un Huesca que camina decidido hacia la salvación.

Ficha técnica:

Girona CF: Bono; Pedro Porro, Juanpe, Bernardo, Raúl García, Valery Fernández (Granell, 46); Pere Pons, Aleix García (Jonás Ramalho, 69), Borja García (Paik, 46); Portu y Stuani.

Huesca: Santamaría; Jorge Miramón, Insua (Adrián Diéguez, 38), Pulido, Etxeita, Javi Galán; Christian Rivera, Moi Gómez; Juanpi (David Ferreiro, 62), Enric Gallego y Chimy Ávila (Álex Gallar, 90).

Goles: 0-1, min. 34: Chimy Ávila. 0-2, min. 39: Chimy Ávila.

Árbitro: Adrián Cordero Vega (Colegio cántabro). Amonestó al local Aleix García y al visitante Javi Galán. Expulsó, por doble cartulina amarilla, al local Bernardo Espinosa (min. 47 y 68).

Incidencias: Partido correspondiente a la vigésima tercera jornada liguera disputado en el Estadio Municipal de Montilivi ante 10.662 espectadores.

Etiquetas
Comentarios