Despliega el menú
SD Huesca

Enric Gallego: "Poco a poco mis sueños se han ido cumpliendo"

El delantero de la SD Huesca ha debutado en Primera División a los 32 años y contra el Valladolid marcó su primer gol.

Enric Gallego, en El Alcoraz.
Enric Gallego, en El Alcoraz.
Rafael Gobantes

A Enric Gallego las mieles del éxito le han llegado a una edad atípica dentro del mundo del fútbol. De la mano de la SD Huesca debutó el 19 de enero a los 32 años en Primera División y su primer gol en la élite lo festejó el pasado viernes en la goleada al Valladolid por 4-0. Asegura haberse adaptado bien a Huesca y más allá del fútbol le gusta disfrutar con su mujer, su hijo de cuatro años y su hija de seis meses.

¿Todavía tiene muy fresca esa jugada en la memoria?

Recuerdo que la jugada llega de un balón que iba a la espalda de Pulido, pero que logra cortar, después Cucho lo pelea con la cabeza, veo que queda botando y que lo iba a despejar Calero, pero entonces corro, me lo llevo con la puntera, encaro al portero, tiro y veo que es gol.

¿Desde el principio vio claro que el balón iba a acabar en la red?

En ese momento estoy centrado y no pienso más allá de la siguiente acción. Antes ya había tenido una ocasión muy clara de cabeza, pero me la había parado el portero y después la suerte la tuve yo.

¿Qué supuso para usted?

Una gran alegría, aunque primero por el resultado y los tres puntos que suponían. El vestuario se merecía algo así.

A El Alcoraz llegó avalado desde el Extremadura por su facilidad para marcar. Aún ahora sigue siendo el pichichi de Segunda con quince goles y en un año ha sido capaz de sumar goles en las tres principales categorías del fútbol español, ¿le pesaba el hecho de llevar tres partidos como azulgrana sin superar al portero?

No me preocupaba. El delantero vive del gol, pero cuando éste no surge se ayuda de otras maneras. El equipo está generando ocasiones y tarde o temprano tenía que llegar.

Liberado ya de la presión de conseguir el primer gol, ¿es capaz de marcarse alguna meta?

Los que tengan que llegar bienvenidos serán, prefiero no fijarme objetivos personales y centrarme en los del equipo.

Los últimos cuatro puntos sumados parecen haber aliviado la situación, aunque la salvación sigue a nueve.

Sabemos que no va a ser fácil. Hay que seguir yendo partido a partido y no mirar mucho más allá del siguiente rival. Ahora estamos muy centrados en el Girona, que es el equipo que marca la permanencia y contra el que jugamos el sábado. Si sumamos los tres puntos allí veremos las cosas de un modo muy distinto.

De todos modos sus compañeros sí que se están atreviendo a llevar la vista un poco más allá en el calendario y fijar como metal el llegar al final con opciones de seguir en Primera.

Yo lo que creo es que estando como está el equipo, podemos competir y sacar los tres puntos en cualquier campo. Desde que estoy aquí, menos contra el Atlético de Madrid, que es un rival de otro nivel, lo hemos hecho bien. En Anoeta frente a la RealSociedad terminamos con 0-0 y tuvimos ocasiones de marcar con un palo de Yangel Herrera y un tiro de Cucho Hernández que le sacó el portero, y con el Valladolid firmamos un gran partido.

Más allá de la oportunidad de jugar en Primera, qué es lo que le hizo decidirse por el Huesca, un equipo con una situación tan complicada en la clasificación.

Desde que se comenzó a hablar de la posibilidad de venir aquí, pregunté a gente que ya había jugado en el Huesca y me puse en contacto con Gallar, con el que ya había coincidido en el Cornellà. Él y todos los demás me hablaron muy bien del club y de la ciudad. Además, desde que me explicaron el proyecto confíe en venir. De hecho, he firmado un contrato largo hasta 2022, así que espero devolver con trabajo la confianza que pusieron en mí y aportar mi granito de arena a un objetivo que sabemos que no va a ser fácil.

Menciona a Gallar, su punto de unión con el vestuario. ¿Qué tal le han recibido sus compañeros?

Es un grupo sano, con buen ambiente, y ahora que han llegado buenos resultados aún se respira más alegría. La verdad es que los compañeros me han hecho la vida más fácil y me han acogido con los brazos abiertos desde el primer día. Yo he intentado adaptarme lo más rápido posible, conocer a cada uno y hacer lo que me piden de la mejor manera y lo más rápido posible.

¿Cómo está siendo su relación con Francisco?

Me gusta la forma de trabajar que tienen él y el cuerpo técnico. Es un entrenador cercano que está pendiente del jugador.

No lleva en Huesca ni un mes y se ha ganado ya el respeto de los compañeros y de la afición, que le ovacionó en el último partido. De hecho, hasta los hinchas del Extremadura celebraron su gol.

Cuando me enteré de eso se me puso la piel de gallina, en Almendralejo he vivido un año increíble en todos los sentidos. Aquí también fue espectacular que la afición me despidiese cómo lo hizo cuando fui sustituido.

Su carrera futbolística se aleja de los cánones habituales en los jugadores de Primera División.

Empecé en Primera Regional, de allí pasé a Tercera y después a Segunda B y Segunda División. Ascender a Segunda División fue un sueño, llegar a Primera otro, marcar, otro más. Poco a poco se me han ido cumpliendo los sueños y al final he tenido la suerte de llegar a la élite.

No siempre lo tuvo fácil, hubo un tiempo en que tuvo que compaginar el fútbol con otros trabajos como camionero, albañil, instalador de aire acondicionado...

Es mi pasado y estoy encantado con él. Ahora me considero un jugador más de Primera División. Quizá me ha costado más que a otros compañeros, pero, si todo aquello sirvió para llegar al Huesca, bien ha estado. Seguramente si hubiese explotado a los 21 o 22 años no estaría aquí ahora. El camino hubiese sido otro.

De hecho en 2013 realizó unas pruebas con el Sheffield Wednesday de la segunda categoría de Inglaterra.

Aquello desde el principio se vio que no saldría bien, el avión salió con retraso, luego allí me puse enfermo... No tenía que ser.

¿Y cuál ha sido su secreto para que la explosión le haya llegado ahora?

No sabría decir una razón concreta. Me gusta cuidarme, llevar una buena alimentación y entrenar cada día para llegar al partido del fin de semana en las mejores condiciones.

Etiquetas
Comentarios