Despliega el menú
SD Huesca

Enric Gallego: goles de bronce, plata y ahora de oro en un solo año

El delantero de la SD Huesca ha marcado desde febrero de 2018 ocho tantos en Segunda División B, 15 en Segunda y uno en Primera.

Enric Gallego festeja su primer gol con la SD Huesca.
Enric Gallego festeja su primer gol con la SD Huesca.
Rafael Gobantes

A buen seguro será un momento que Enric Gallego guarde por siempre en su memoria, otro más dentro de una carrera deportiva que tardó en coger velocidad, pero que en los últimos tiempos se ha acelerado sin que todavía haya encontrado tope. Se adelantó a los defensas, recogió el pase largo que había peinado Cucho Hernández y solo ante Masip, el guardameta del Valladolid, no falló para abrir la cuenta de un Huesca que acabaría imponiéndose por 4-0. Era el primer gol en Primera División de un delantero que en el último año ha sido capaz de enviar balones a la red en las tres principales categorías del fútbol español. Entre febrero de 2018 y el pasado viernes acumula 24 goles.

Ocho pertenecen a la media temporada que disputó con el Extremadura en Segunda División B tras fichar desde el Cornellà. El delantero catalán se estrenó como goleador con los de Almendralejo con un triplete frente al Córdoba B el 7 de enero, pero después no volvería a festejar un tanto hasta el 25 de febrero contra el Recreativo de Huelva. A partir de ahí, y hasta lograr el ascenso, llegaron otros siete aciertos frente a la portería contraria.

Incluyendo las cifras logradas con su club anterior, esa campaña la cerró con 29 goles. En siete partidos marcó en dos ocasiones y en dos, en tres.

El presente ejercicio lo arrancó de nuevo en el Extremadura y debutando en Segunda División. Hasta su llegada a El Alcoraz había logrado marcar quince veces, un número que todavía le mantiene como el pichichi de la categoría. Al Rayo Majadahonda lo castigó con un ‘hat trick’ y al Reus le infligió cuatro goles.

Con la camiseta del Huesca ha tenido que esperar hasta su tercer partido para abrir la cuenta. Frente al Atlético de Madrid dejó una buena carta de presentación y en la visita a la Real Sociedad se mostró trabajador, pero las ocasiones en ese partido no abundaron. Ya el viernes pasado había avisado en los primeros compases del partido con un cabezazo que se quedó cerca de entrar y un cuarto de hora después le llegó el momento de estrenarse como goleador de Primera.

"Siempre digo que soy un jugador que trabaja para el equipo, pero para todo delantero la mejor manera de ayudar es encontrar la portería", señaló tras el choque. En él acabó ovacionado por la afición al ser sustituido por Ferreiro cuando el pitido final estaba cerca.

Con los oscenses lleva seis remates, cuatro de ellos entre los tres palos. Pero más allá de eso, su sola presencia en el campo ha hecho variar todo el juego del equipo, que ahora practica un fútbol más directo y busca los centros al área.

Etiquetas
Comentarios