Despliega el menú
SD Huesca

La SD Huesca recupera la sonrisa

Los azulgranas han desarrollado este sábado un distendido entrenamiento en el que la novedad ha sido la presencia de Diéguez, uno de los últimos refuerzos.

Etxeita y Pulido, sonrientes.
La SD Huesca recupera la sonrisa
SD Huesca

El entrenamiento posterior a un partido en función de si el marcador ha sido favorable o desfavorable no tiene nada que ver, especialmente en los rostros de los jugadores y en los gestos de los técnicos. En el caso de las derrotas, las miradas son bajas e impera el silencio; de esto ha habido muchos esta temporada en la Sociedad Deportiva Huesca. En cambio, tras una victoria todo es más distendido y no suele faltar alguna que otra broma o anécdota. Este sábado, como no podía ser de otro modo tras un 4-0, si algo hubo fueron sonrisas. Como bien han señalado los protagonistas de la goleada frente al Valladolid, hacía falta un resultado así. Y entre todas las caras felices, una nueva, la de Adrián Diéguez, uno de los dos jugadores, junto a Juanpi Añor, que llegaron cedidos el jueves en el último día del mercado de invierno.

El central madrileño procedente del Alavés pasó el viernes por la mañana el preceptivo reconocimiento médico y después estuvo presente en la victoria en El Alcoraz, en cuyos prolegómenos fue presentado al resto de la plantilla.

En la matinal de este sábado, en una sesión en la que Christian Rivera se quedó en el gimnasio y en la que el resto de los titulares únicamente estuvieron sobre el césped del IES Pirámide poco más de veinte minutos, Diéguez trabajo junto a los futbolistas que se habían quedado en el banquillo o sin convocar. Participó en los diferentes ejercicios en los que el balón siempre fue el protagonista y en el partidillo en un campo de dimensiones reducidas en el que también se animó a ponerse el peto el segundo entrenador Jaime Ramos, rememorando sus tiempos de central en conjuntos como el Getafe, el Villarreal, el Murcia y el Almería. En el careo Chimy Ávila, como acostumbra, volvió a ser de los más activos.

La oportunidad para Diéguez de enfundarse por primera vez la camiseta azulgrana le podría llegar el próximo sábado en Gerona. El partido de sanción que deberá cumplir Pulido por acumulación de tarjetas amarillas, al ver la quinta con los pucelanos deja un hueco en el entramado defensivo si Francisco opta por repetir el sistema con tres centrales. Para el prometedor jugador de 22 años supondría su primer partido de Liga de esta campaña toda vez que con el Alavés, hasta su marcha, tan solo había tomado parte en los dos choques de la eliminatoria de Copa del Rey de dieciseisavos de final, precisamente con los gerundenses delante.

Además de Diéguez, la otra novedad fue el portero Javier Gasca. El canterano, que ya participó en julio en la concentración de Benasque, hizo las veces de tercer portero tras la marcha de Werner y a la espera de que se pueda incorporar otro guardameta desde la bolsa de jugadores en paro.

Juanpi Añor

Quien no estuvo fue Juanpi Añor. El venezolano cedido por el Málaga se espera que entre en la dinámica del grupo el próximo martes cuando el equipo comience a prepara su siguiente compromiso.

El internacional absoluto, junto a su compatriota Rosales, ha hablado para el programa de televisión ‘El Chiringuito de Jugones’ acerca de la complicada situación que vive su país. Comentó que había participado en dos manifestaciones y se mostró esperanzado hacia el papel que pueda tener el autoproclamado presidente Juan Guaidó.

Etiquetas
Comentarios