SD Huesca

Cruel igualada para el Huesca

Los azulgranas se han adelantado con gol de Exteita pero Jorge Molina ha empatado para el Getafe en el tiempo añadido (1-1). El punto les mantiene en la última posición.

Huesca-Getafe en El Alcoraz.
Pablo Segura

Sirva el partido de este domingo como ejemplo de ese dicho que reza que a perro flaco todo son pulgas. La Sociedad Deportiva Huesca se ha quedado a menos de cuatro minutos de certificar su primera victoria como local, que ha arruinado Jorge Molina en una acción individual con el Getafe volcado y que ha significado el definitivo empate (1-1). Es una igualada cruel, severo golpe moral para un equipo altoaragonés que, dentro de un partido tosco y disputado, hizo merecimientos suficientes de cara a obtener el premio del tan deseado triunfo.

El gol madrileño ha llegado prácticamente en la única oportunidad clara de los visitantes. El Huesca estaba sujetando bien el choque. No ha dejado rendijas a la ofensiva final de su oponente, que aprovechó el juego de espaldas del tanque Molina, en una de sus especialidades, y tuvo que sufrir un triste desenlace que enmaraña más su posicionamiento en la tabla. Cuando estaba tan cerca. Cuando la victoria quería asomar en la estadística oscense, el castillo se desmoronó para dejar helado al equipo y sus aficionados. Por el momento tampoco la suerte está de su lado. Diez jornadas sin ganar y el Huesca obligado a encajar el mazazo para resurgir de sus cenizas en próximas batallas. Seguirá colista a 4 puntos de la permanencia. Al menos se puede aferrar a que la distancia no es abismal. Algo es algo, aunque ahora mismo es difícil adentrarse en un enfoque optimista. Ni siquiera le ha bastado a los aragoneses con firmar un partido más que digno. La situación es dura. Pero conviene no flagelarse. Queda un mundo y con la llegada del nuevo entrenador es apreciable la mejoría.

Francisco Rodríguez entendió que el de este domingo era un partido para cocinarlo a fuego lento. La prisa es siempre un mal compañero de viaje, y más cuando tu situación clasificatoria refleja un panorama poco alentador y enfrente está el pétreo Getafe, que además se está especializando en dar disgustos como visitante. Por eso, el técnico azulgrana decidió continuar con el esquema de tres centrales que había introducido en Sevilla, con objeto de aportar una mayor consistencia en un equipo que en los últimos compromisos se ha ido deshaciendo más por sus desaciertos que por las bondades del contrario. Los errores suponían una rémora importante que el preparador andaluz, nuevamente, trató de frenar metiendo más soldados en la retaguardia.

Y lo ha conseguido en los primeros 45 minutos. Pero también el Getafe lo que estaba buscando. Porque el planteamiento de Bordalás, el habitual, responde a unas consignas claras que se adaptaban al choque. Que no se juegue a nada y que los minutos vayan pasando. A medida que el cronómetro avance, el enemigo, en este caso el Huesca, se irá desesperando. Ya llegará nuestro momento. Suele llegar. El mérito local ha sido evitarlo durante casi todo el partido. Molina y el minuto 91 es el casi.

La salida al verde de los anfitriones ha sido positiva. Intensidad, concentración y ganas de vencer al fin en El Alcoraz. Sin correr riesgos añadidos, por supuesto. Aún así, enseguida el Huesca se ha acercado a la meta de David Soria. Lo ha hecho a través de un robo adelantado de Gürler, que esperó el desdoble de Miramón para que el lateral intentara disparar, forzando el córner la zaga azulona (de blanco ayer). Y aún se ha sacado desde la esquina por segunda vez, consecutivamente. Los de casa querían. Sin un fútbol de orfebrería, sin delinear cada jugada, el Huesca ha seguido rondando el área madrileña. Como en una acción embarullada, con un rechace que ha ido a buscar Gürler y ha encontrado, si bien entre Cabrera y el portero Soria han abortado el peligro. Como también Pulido en el lado contrario del campo, al lanzarse al suelo para tapar el chut de Molina, presto a engatillar. Resultó providencial la anticipación del defensa azulgrana, puesto que si el ariete del Getafe engatilla en condiciones estás muerto. Sobra decir que está probada su eficacia.

Este tímido acercamiento ha sido el único síntoma de peligro visitante en todo el primer acto. El Huesca, por su parte, sí que ha tenido capacidad para al menos inquietar un poco a los de Bordalás, quien seguro que se sentía a gusto en el banquillo. El choque no daba mucho de sí. Todo estaba saliendo según el guión previsto por el entrenador alicantino. Aunque en la recta final del período la escuadra altoaragonesa ha acertado a poner cerco a la meta visitante. Lo ha probado Cucho, después Ferreiro desde lejos, a continuación Semedo de cabeza en el enésimo saque de esquina y ya en el tiempo de prolongación Musto y Moi Gómez, en dos rechaces consecutivos, han estrellado sus potentes latigazos en el muro getafense. En el símil pugilístico, a los puntos se estaba imponiendo el boxeador anfitrión. El marcador no decía nada al respecto: 0-0 y jugadores a vestuarios.

Etxeita y David Soria se convirtieron en los protagonistas del renacer del partido –vaya que sí ha renacido–. El central vasco del Huesca ha cabeceado en el minuto 48 con precisión, el gol parecía inevitable. Hasta que ha volado el guardameta del Getafe para sellar su arco. La oportunidad había sido inmejorable. O no. Y es que no habían pasado ni 60 segundos cuando Etxeita bombardeaba con otro testarazo en balón servido desde el córner (1-0).

El Huesca se ha plantado en un escenario que le resultaba ya desconocido: la ventaja en el marcador. Pero en un primer instante no ha pensado en guardar el resultado. La oleada azulgrana tras el descanso ha continuado con una carrera de Akapo por el sector izquierdo que acabó siendo obstaculizada por Djené. Cucho ha finalizado con un golpeo al largo que, con apuros, ha desviado Soria. El VAR ha entrado en escena y su decisión ha sido que se botara el córner. Cuanto menos, polémica decisión; el contacto ha existido sobre Akapo.

En la mejor fase del Huesca ha aparecido de nuevo Etxeita, agigantado por el tanto y por lucir el brazalete de capitán (ya lo hizo en Sevilla). Esta vez ha tenido fe para ir a conectar un balón suelto que, en efecto, ha rematado. Y David Soria ha vuelto a demostrar lo buen portero que es.

A partir de ahí sí que el Huesca ha decidido ser más contemplativo. Ha retrasado unos metros sus líneas y ha esperado alguna salida al contragolpe para sentenciar. Bordalás ha dado entrada a Mata por Ángel y Francisco ha situado a Gallar y Longo y ha hecho debutar a Rivera. Sobre la hierba apenas sucedían cosas que reseñar, lo cual era buena noticia para los oscenses. Como que Arambarri mandara al limbo una falta directa en gran posición. El reloj marcaba el minuto 75. Poco a poco se iba atisbando la posibilidad de ganar. Habría dejado de ser una posibilidad y se habría convertido en realidad si Soria no despeja en su duelo particular con Ferreiro, que ha recibido de Akapo –tras regate y galopada por la izquierda–.

El Huesca ha intentando imitar lo que tan bien ejecuta el Getafe, esa alta capacidad que tiene para cerrar los partidos con el marcador en su beneficio. Cerca estuvo de calcarlo. Muy cerca. Pero no. Jorge Molina ha montado el lío y lo que podía ser una victoria crucial se ha transformado en un empate que duele. Por cómo se ha producido es hiriente, y eso preocupa más que la pérdida de dos puntos. El Huesca tendrá que ir a recuperarlos a Vitoria, aunque primero deberá levantarse. Ese impulso que tanto añoraba se le ha volatilizado de entre las manos.

FICHA TÉCNICA:

SD Huesca (1): Jovanovic, Miramón, Pulido, Semedo, Etxeita, Akapo, Musto, Moi Gómez (Rivera, 87), Gürler (Gallar, 70), Ferreiro y Cucho Hernández (Longo, 80).

Getafe CF (1): David Soria, Damián Suárez, Djené, Cabrera, Antunes, Maksimovic, Arambarri, Foulquier (Rober Ibáñez, 70), Amath (Portillo, 58), Ángel (Mata, 70) y Jorge Molina.

Goles: 1-0 min. 49: Etxeita. 1.1 min. 91: Jorge Molina.

Árbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amarilla a los locales Miramón, Musto y Gallar; y a los visitantes Ángel, Damián Suárez y Djené.

Incidencias: Partido de la jornada 11 de Primera División disputado en el estadio de El Alcoraz ante 6.420 espectadores.

Etiquetas
Comentarios