SD Huesca
Suscríbete

Chimy Ávila: “El vestuario está fuerte y unido, no nos vamos a rendir”

El delantero argentino del Huesca asegura que no solo el próximo encuentro en casa ante el Getafe es una final, “nosotros creemos que todos los partidos lo son”.

El delantero Luis Ezequiel 'Chimy' Ávila durante el entrenamiento matinal que este miércoles ha completado el Huesca en el Instituto Montearagón.
El delantero Luis Ezequiel 'Chimy' Ávila durante el entrenamiento matinal que este miércoles ha completado el Huesca en el Instituto Montearagón.
Pablo Segura

Sus palabras y su lenguaje no verbal siempre destilan una vitalidad y una energía a prueba de bombas. Para Luis Ezequiel ‘Chimy’ Ávila, para el Comandante de la Sociedad Deportiva Huesca, cada día es una batalla con la vida y una nueva oportunidad de pelear por la conquista de los sueños. Y el delantero argentino tiene un deseo entre ceja y ceja: amarrar la permanencia con el equipo azulgrana en su debut en la Primera División. Durante el curso pasado, en medio del temporal, Ávila aseguró que el único modo de alcanzar la gloria era a través del sufrimiento. Es su modo de entender la vida, forjada con balones y asperezas en su Rosario natal. Ahora, como no podía ser de otra forma, el atacante del conjunto altoaragonés se mantiene firme a su filosofía y muestra su convencimiento en que el Huesca sabrá encontrar el camino de salida del agujero. “No nos vamos a rendir”, ha manifestado este miércoles Chimy Ávila, quien aboga por la necesidad de mejorar los números en El Alcoraz para desde la fortaleza como local afrontar el curso con una perspectiva más positiva.

“Lo último que se pierde es el humor. A pesar de que las cosas no están bien encaminadas, porque no conseguimos la victoria que queremos. Esto solo lo podemos sacar adelante los jugadores. Levantar cabeza y empezar a empujar”, ha manifestado Chimy Ávila, que tiene claro que “lo primero hay que empezar a tomar esa chispa que teníamos en El Alcoraz de hacernos fuertes en casa y demostrar que se nos respeta. Es algo que estamos perdiendo y que teníamos el año pasado. Esto es otra división que no es fácil. Lo sabíamos. Pero el fin de semana puede ser un gran comienzo”.

Tendrá mucho que decir al respecto el Getafe, su próximo rival este domingo en el coliseo azulgrana (18.30). Los madrileños, un rival áspero moldeado en el torno de José Bordalás, intentarán alargar el mal momento oscense en su estadio. “Pero difíciles son todos los partidos. Nosotros damos y guerra y nos la dan a nosotros. Por eso contra todos hay que salir igual. Y si no se puede ganar jugando, tratar de hacerlo con la guerra”, ha indicado.

En efecto, se espera una refriega intensa contra el Getafe, puesto que las características de la formación azulona así lo vaticinan. Y el Huesca, por su parte, que no puede dejar escapar más trenes en una estación de Primera en la que la mayoría de convoyes han ido tomando una buena velocidad. Por ese motivo, “hay que volver a agarrar ese gusto de ganar en casa. Es lo principal. Una vez que lo agarremos y nos hagamos fuertes van a cambiar mucho las cosas”, ha comentado Chimy Ávila.

Debido a la escasez de puntos y a que el Getafe, a priori, es un rival de la liga de los oscenses, surge el calificativo de final acompañando a la definición del partido. “Nosotros creemos que todos los partidos son finales porque sabíamos a lo que nos íbamos a enfrentar. Ahora estamos pasando una mala racha, pero para poder mantenernos debemos jugar cada partido como una final”, ha opinado el ‘19’ del Huesca.

Los altoaragoneses, ¿apostarán por la misma fórmula táctica que en Sevilla (línea de tres centrales)? “Esa pregunta Francisco te la contestará mejor. Los compañeros todos queremos formar parte del once. Pero esto lo sacan todos juntos, el que está dentro, el que está fuera y el que está sentado. Yo confío a pleno en mis compañeros”, ha respondido el punta rosarino, quien ha hablado del nuevo entrenador, de Francisco Rodríguez: “Sus ideas son muy claras. Me gusta mucho. Al jugador que le toque estar siempre tratará de hacer las cosas de mejor manera y adaptarse al juego que él quiere. Eso es lo importante”.

Chimy Ávila también aprecia con claridad por dónde se está deshaciendo el Huesca. La falta de contundencia en las áreas es el primer déficit. “Son detalles que hay que empezar a corregir. Hoy vos te equivocás y es gol. Es la realidad. Al área estamos llegando pero no estamos finos en el tramo final. Hay que ajustarlo”, ha considerado.

Pese a los malos resultados, pese a las nueve jornadas sin vencer, “el vestuario está bien. En la cabeza, las ganas por empezar a sumar puntos. Sabemos lo que nos estamos jugando y sabemos la situación que estamos pasando. Pero no nos vamos a rendir. Daremos batalla en las peores oscuridades. Vamos a seguir peleando”.

“Estamos fuertes mentalmente. Y estamos unidos. Es obvio que después de un partido se te cruzan miles de cosas: rabia, tristeza,… pero hay que quedarse con lo bueno que hacemos y tratar de mejorar los errores, que nos cuestan caros”, ha añadido.

De la visita al Sánchez Pizjuán y su duelo frente al Sevilla (2-1), Ávila ha destacado que el Huesca por fin pudo perforar el arco contrario. “Lo bueno es que ya empezamos a marcar. Lo hizo Pulido, que no sé lo que hacía ahí (carcajada). No deja de sorprender. Entró. Y ahora van a seguir entrando. Una vez que se despierten los duendes y los santos que tenemos nosotros las cosas se van a hacer mejor. Se trata de ganar y sacar puntos para intentar alcanzar el objetivo que nos pusimos todos, que es mantenernos”, ha reflejado.

En el plano individual, Chimy Ávila va alternando titularidades y suplencias. “Me toca jugar, me toca no jugar, pero estoy tranquilo. Confío en los compañeros que me sustituyen. Lo van a hacer bien y eso es lo primordial. Hay que hacer una competencia sana entre nosotros, eso nos va a ayudar a ser fuertes”, ha comentado sobre ello.

Por último, el Comandante se ha dirigido a su afición, que cuenta con algún sector más desanimado y pesimista. “Están en su derecho. Yo con la gente siempre agradecido. El año pasado cuanto estuvimos una racha de diez partidos sin ganar el 95% de levantarnos lo tuvo la gente. Yo no puedo reprochar nada. En nombre del plantel, que tengan confianza y sigan apoyando porque saldremos todos juntos. Fieles siempre sin reblar”, ha señalado.

Respecto a la sesión de entrenamiento que el Huesca ha desarrollado bajo la lluvia en el Instituto Montearagón, no han acudido Melero, Brezancic y Gürler, este último por culpa de un fuerte golpe que arrastra desde el choque ante el Sevilla.

Etiquetas
Comentarios
Debes estar registrado para poder visualizar los comentarios Regístrate gratis Iniciar sesión